Dos nue­vos crí­me­nes en Ro­sa­rio, que es­pe­ra la lle­ga­da de más efec­ti­vos

Las víc­ti­mas fue­ron acri­bi­lla­das a ba­la­zos. El Go­bierno de San­ta Fe es­pe­ra por la lle­ga­da de agen­tes fe­de­ra­les.

Clarín - - TAPA - RO­SA­RIO. CO­RRES­PON­SAL Mau­ro Agui­lar ro­sa­[email protected]­rin.com

El go­ber­na­dor san­ta­fe­sino Omar Pe­rot­ti ad­mi­tió el “es­ta­do de emer­gen­cia” en Ro­sa­rio mien­tras coor­di­na con la Na­ción el nú­me­ro de agen­tes fe­de­ra­les que se su­ma­rán al pa­tru­lla­je. Ayer ma­ta­ron al hi­jo de un po­li­cía -vin­cu­la­do a Los Mo­nos- y des­pués a un jo­ven.

La es­tre­me­ce­do­ra ra­cha de ho­mi­ci­dios que pa­de­ce Ro­sa­rio des­de el ini­cio del año su­mó ayer otras dos nue­vas víc­ti­mas. Son 17 en lo que va de 2020.

A Fran­co Stram­bi, de 27 años, lo acri­bi­lla­ron ayer a la tar­de, mien­tras se desa­rro­lla­ba en Ro­sa­rio la pri­me­ra reunión for­mal de coor­di­na­ción en­tre fuer­zas de se­gu­ri­dad na­cio­na­les y la po­li­cía pro­vin­cial, una ta­rea que bus­ca­rá de­fi­nir las ne­ce­si­da­des del te­rri­to­rio y es­ta­ble­cer el nú­me­ro de agen­tes Fe­de­ra­les que re­for­za­rán el pa­tru­lla­je en la pro­vin­cia.

Los fun­cio­na­rios pro­vin­cia­les re­la­cio­nan la ola de ase­si­na­tos con la reac­ción de ban­das de­lic­ti­vas y con la pur­ga dis­pues­ta con al­tos je­fes po­li­cia­les. Ese cua­dro obli­gó a apu­rar con­ver­sa­cio­nes con Na­ción pa­ra so­li­ci­tar apo­yo.

El mi­nis­tro de Se­gu­ri­dad san­ta­fe­sino, Mar­ce­lo Sain, evi­tó ayer con­fir­mar qué can­ti­dad de per­so­nal de Gen­dar­me­ría, Pre­fec­tu­ra, po­li­cía Fe­de­ral y PSA co­la­bo­ra­rá en el te­rri­to­rio. “El nú­me­ro va a de­pen­der del con­jun­to de ta­reas que em­pe­za­mos a dia­gra­mar”, ex­pli­có tras un en­cuen­tro con el go­ber­na­dor Omar Pe­rot­ti y los prin­ci­pa­les in­ten­den­tes pa­ra abor­dar la pro­ble­má­ti­ca lo­cal.

Aun­que ayer el pro­pio Sain an­ti­ci­pó que po­drían ser 2 mil gen­dar­mes y el je­fe po­li­cial, Víc­tor Sar­na­glia, es­pe­cu­ló que en­tre to­das las fuer­zas po­drían lle­gar 3 mil agen­tes, Na­ción evi­tó con­fir­mar un nú­me­ro.

Sain só­lo se li­mi­tó a mar­car que ya hay per­so­nal ope­ran­do en el te­rri­to­rio y que la coor­di­na­ción per­mi­ti­rá que co­mien­ce a no­tar­se una pre­sen­cia vi­si­ble en las ca­lles de Ro­sa­rio en las pró­xi­mas ho­ras. La idea, reade­cuan­do re­cur­sos, es sa­tu­rar al­gu­nas zo­nas calientes. Es­pe­ran que esa ta­rea de pa­tru­lla­je mo­de­re el com­ple­jo cua­dro de in­se­gu­ri­dad.

Los 17 ho­mi­ci­dios cons­ti­tu­yen un ré­cord pa­ra las pri­me­ras dos se­ma­nas de un nue­vo año. Ni si­quie­ra en 2013, el año con la más al­ta ta­sa de crí­me­nes, se re­gis­tró un pi­co de vio­len­cia en el Gran Ro­sa­rio co­mo el de los úl­ti­mos días. En 2015 fue­ron 15 los ase­si­na­tos en los pri­me­ros 14 días.

En el pri­me­ro de los dos ho­mi­ci­dios ocu­rri­dos ayer apa­re­ce una vez más la som­bra de la ban­da nar­co “Los Mo­nos ”. Un hom­bre de 32 años fue eje­cu­ta­do de cin­co ba­la­zos. Era el hi­jo de un po­li­cía que fue con­de­na­do en 2018 por for­mar par­te de la ban­da li­de­ra­da por el clan Can­te­ro.

