La tra­ma se­cre­ta de la ne­go­cia­ción de Harry y Meg­han con la Rei­na

La reunión con la Rei­na. Harry lle­gó con tiem­po pa­ra po­der re­unir­se an­tes a so­las con su abue­la. Allí des­nu­dó los mo­ti­vos que lo lle­va­ban a ale­jar­se de la Co­ro­na.

Clarín - - TAPA - LON­DRES. Ma­ría Laura Avig­no­lo ma­vi­go­no­[email protected]­rin.com

El prín­ci­pe, a so­las con su abue­la, le dio los mo­ti­vos pa­ra ale­jar­se de la reale­za y ra­di­car­se en Ca­na­dá.

Los Sus­sex con­si­guie­ron su li­ber­tad en la cum­bre real, en una reunión lle­na de ma­ti­ces, que fi­na­li­zó con un co­mu­ni­ca­do de 153 pa­la­bras, en el más per­so­nal y fa­mi­liar do­cu­men­to de la his­to­ria de los 68 años de rei­na­do de la Rei­na Isa­bel .

El prín­ci­pe Harry via­jó es­pe­cial­men­te des­de Frog­mo­re Cot­ta­ge. Lle­gó tres ho­ras an­tes de la reunión en San­dring­ham pa­ra en­con­trar­se a so­las con la rei­na Isa­bel, pa­ra una con­ver­sa­ción de nie­to a abue­la.

En la sui­te fa­mi­liar del pri­mer pi­so, don­de tan­tas ve­ces ella los es­cu­chó y acon­se­jó a él y a Wi­lliam tras la muer­te de su ma­dre, el nie­to fa­vo­ri­to de la so­be­ra­na le con­tó su ver­sión de la his­to­ria. Una con­ver­sa­ción lar­ga, don­de Harry ex­pli­có el es­ta­do emo­cio­nal de Meg­han, su depresión post­par­to, su sen­sa­ción de ais­la­mien­to, las dis­cri­mi­na­cio­nes ra­cis­tas.

No di­si­mu­ló las con­tra­dic­cio­nes que le ge­ne­ra­ba aban­do­nar la Fa­mi­lia Real, pe­ro no era la pri­me­ra vez que él que­ría ir­se. Sin­tió lo mis­mo cuan­do, en el 2015, se fue del Ejér­ci­to por­que los ta­bloi­des pu­bli­ca­ron que es­ta­ba com­ba­tien­do en Hel­mand y fue ex­fil­tra­do in­me­dia­ta­men­te. Su depresión era tal que qui­so aban­do­nar­lo to­do.

Y Wi­lliam, su her­mano, fue el otro te­ma. La rei­na qui­so sa­ber qué pa­só. Harry y Wi­lliam tie­nen una lar­ga his­to­ria de di­fe­ren­cias. Des­de que uno es­ta­ba sien­do pre­pa­ra­do pa­ra ser rey y el otro nun­ca lle­ga­ría a ser­lo y de­bía in­ven­tar­se un rol, que vio que su pa­dre y her­mano le ex­tin­guían, cuan­do des­de el 25 de di­ciem­bre co­men­za­ron a ha­blar de “una mo­nar­quía re­du­ci­da”, que lo bo­rra­ba del ma­pa y de las fo­tos del es­cri­to­rio de su abue­la, la rei­na, en su dis­cur­so de Na­vi­dad. Esa ima­gen de des­po­jo fue el de­to­na­dor de la cri­sis.

Pi­dió dis­cul­pas a la so­be­ra­na por el co­mu­ni­ca­do en su si­tio Ro­yal Sus­sex pa­ra anun­ciar que da­ban “un pa­so al cos­ta­do” de la fa­mi­lia real, sin in­for­mar a na­die, es­pe­cial­men­te a ella. Pe­ro de­ta­lló las ra­zo­nes: su plan por es­cri­to fil­tra­do a la pren­sa, el víncu­lo de Car­los y Wi­lliam con el ta­bloi­de The Sun, que fue que lo pú­bli­co.

