La Cor­te bra­si­le­ña abre una puer­ta a la li­ber­tad de Lu­la

Fa­lló 6 a 5 en con­tra de la cons­ti­tu­cio­na­li­dad de de­ter­mi­na­das pri­sio­nes. Be­ne­fi­cia ade­más a ca­si 5.000 de­te­ni­dos. No es cla­ro, sin em­bar­go, si el ex pre­si­den­te se­rá li­be­ra­do de in­me­dia­to, aun­que su de­fen­sa ha­rá ese pe­di­do en el día de hoy.

Clarín - - TAPA - BRASILIA. Gui­do Ne­jam­kis gne­jam­[email protected]­rin.com

En fa­llo di­vi­di­do, cam­bió una ju­ris­pru­den­cia so­bre las pri­sio­nes. Es­to per­mi­ti­ría que el ex pre­si­den­te y otros de­te­ni­dos re­cla­men su sa­li­da.

El Su­pre­mo Tri­bu­nal Fe­de­ral (STF), la má­xi­ma cor­te de Bra­sil, cam­bió ano­che la ju­ris­pru­den­cia vi­gen­te y de­cla­ró in­cons­ti­tu­cio­nal de­te­ner acu­sa­dos con con­de­nas en se­gun­da ins­tan­cia, sin es­pe­rar a que se ago­te la po­si­bi­li­dad de rea­li­zar ape­la­cio­nes. La de­ci­sión de­jó cer­ca de re­cu­pe­rar la li­ber­tad al en­car­ce­la­do ex pre­si­den­te Luiz Iná­cio Lu­la da Sil­va. Y su de­fen­so­res ade­lan­ta­ron que pre­sen­ta­rán hoy un pe­di­do pa­ra su li­be­ra­ción in­me­dia­ta.

El fa­llo del tri­bu­nal de 11 miem­bros, que con el cam­bio de la ju­ris­pru­den­cia vi­gen­te des­de el 2016 be­ne­fi­cia­ría a un to­tal de 4.895 de­te­ni­dos, fue to­ma­do por una ajus­ta­da ma­yo­ría de seis vo­tos con­tra cin­co. El vo­to de des­em­pa­te fue del pre­si­den­te del STF, Jo­sé An­to­nio Dias Tof­fo­li, quien di­jo, re­pi­tien­do la le­tra de la Cons­ti­tu­ción, que “na­die se­rá con­si­de­ra­do cul­pa­ble has­ta el trán­si­to en jui­cio de la sen­ten­cia pe­nal con­de­na­to­ria” y re­mar­có que su de­ci­sión no ana­li­za­ba he­chos sino la com­pa­ti­bi­li­dad cons­ti­tu­cio­nal de las de­ten­cio­nes de acu­sa­dos que aún tra­mi­ten re­cur­sos an­te la jus­ti­cia. Tof­fo­li acla­ró que la de­ci­sión, que de­be te­ner ca­rác­ter in­me­dia­to, no afec­ta la de­cla­ra­ción de even­tua­les de­ten­cio­nes cau­te­la­res.

Los jue­ces que se pro­nun­cia­ron a fa­vor de la in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad en­fren­ta­ron en las re­des so­cia­les du­ras crí­ti­cas por su de­ci­sión, y tam­bién una am­plia mo­vi­li­za­ción de par­la­men­ta­rios –gran par­te de ellos de la lla­ma­da ban­ca­da de la ba­la, par­ti­da­rios de la mano du­ra con­tra el de­li­to-, preo­cu­pa­dos con la po­si­bi­li­dad de que el cam­bio en la ju­ris­pru­den­cia per­ju­di­que el com­ba­te a la co­rrup­ción. Tof­fo­li di­jo que los con­gre­sis­tas, si así lo desean, po­drían cam­biar las le­yes pa­ra que au­to­ri­zar las de­ten­cio­nes de acu­sa­dos con­de­na­dos en se­gun­da ins­tan­cia.

Tan­to el pre­si­den­te Jair Bol­so­na­ro co­mo su mi­nis­tro de Jus­ti­cia, el ex juez Ser­gio Mo­ro, se pro­nun­cia­ron a fa­vor de las de­ten­cio­nes de acu­sa­dos con­de­na­dos en se­gun­da ins­tan­cia.

