Sal­va­jis­mo en una Bo­li­via di­vi­di­da

Lo ad­vir­tió el mi­nis­tro de De­fen­sa. Ya hay tres fa­lle­ci­dos. Los cho­ques en­tre ofi­cia­lis­tas y opo­si­to­res se ex­pan­den.

Clarín - - TAPA - LA PAZ.

Una tur­ba opo­si­to­ra in­cen­dió la al­cal­día de Vin­to, en Co­cha­bam­ba y sa­có del lu­gar a la al­cal­de­sa ofi­cia­lis­ta a la que arras­tró por va­rias cua­dras. La ori­na­ron, ti­ñe­ron su ca­be­llo y la ame­na­za­ron con un cu­chi­llo. Un sím­bo­lo de la grie­ta en el país.

La cri­sis en Bo­li­via si­gue es­ca­lan­do en me­dio de un cli­ma de fuer­te po­la­ri­za­ción, con vio­len­tos en­fren­ta­mien­tos en­tre opo­si­to­res y ofi­cia­lis­tas que ya de­ja­ron tres muer­tos, 346 he­ri­dos y 220 de­te­ni­dos. El mi­nis­tro de De­fen­sa, Eduar­do Za­va­le­ta, aler­tó so­bre la gra­ve­dad de la si­tua­ción al se­ña­lar que el país es­tá a “un paso” del des­con­trol to­tal y que en cual­quier mo­men­to em­pie­zan a “con­tar los muer­tos por do­ce­nas”.

La jor­na­da de ayer fue la más vio­len­ta des­de los co­mi­cios del pa­sa­do 20 de oc­tu­bre, con 97 he­ri­dos y un muer­to en Co­cha­bam­ba, una re­gión del cen­tro de Bo­li­via don­de se vi­vió una ola de dis­tur­bios du­ran­te gran par­te del día. Los otros dos fa­lle­ci­dos se pro­du­je­ron el 30 de oc­tu­bre en la ciu­dad orien­tal de Mon­te­ro, en en

La gran ma­yo­ría de los he­ri­dos es pro­duc­to de los cho­ques en­tre ci­vi­les fa­na­ti­za­dos.

La opo­si­ción exi­ge la di­mi­sión de Evo y la con­vo­ca­to­ria a nue­vas elec­cio­nes.

fren­ta­mien­tos en­tre par­ti­da­rios y de­trac­to­res del pre­si­den­te Evo Morales.

Los afi­nes a Morales de­fien­den su triun­fo en las ur­nas pa­ra un cuar­to man­da­to con­se­cu­ti­vo, mien­tras que los con­tra­rios al pre­si­den­te de­nun­cian fraude elec­to­ral, que re­nun­cie al po­der y se con­vo­quen nue­vas elec­cio­nes.

La gran ma­yo­ría de los he­ri­dos son pro­duc­to de los cho­ques en­tre ci­vi­les, sec­to­res fa­na­ti­za­dos de am­bos ban­dos. Hay un am­plio des­plie­gue de efec­ti­vos po­li­cia­les en La Paz, así co­mo en las prin­ci­pa­les ciu­da­des del país, aun­que só­lo in­ter­vie­nen cuan­do los cho­ques se tor­nan vio­len­tos.

“Es­ta­mos a un paso de que es­to se des­con­tro­le to­tal­men­te y co­men­ce­mos a con­tar los muer­tos por do­ce­nas. Aho­ra lo que de­be­ría in­tere­sar­nos a to­dos no­so­tros es que es­to no ter­mi­ne en una san­gría”, sos­tu­vo Za­va­le­ta al dia­rio El De­ber, en re­fe­ren­cia al ni­vel de fe­ro­ci­dad que se re­gis­tra tan­to en los par­ti­da­rios de Evo co­mo en los de la opo­si­ción.

Es­te mar­tes mu­rió un jo­ven de 20 años, iden­ti­fi­ca­do co­mo Lim­bert Guz­mán, en Co­cha­bam­ba. Par­ti­ci­pa­ba de las ma­ni­fes­ta­cio­nes con­tra Morales y su­frió un fuer­te gol­pe du­ran­te en­fren­ta­mien­tos con par­ti­da­rios del man­da­ta­rio. Hay cua­tro de­te­ni­dos por el he­cho, aun­que aún es bas­tan­te con­fu­so. El miér­co­les pa­sa­do habían muer­to otros dos opo­si­to­res en Mon­te­ro, tam­bién a cau­sa de los cho­ques ca­lle­je­ros. El otro he­cho que con­mo­cio­nó a Bo­li­via fue el de la al­cal­de­sa de Vin­to, una lo­ca­li­dad ve­ci­na a Co­cha­bam­ba. Pa­tri­cia Ar­ce, del ofi­cia­lis­ta Mo­vi­mien­to al So­cia­lis­mo (MAS), fue gol­pea­da y hu­mi­lla­da pú­bli­ca­men­te por una tur­ba de ve­ci­nos ( Ver “En un bru­tal ata­que...”).