El ho­mi­ci­dio de Adrián Ava­ca se con­cre­tó pa­sa­da la me­dia­no­che, en la zo­na sur. Un gru­po de per­so­nas lo em­bos­có cuan­do en­tra­ba a su ca­sa en Ga­ri­bal­di al 300 y abrió fue­go a bor­do de di­fe­ren­tes vehícu­los. Fue al­can­za­do por cin­co dis­pa­ros. Ve­ci­nos del ba­rrio Ta­bla­da lle­va­ron a la víc­ti­ma, de 32 años, has­ta el Hospital Ro­que Sáenz Pe­ña, don­de fa­lle­ció.

De­trás del cri­men emer­gen los an­te­ce­den­tes del pa­dre de la víc­ti­ma. An­gel Al­vano Ava­ca (57) es uno de los po­li­cías con­de­na­dos en 2018 por pres­tar co­la­bo­ra­ción a Los Mo­nos. Ava­ca re­ci­bió en­ton­ces una pe­na de 7 años de pri­sión, ra­ti­fi­ca­da por la Cá­ma­ra de Ape­la­cio­nes a fi­nes de ese año.

Al su­bo­fi­cial prin­ci­pal lo ha­bían de­te­ni­do a me­dia­dos de 2013 y lo se­ña­la­ron co­mo in­te­gran­te de la aso­cia­ción ilí­ci­ta co­man­da­da por Ariel “Gui­lle” Can­te­ro y par­te de su fa­mi­lia.

Ade­más de for­mar par­te de la or­ga­ni­za­ción a “Chi­chi­to” lo de­cla­ra­ron cul­pa­ble por cohe­cho pa­si­vo e in­cum­pli­mien­to de de­be­res de fun­cio­na­rio pú­bli­co, ta­rea pa­ra la que se le im­pu­so in­ha­bi­li­ta­ción per­pe­tua.

A la otra víc­ti­ma la ata­ca­ron dos per­so­nas des­de una mo­to. Stram­bi te­nía una hi­ja y los ve­ci­nos ase­gu­ran que tra­ba­ja­ba por su cuen­ta y que no te­nía pro­ble­mas con na­die. Los agre­so­res le efec­tua­ron sie­te dis­pa­ros.

“Es­ta­mos en una emer­gen­cia en el te­ma de la se­gu­ri­dad. No es nue­vo lo que di­go. La idea es coor­di­nar, com­par­tir in­for­ma­ción, su­mar efec­ti­vi­dad”, ex­pli­có ayer el go­ber­na­dor san­ta­fe­sino, Omar Pe­rot­ti.

El go­ber­na­dor acep­tó que la si­tua­ción es com­ple­ja, pe­ro mar­có que exis­te “una fir­me de­ci­sión to­ma­da” pa­ra “cor­tar los víncu­los con el de­li­to” y ad­vir­tió que hay epi­so­dios que “no se van a to­le­rar”.

La re­fe­ren­cia apun­tó no só­lo al accionar de ban­das de­lic­ti­vas, sino a la sos­pe­cha de la par­ti­ci­pa­ción de un sec­tor de la Po­li­cía que fue des­pla­za­do por la nue­va ges­tión.

Pe­rot­ti y Sain se reunie­ron con in­ten­den­tes pa­ra im­pul­sar mesas de tra­ba­jo que per­mi­tan coor­di­nar po­lí­ti­cas en ma­te­ria de se­gu­ri­dad en ca­da lo­ca­li­dad. En el en­cuen­tro se ha­bló, tam­bién, de la dis­tri­bu­ción de fuer­zas de se­gu­ri­dad pa­ra ca­da lo­ca­li­dad. La lle­ga­da de refuerzos Fe­de­ra­les fue, pa­ra Ro­sa­rio, un sal­va­vi­das al que re­cu­rrie­ron dis­tin­tas ad­mi­nis­tra­cio­nes con ma­gros re­sul­ta­dos.

Co­man­da­dos por el en­ton­ces se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad, Ser­gio Ber­ni, en abril de 2014 des­em­bar­ca­ron dos mil agen­tes de Gen­dar­me­ría. Se re­ti­ra­ron ocho me­ses más tar­de sin que los ni­ve­les de vio­len­cia se mo­de­ren sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te.

Lue­go de un nue­vo re­bro­te cri­mi­nal en 2016 el so­cia­lis­ta Miguel Lifs­chitz fir­mó un con­ve­nio con la ex mi­nis­tra de Se­gu­ri­dad Pa­tri­cia Bull­rich. Se de­fi­nió que 3 mil agen­tes pa­tru­lla­rían la pro­vin­cia. En mar­zo de 2018 se su­ma­ron otros 400. Si bien la ta­sa de ho­mi­ci­dios des­de 2013 a la fe­cha des­cen­dió -só­lo tu­vo un re­pun­te en 2018-, la pre­sen­cia de ban­das, los crí­me­nes y los po­li­cías in­vo­lu­cra­dos con el de­li­to for­man par­te de una rea­li­dad co­ti­dia­na en la pe­ri­fe­ria de la ciu­dad. ■

J.J. GARCÍA

Es­ce­na re­pe­ti­da. Pe­ri­tos po­li­cia­les, ayer, en la cua­dra don­de ma­ta­ron a ti­ros a un jo­ven de 27 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.