Así lle­va­ron a Rus­so a la cár­cel

Lo di­cen la fis­cal y la abo­ga­da del hos­pi­tal, las dos mu­je­res que im­pul­sa­ron la cau­sa. Ri­car­do Rus­so irá 10 años a pri­sión por pro­du­cir y dis­tri­buir por­no­gra­fía in­fan­til.

Clarín - - TAPA - DANIELA DUPUY Y MARÍA S. CIRUZZI

Son la fis­cal y la abo­ga­da que­re­llan­te en el ca­so del pe­dia­tra del Ga­rrahan con­de­na­do por por­no­gra­fía.

Dos mu­je­res lo­gra­ron que el pe­dia­tra Ri­car­do Rus­so sea con­de­na­do a 10 años de pri­sión y re­ci­ba una “in­ha­bi­li­ta­ción per­pe­tua” pa­ra ejer­cer la me­di­ci­na. A par­tir de la evi­den­cia que ellas pre­sen­ta­ron, el mé­di­co fue de­cla­ra­do cul­pa­ble de te­ner, pro­du­cir y fa­ci­li­tar por­no­gra­fía in­fan­til.

Al día si­guien­te de la sen­ten­cia, Cla­rín se reunió con Daniela Dupuy, fis­cal pe­nal es­pe­cia­li­za­da en de­li­tos in­for­má­ti­cos de la Ciu­dad, y María Su­sa­na Ciruzzi, abo­ga­da que­re­llan­te del Hos­pi­tal Ga­rrahan. “No es fá­cil trans­mi­tir in­ves­ti­ga­cio­nes en en­tor­nos di­gi­ta­les. Ha re­sul­ta­do un desafío importante”, arran­ca Dupuy.

Se les pre­gun­ta por el impacto me­diá­ti­co, pe­ro Ciruzzi pre­fie­re ha­blar de un “impacto per­so­nal” por­que ella re­pre­sen­ta al Hos­pi­tal don­de Rus­so tra­ba­jó du­ran­te 26 años y des­de 2008 fue el je­fe del sec­tor de In­mu­no­lo­gía y Reuma­to­lo­gía. Has­ta que lo apar­ta­ron del car­go, cuan­do que­dó de­te­ni­do, en ma­yo de es­te año. “Fue un bal­da­zo de agua fría”, gra­fi­ca.

Lo co­no­cía bien de cer­ca. “Era cru­zar­nos to­dos los días. Era un con­tac­to per­ma­nen­te, por de­ci­sio­nes que hay que to­mar so­bre los pa­cien­tes, el cui­da­do de los ni­ños, con­sen­ti­mien­tos in­for­ma­dos”, ex­pli­ca. “He­mos per­di­do, qui­zás, a la per­so­na que más sa­be de reuma­to­lo­gía pe­diá­tri­ca en el país. For­mar a otra per­so­na aho­ra, con to­da esa ex­pe­rien­cia, nos va a lle­var años”, aco­ta quien ca­li­fi­có a Rus­so de “emi­nen­cia”.

Abe­rran­te. Esa pa­la­bra usa Dupuy pa­ra de­fi­nir la evi­den­cia que trans­mi­tie­ron –sin pre­sen­cia de pú­bli­co ni de pe­rio­dis­tas- du­ran­te el jui­cio. “Son imá­ge­nes y vi­deos lar­gos, de una vio­len­cia y un abu­so se­xual tan ex­plí­ci­to que real­men­te fue im­pre­sio­nan­te pa­ra to­dos los ahí pre­sen­tes”.

En­tien­de que hu­bo más de 1.500 víc­ti­mas, con­si­de­ran­do a to­dos los “ni­ños, ni­ñas y ado­les­cen­tes” que apa­re­cen en las fo­tos y vi­deos, sien­do abu­sa­dos o ex­plo­ta­dos se­xual­men­te. Hay des­de be­bés has­ta chi­cos de 12 años. “Ha­bía un vi­deo en el que un adul­to eje­cu­ta­ba ac­cio­nes se­xua­les con be­bés o ni­ños”, ex­pli­can.

Ade­más, des­cu­brie­ron que Rus­so sa­ca­ba fo­tos en las pla­yas. “Ha­cía fo­co y zoom a las par­tes ge­ni­ta­les de las chi­qui­tas que se en­con­tra­ban ju­gan­do. Es­ta­ba al ace­cho”, di­ce Dupuy.

Den­tro del Ga­rrahan, com­pro­ba­ron que Rus­so hi­zo cua­tro pro­duc­cio­nes de cua­tro pa­cien­tes. So­lo iden­ti­fi­ca­ron, con nom­bre y ape­lli­do, los ca­sos de unas me­lli­zas, cu­yos pa­dres es­tán no­ti­fi­ca­dos y si­guen sien­do aten­di­das en el Hos­pi­tal.