Tan­to la opo­si­ción co­mo el ofi­cia­lis­mo se cul­pan mu­tua­men­te de la vio­len­cia. El ex pre­si­den­te Car­los Me­sa, quien re­sul­tó se­gun­do en las elec­cio­nes, acu­só a los co­ca­le­ros de Co­cha­bam­ba, par­ti­da­rios de Morales, de cau­sar los dis­tur­bios. El mi­nis­tro Za­va­le­ta, por su par­te, de­nun­ció que los co­mi­tés cí­vi­cos de San­ta Cruz, Co­cha­bam­ba y Po­to­sí han tras­la­da­do gru­pos de cho­que a La Paz pa­ra en­fren­tar­se a las fuer­zas de se­gu­ri­dad. Se­gún di­jo, “no son mu­chos” pe­ro es­tán “pro­vo­can­do de­li­be­ra­da­men­te a la Po­li­cía”.

Za­va­le­ta ha res­pon­sa­bi­li­za­do al lí­der del co­mi­té cí­vi­co de San­ta Cruz, Luis Fer­nan­do Ca­ma­cho, del de­rra­ma­mien­to de san­gre. “El lla­ma­do que ha he­cho a ra­di­ca­li­zar sus me­di­das, a to­mar ins­ti­tu­cio­nes y aren­gar en­fren­ta­mien­tos va a traer con­se­cuen­cias”, ad­vir­tió. “To­da esa san­gre que es­tá co­rrien­do en Co­cha­bam­ba es ex­clu­si­va res­pon­sa­bi­li­dad del se­ñor Ca­ma­cho”, sos­tu­vo.

Ca­ma­cho, un di­ri­gen­te de de­re­cha que no par­ti­ci­pó en las elec­cio­nes, se con­vir­tió en los he­chos en un re­fe­ren­te del ban­do opo­si­tor. En­ca­be­zan­do las pro­tes­tas, bus­ca po­ner en ja­que a Morales al in­sis­tir en en­tre­gar­le una car­ta de re­nun­cia pa­ra que la fir­me. La opo­si­ción exi­ge la di­mi­sión de Evo y la con­vo­ca­to­ria a nue­vas elec­cio­nes, mien­tras el pre­si­den­te res­pon­de que las elec­cio­nes fue­ron lim­pias y que se de­ben res­pe­tar los re­sul­ta­dos. La Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) rea­li­za una au­di­to­ría pa­ra es­tu­diar las de­nun­cias de fraude, y sus re­sul­ta­dos es­ta­rían la se­ma­na pró­xi­ma. Sin em­bar­go, la opo­si­ción re­cha­za esa su­per­vi­sión al con­si­de­rar que el or­ga­nis­mo fa­lla­rá a fa­vor de Evo.

En el mar­co de es­te cli­ma de in­cer­ti­dum­bre se mul­ti­pli­ca­ron los lla­ma­dos a pa­ci­fi­car el país. Los obis­pos bo­li­via­nos ini­cia­ron ges­tio­nes pre­li­mi­na­res con las au­to­ri­da­des pa­ra es­ta­ble­cer un diá­lo­go. “Ya se ha to­ma­do con­tac­to con el go­bierno, es­ta­mos es­pe­ran­do la res­pues­ta”, di­jo el ar­zo­bis­po de Su­cre, Je­sús Juá­rez.

Na­cio­nes Uni­das, en tan­to, ex­pre­só su “pro­fun­da cons­ter­na­ción e in­dig­na­ción an­te los al­tos ni­ve­les de vio­len­cia re­gis­tra­dos el día de ayer”, a la vez que exi­gió a la Po­li­cía, al Mi­nis­te­rio Pú­bli­co y al ór­gano ju­di­cial que “in­ves­ti­guen, pro­ce­sen y san­cio­nen a las per­so­nas res­pon­sa­bles de es­tos atro­ces crí­me­nes”.

El or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal la­men­tó el “tra­to in­hu­mano” a la al­cal­de­sa del mu­ni­ci­pio co­cha­bam­bino de Vin­to, la ofi­cia­lis­ta Pa­tri­cia Ar­ce, e ins­tó a to­dos los ac­to­res po­lí­ti­cos a “re­du­cir de ma­ne­ra in­me­dia­ta las ten­sio­nes po­lí­ti­cas y des­es­ti­mar com­ple­ta­men­te cual­quier ma­ni­fes­ta­ción vio­len­ta”. ■

EFE

Ho­rror. La al­cal­de­sa Pa­tri­cia Ar­ce, des­pués del ata­que, ha­bla con la pren­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.