El ti­tu­lar de la Cor­te re­cor­dó que ha­bía ini­cia­do el jui­cio tres se­ma­nas atrás afir­man­do que no se es­ta­ba de­ci­dien­do so­bre nin­gún ca­so en par­ti­cu­lar sino so­bre de­man­das de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad de las de­ten­cio­nes de acu­sa­dos con­de­na­dos en se­gun­da ins­tan­cia pre­sen­ta­das por dos par­ti­dos po­lí­ti­cos, uno de iz­quier­da y uno de de­re­cha, y por el co­le­gio Or­den de Abo­ga­dos de Bra­sil (OAB). Pe­ro las pre­sio­nes al tri­bu­nal, las acu­sa­cio­nes a al­gu­nos jue­ces y las con­se­cuen­cias de la de­ci­sión so­bre la si­tua­ción de pre­sos co­mo Lu­la, su ex je­fe de Ga­bi­ne­te Jo­sé Dir­ceu y unos 40 con­de­na­dos por la Ope­ra­ción La­va Ja­to, hi­cie­ron que el nom­bre del ex pre­si­den­te re­so­na­ra en el tri­bu­nal.

“El ca­so de Lu­la con­ta­mi­nó es­te de­ba­te, lo que ter­mi­nó no sien­do bueno. Yo mis­mo soy lla­ma­do por esa gen­te de las re­des so­cia­les co­mo un co­ri­feo del pe­tis­mo”, di­jo el juez Gil­mar Men­des al fun­da­men­tar su vo­to con­tra la eje­cu­ción an­ti­ci­pa­da de pe­nas .

“Ofen­de el prin­ci­pio de la pre­sun­ción de no cul­pa­bi­li­dad”, agre­gó.

En un día en que las aten­cio­nes del país se di­vi­die­ron en­tre el de­ba­te en la Cor­te y una pe­lea a trom­pa­das en­tre los pe­rio­dis­tas Au­gus­to Nu­nes y Glenn Green­wald, quien des­de su por­tal The In­ter­cept vie­ne pu­bli­can­do men­sa­jes su­pues­ta­men­te ex­traí­dos de ce­lu­la­res del ex juez Mo­ro y fis­ca­les del La­va Ja­to que pu­sie­ron en du­da la im­par­cia­li­dad del aho­ra mi­nis­tro de Jus­ti­cia en el pro­ce­so con­tra Lu­la, el dipu­tado del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res (PT) Wa­dih Da­mous, ex pre­si­den­te de la OAB, elo­gió el vo­to de Men­des, al que ca­li­fi­có co­mo “la­pi­da­rio y de­mo­le­dor del po­pu­lis­mo pe­nal me­diá­ti­co”.

Pa­ra el cam­bio de ju­ris­pru­den­cia de la Cor­te pe­sa­ron esas fil­tra­cio­nes de The In­ter­cept, que mos­tra­ron tam­bién su­pues­tas ma­nio­bras de jue­ces y fis­ca­les con­tra miem­bros del Su­pre­mo. El mi­nis­tro de Jus­ti­cia y los fis­ca­les del La­va Ja­to nie­gan la au­ten­ti­ci­dad de esos men­sa­jes, pe­ro Men­des de­jó cla­ra su in­fluen­cia, men­cio­nan­do la in­for­ma­ción pu­bli­ca­da por ese por­tal, crí­ti­co de Bol­so­na­ro, y acu­san­do a fis­ca­les de Cu­ri­ti­ba, ca­pi­tal del La­va Ja­to, de ser “mu­cho me­jo­res en mar­ke­ting que en de­re­cho”. Lu­la, en tan­to, di­jo que no te­nía ex­pec­ta­ti­vas so­bre una in­mi­nen­te sa­li­da ya que “nun­ca cuen­to con la cla­ra an­tes que la ga­lli­na pon­ga el hue­vo”. ■

AFP

De­ci­sión. Ima­gen del ple­na­rio del Tri­bu­nal Su­pre­mo en Brasilia, cu­yos jue­ces ex­pu­sie­ron los fun­da­men­tos pa­ra sos­te­ner sus vo­tos. El ca­so man­tie­ne en vi­lo a los bra­si­le­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.