Co­mo Harry ha­bla co­mo un sol­da­do, di­rec­ta­men­te, de­ta­lló co­mo Meg­han y él sien­ten que los boi­co­tea­ron, los li­mi­ta­ron y, al fi­nal, le blo­quea­ron el ac­ce­so a la rei­na, en una au­dien­cia que ella mis­ma ha­bía con­ce­di­do, pa­ra ex­pli­car­les su pro­yec­to cuan­do re­gre­sa­ron de Ca­na­dá. Esa con­ver­sa­ción pri­va­da, cá­li­da, se vio en el re­sul­ta­do de la cum­bre.

Pa­ra la rei­na es­te cli­ma tó­xi­co y pa­la­cie­go es fa­mi­liar. No fue di­fe­ren­te al que su­frió la prin­ce­sa Dia­na du­ran­te su pre y pos di­vor­cio con el prín­ci­pe Car­los. Esas “fuer­zas ne­gras” que ope­ran, co­mo la so­be­ra­na le ex­pli­có a Paul Bu­rrell, el en­ton­ces ma­yor­do­mo de Dia­na, cuan­do lo sal­vó de ser con­de­na­do en la Jus­ti­cia, en otra in­ter­ven­ción ex­tra­or­di­na­ria, por­que lo acu­sa­ban de ha­ber ro­ba­do do­cu­men­tos de Dia­na. Ella le ha­bía pe­di­do que los es­con­die­ra por su se­gu­ri­dad.

Harry siem­pre fue el más cer­cano a sus abue­los. No se dio cuen­ta has­ta don­de su co­mu­ni­ca­do ha­bía im­pac­ta­do por el he­cho de no ha­ber­le in­for­ma­do an­tes a la so­be­ra­na.

Meg­han par­ti­ci­pó en esa con­ver­sa­ción con Su Ma­jes­tad, aun­que lue­go no fue­ra par­te de la cum­bre. Los cor­te­sa­nos te­mían que la con­ver­sa­ción fue­ra es­cu­cha­da. No sen­tían la me­nor con­fian­za por Meg­han, que era la je­fa del “plan ab­di­ca­ción” en la pa­re­ja. Du­ran­te es­tos 20 me­ses, la so­be­ra­na fue ve­ci­na de los Sus­sex en el Par­que de Wind­sor y los vi­si­ta­ba con fre­cuen­cia, en un in­ten­to de ali­viar las ten­sio­nes fa­mi­lia­res.

Ella or­ga­ni­zó un al­muer­zo a so­las de la Fa­mi­lia pa­ra que lle­ga­ran a la cum­bre en un cli­ma de cal­ma. Te­mía los des­bor­des del prín­ci­pe Car­los con sus hi­jos, con quien in­dis­tin­ta­men­te las re­la­cio­nes son ten­sas y tie­nen opues­tos pun­tos de vis­ta. El prín­ci­pe Wi­lliam no par­ti­ci­pó en el al­muer­zo. Ape­nas lle­gó 15 mi­nu­tos an­tes de la cum­bre. Pe­ro allí es­tu­vie­ron, en ese co­me­dor ver­de y tra­di­cio­nal, el prín­ci­pe Car­los, la so­be­ra­na y Harry, ha­blan­do co­mo una fa­mi­lia en cri­sis.

La cum­bre co­men­zó a las tres de la tar­de . Du­ran­te dos ho­ras y me­dia, la fa­mi­lia ana­li­zó las po­si­bi­li­da­des que exis­tían pa­ra una sa­li­da de Harry y Meg­han de las fun­cio­nes pro­to­co­la­res y pu­die­ran ser eco­nó­mi­ca­men­te in­de­pen­dien­tes, sin te­ñir a la mo­nar­quía. Meg­han no par­ti­ci­pó en esas dis­cu­sio­nes des­de Ca­na­dá, co­mo es­ta­ba pre­vis­to. Los Sus­sex no lo cre­ye­ron ne­ce­sa­rio, se­gún su vo­ce­ro.

