Fa­bio­la Yá­ñez, del tea­tro y el pe­rio­dis­mo a ser la pró­xi­ma Pri­me­ra Da­ma

Con­vi­ve ha­ce cua­tro años con Al­ber­to Fer­nán­dez. Lo co­no­ció cuan­do le hi­zo una en­tre­vis­ta pa­ra su te­sis de la Fa­cul­tad.

Clarín - - TEMA DEL DÍA - Ire­ne Hart­mann ihart­[email protected]­rin.com

La­bios car­me­sí, ves­ti­do en­ta­lla­do, jo­po ru­bio ar­ti­fi­cial. Se­duc­to­ra en su jus­ta me­di­da, co­mo quien pro­nos­ti­có la mi­ra­da aje­na, ges­to que, no obs­tan­te, de­ja lu­gar al con­tras­te, a cier­ta in­for­ma­li­dad. Por­que Fa­bio­la Ya­ñez es li­cen­cia­da en Pe­rio­dis­mo y tu­vo ro­les pro­ta­gó­ni­cos en obras del tea­tro co­mer­cial, mun­di­llo que qui­zás le ha­ya po­ten­cia­do su be­lle­za. Sin em­bar­go, en unos me­ses mu­tó su ima­gen a un plano más te­rre­nal: mos­trar­se por co­me­do­res y ba­rrios ca­ren­cia­dos, li­be­ran­do una ve­ta de com­pro­mi­so que, di­ce, le es pro­pia, aun­que aho­ra se la im­pon­ga la co­yun­tu­ra: ser no­via de Al­ber­to Fer­nán­dez, lo que tras las elec­cio­nes po­dría con­ver­tir­la en Pri­me­ra Da­ma. Aho­ra bien, sin es­tar ca­sa­da, ¿pue­de Yá­ñez ocu­par ese rol?

La pre­gun­ta me­re­ce re­pa­sar quién es Fa­bio­la Ya­ñez y cuál es su víncu­lo con Al­ber­to Fer­nán­dez. Es­tán “vin­cu­la­dos” ha­ce 5 años, con­vi­ven ha­ce 4 y se com­pro­me­tie­ron (”sin fe­cha de ca­sa­mien­to”, di­jo ella) ha­ce 3. Ya­ñez tie­ne 38 y se au­to­de­fi­ne ale­gre y op­ti­mis­ta, re­li­gio­sa y es­pi­ri­tual y pe­ro­nis­ta no mi­li­tan­te. Se le pre­gun­tó por te­mas que hoy des­pier­tan gran sen­si­bi­li­dad, co­mo el abor­to y, sin afir­mar, en­fi­ló por la con­tra­ria: “Es una cues­tión de sa­lud pú­bli­ca de la que hay que ocu­par­se. Pe­na­li­zar­lo no ha si­do la so­lu­ción”. Oriun­da de Río Ne­gro, ne­ce­si­da­des la­bo­ra­les de sus pa­dres la hi­cie­ron ro­tar por 13 es­cue­las. “Siem­pre en pue­blos chi­cos”, acla­ró en una en­tre­vis­ta con Pá­gi­na 12.

Ya­ñez de­fi­nió su in­fan­cia en el seno de “una fa­mi­lia po­bre”. “Por eso cuan­do voy a los co­me­do­res co­noz­co lo que es un pi­so de tierra y no me shoc­kea”, ex­pli­có.

De su ca­rre­ra de ac­triz (que arran­có a los 19) se des­ta­can dos obras, de esas que lu­cen car­te­lo­nes en la ave­ni­da Co­rrien­tes: “¡Otra vez pa­pá! Des­pués de los 50...”, con Manuel Wirtz; y “En­tre­te­lo­nes”, con Fa­bián Gia­no­la, a quien ter­mi­nó de­nun­cian­do en los me­dios por aco­so se­xual.

De su ex­pe­rien­cia pe­rio­dís­ti­ca se sue­le nom­brar su par­ti­ci­pa­ción en CNN y en los pro­gra­mas de Radio 10 “Co­mún y co­rrien­te” e “In­co­rrec­tas”. Asentada en Bue­nos Ai­res ha­ce 15 años, pa­ra ter­mi­nar la li­cen­cia­tu­ra en Pe­rio­dis­mo (Uni­ver­si­dad de Pa­ler­mo), Ya­ñez de­bía en­tre­gar una te­sis. El te­ma: “La re­la­ción in­ter­dis­cur­si­va en­tre el dia­rio Cla­rín y el pri­mer go­bierno de Nés­tor Kirch­ner”. Pa­ra eso en­tre­vis­tó a Al­ber­to Fer­nán­dez. La re­la­ción co­men­zó en 2014.

Ya­ñez no tie­ne hi­jos, pe­ro le gus­ta­ría te­ner­los. En una no­ta en te­le­vi­sión de­jó cla­ro que “es un te­ma char­la­do” con Fer­nán­dez, pe­ro pos­pues­to por ra­zo­nes ob­vias. Y vi­ven jun­tos, sí, pe­ro no con­tra­je­ron ma­tri­mo­nio ni tra­mi­ta­ron la unión ci­vil o el cer­ti­fi­ca­do de con­vi­ven­cia, signo ló­gi­co de los nue­vos tiem­pos, en los que la pa­sa­da por el ám­bi­to ci­vil-le­gal y/o re­li­gio­so se re­plie­ga.

En­ton­ces, ¿po­dría Ya­ñez ser pri­me­ra da­ma?, ¿qué re­qui­si­tos de­be cum­plir? Un dato de color: Fer­nán­dez se di­vor­ció en 2005. Se­rá el pri­mer hom­bre en asu­mir la Pre­si­den­cia no es­tan­do for­mal­men­te ca­sa­do, des­de que Hi­pó­li­to Yri­go­yen (sol­te­ro me­mo­ra­ble) fue de­rro­ca­do en 1930.

Una vez, en 2002, Eduar­do Duhal­de hi­zo un uso es­pe­cial de la ca­te­go­ría “Pri­me­ra Da­ma”: por de­cre­to, au­to­ri­zó a la mi­nis­tra de Edu­ca­ción, Gra­cie­la Gian­net­ta­sio, a “asis­tir en re­pre­sen­ta­ción de la pri­me­ra da­ma a la XI Con­fe­ren­cia de Es­po­sas de Je­fes de Es­ta­do de las Amé­ri­cas”.

Una fuen­te con ex­pe­rien­cia ce­re­mo­nial en el seno di­plo­má­ti­co ofi­cial (que pi­dió re­ser­var su nom­bre), cla­ri­fi­có el asun­to: di­jo que la pri­me­ra da­ma se de­ter­mi­na por usos y cos­tum­bres. ¿O sea que po­dría ser cual­quier per­so­na que se­ña­le el pre­si­den­te? “Sí. No hay na­da le­gis­la­do. Ca­da pre­si­den­te eli­ge qué rol, qué vo­lu­men de ac­ti­vi­dad le da. Sue­le ser la es­po­sa del je­fe de Es­ta­do. Y, si no hay un cón­yu­ge, un fa­mi­liar di­rec­to, ge­ne­ral­men­te son las hi­jas”. Pe­ro na­da in­di­ca que de­ba ser un fa­mi­liar. ■

E. GAR­CÍA ME­DI­NA

Sel­fie. Fer­nán­dez y Fa­bio­la, con una se­gui­do­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.