“Esas se­rían las víc­ti­mas di­rec­tas. No pu­di­mos in­di­vi­dua­li­zar­las, por­que él sa­có fo­tos de las par­tes ín­ti­mas. Sí pu­di­mos com­pro­bar que esas fo­tos se sa­ca­ron en su con­sul­to­rio del hos­pi­tal Ga­rrahan y con su te­lé­fono ce­lu­lar”, sub­ra­ya la fis­cal.

Por su par­te, Ciruzzi se­ña­la: “En el hos­pi­tal, in­me­dia­ta­men­te nos pu­si­mos a dis­po­si­ción de los pa­dres y ar­ma­mos un co­mi­té de cri­sis”. Ase­gu­ra que tie­nen “des­car­ta­do que ha­ya más fo­tos pro­du­ci­das den­tro del hos­pi­tal”. Y tam­bién re­cha­za la po­si­bi­li­dad de que ha­ya otros ca­sos: “Es im­pen­sa­ble que al­guien más pue­da te­ner una con­duc­ta de es­te ti­po”, lan­za.

“El hos­pi­tal fue con­si­de­ra­do víc­ti­ma en to­da es­ta si­tua­ción. Es una si­tua­ción que no hay for­ma de pre­ve­nir­la, más que con lo que ya ha­ce­mos co­mún­men­te, que es cui­dar a los ni­ños”, si­gue la abo­ga­da. “Va­mos a me­jo­rar los pro­to­co­los pa­ra la to­ma de fo

He­mos per­di­do a una emi­nen­cia, qui­zás la per­so­na que más sa­be de reuma­to­lo­gía in­fan­til en el país. Fue una si­tua­ción im­po­si­ble de pre­ve­nir. El hos­pi­tal fue con­si­de­ra­do víc­ti­ma”.

María Su­sa­na Ciruzzi Abo­ga­da del Ga­rrahan

to­gra­fías, en eso es­ta­mos tra­ba­jan­do”, en­fa­ti­za. Des­car­ta po­ner cá­ma­ras en los con­sul­to­rios (“im­pli­ca una in­tro­mi­sión en la vi­da de los pa­cien­tes”) y tam­po­co se van a con­tro­lar las compu­tado­ras del hos­pi­tal ni re­vi­sar la vi­da on li­ne de los mé­di­cos.

“Es im­pen­sa­ble que al­guien pue­da ac­ce­der des­de la In­tra­net del hos­pi­tal a es­te ti­po de con­te­ni­dos”, se­ña­la Ciruzzi. “Pro­ba­ble­men­te él lo ha­bía des­car­ga­do de un pen­dri­ve o un dis­co ex­terno y lo ha­bía guar­da­do en una car­pe­ta que es­ta­ba di­si­mu­la­da con el nom­bre de un con­jun­to mu­si­cal”, con­ti­núa la abo­ga­da, en re­fe­ren­cia a la ban­da “Tom Petty and the Heart­brea­kers”.

“Mi equi­po es­tá acos­tum­bra­do a in­ves­ti­gar es­te ti­po de ca­sos”, sub­ra­ya Dupuy, quien re­mar­ca que siem­pre ha te­ni­do “un fuer­te apo­yo ins­ti­tu­cio­nal del fis­cal ge­ne­ral, tan­to el sa­lien­te, Luis Ce­vas­co, co­mo el en­tran­te, Juan Bau­tis­ta Mahi­ques”.

Por lo ge­ne­ral, son ca­sos con con­no­ta­ción tras­na­cio­nal. “Se dan par­ti­cu­la­ri­da­des muy pa­re­ci­das a las de Rus­so. Mu­chas ve­ces son per­so­nas que tie­nen un tra­ba­jo afín, con ni­ños y ni­ñas, o per­so­nas que son vis­tas co­mo re­fe­ren­tes, co­mo un pro­fe­sor, o ca­sos den­tro del ám­bi­to in­tra­fa­mi­liar. Sí me lla­ma la aten­ción es­te ti­po de per­so­na­li­da­des que son que­ri­das, a ni­vel fa­mi­liar o la­bo­ral. Ma­ni­fies­tan una ima­gen que la gen­te res­pe­ta, y que ta­pa otros he­chos abe­rran­tes”, con­clu­ye Dupuy.

LUCIANO THIEBERGER

Tra­ba­jo con­jun­to. La fis­cal por­te­ña Daniela Dupuy y la abo­ga­da que­re­llan­te por el hos­pi­tal Ga­rrahan, María Su­sa­na Ciruzzi.

Cul­pa­ble. Ri­car­do Rus­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.