En 90 mi­nu­tos se pu­sie­ron de acuer­do. Uno de los pun­tos más ál­gi­dos fue cuan­do el pa­dre le anun­ció que él no te­nía fon­dos in­fi­ni­tos pa­ra so­por­tar­lo y que su ca­sa en Ca­na­dá de­bía ser apro­ba­da por el pa­la­cio de Buc­king­ham en tér­mi­nos de se­gu­ri­dad. Pe­ro es evi­den­te que en la com­pra de la ca­sa par­ti­ci­pa­rá la fa­mi­lia real, ya sean con los fon­dos de Car­los y los pri­va­dos de la rei­na, has­ta que fi­na­li­ce el “pe­rio­do de tran­si­ción” y los Sus­sex se in­de­pen­di­cen.

Ese “pe­río­do de tran­si­ción” pue­de ser com­pli­ca­do. Lo de­ci­die­ron pa­ra que Harry y Meg­han pue­dan se­guir re­ci­bien­do fon­dos de la Ca­sa Real. Pe­ro, al mis­mo tiem­po, los cor­te­sa­nos pue­den te­ner un con­trol so­bre sus pla­nes de ne­go­cios o de pu­bli­ci­dad que de­be­rían ser apro­ba­dos por los cor­te­sa­nos.

Ese pun­to pue­de ser con­flic­ti­vo pa­ra Meg­han. Sus tiem­pos no son los del Pa­la­cio de Buc­king­ham. Si los Sus­sex sien­ten que los obs­ta­cu­li­zan, ellos es­tán dis­pues­tos a re­nun­ciar al tí­tu­lo de Su Al­te­za Real.

Un son­deo de YouGov de­mos­tró que la opi­nión pú­bli­ca es­tá ma­yo­ri­ta­ria­men­te a fa­vor que los Sus­sex aban­do­nen la pri­me­ra lí­nea real: 50% de acuer­do, 36% se opo­ne y 15% no sa­be. Pe­ro el 72% con­si­de­ra que es­tu­vie­ron equi­vo­ca­dos en no in­for­mar­le a la rei­na an­ti­ci­pa­da­men­te.

La re­so­lu­ción de la rei­na pa­ra re­sol­ver la cri­sis to­mó me­nos tiem­po que ablandar las des­trui­das re­la­cio­nes en­tre Wi­lliam y Harry. El prín­ci­pe he­re­de­ro y Ka­te han sa­li­do da­ña­dos de es­ta cri­sis, ex­pues­tos an­te la opi­nión pú­bli­ca por no ha­ber re­ci­bi­do a Meg­han amis­to­sa­men­te.

La rei­na men­cio­nó nue­ve ve­ces “fa­mi­lia” en su co­mu­ni­ca­do de 153 pa­la­bras. Ha­bló de Meg­han y Harry, y una so­la vez de los Sus­sex. La so­be­ra­na vol­vió a en­fa­ti­zar que “hay com­ple­jas cues­tio­nes pa­ra mi fa­mi­lia a re­sol­ver, pe­ro yo he pe­di­do que una de­ci­sión fi­nal sea con­se­gui­da en los días que vie­nen”. Se­rá la fa­mi­lia y no el Es­ta­do bri­tá­ni­co quien re­sol­ve­rá es­ta cri­sis y apor­ta­rá los re­cur­sos fi­nan­cie­ros pa­ra de­fen­der la mo­nar­quía y la su­ce­sión de Car­los y Wi­lliam. ■

El 50% de los bri­tá­ni­cos es­tá de acuer­do con que los Sus­sex aban­do­nen la pri­me­ra lí­nea real.

EFE

Fa­mi­lia apar­te. Meg­han y Harry, con su hi­jo Ar­chie. Los du­ques de Sus­sex quie­ren mu­dar­se a Ca­na­dá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.