Un mi­nis­tro de Bol­so­na­ro aso­ció los vai­ve­nes del dó­lar en Bra­sil con las mu­ca­mas

El je­fe de Ha­cien­da di­jo que con el dó­lar ba­ra­to las em­plea­das via­jan a Dis­ney­lan­dia. Y que eso no ayu­da a Bra­sil.

Clarín - - TAPA - Gui­do Ne­jam­kis gne­jam­[email protected]­rin.com

La di­vi­sa se dis­pa­ró, in­ter­vino el Cen­tral y el ti­tu­lar de Ha­cien­da, Pau­lo Gue­des, ce­le­bró el va­lor de la co­ti­za­ción, que con­si­de­ró al­to por­que, se­gún di­jo, con el ti­po de cam­bio ba­ra­to “las em­plea­das do­més­ti­cas se van pa­ra Dis­ney­lan­dia”.

El real bra­si­le­ño su­frió ayer con las re­co­men­da­cio­nes de ban­cos glo­ba­les a in­ver­so­res de apos­tar ape­nas por el pe­so me­xi­cano en­tre las dis­tin­tas di­vi­sas la­ti­noa­me­ri­ca­nas. La au­to­ri­dad mo­ne­ta­ria de Bra­sil de­bió in­ter­ve­nir en el mer­ca­do cam­bia­rio a tra­vés de la ven­ta de dó­la­res a fu­tu­ro pa­ra evi­tar una mayor de­pre­cia­ción de la mo­ne­da lo­cal.

El real ce­rró a 4,333 uni­da­des por dó­lar, tras co­ti­zar en la jor­na­da has­ta en 4,38, un récord in­tra­dia­rio, y en ese va­lor el Ban­co Cen­tral con­cre­tó la in­ter­ven­ción. La mo­ne­da es­ta­dou­ni­den­se acu­mu­la un in­cre­men­to de 8,08% en lo que va del año, prin­ci­pal­men­te por la nue­va me­to­do­lo­gía chi­na pa­ra me­dir los ca­sos de co­ro­na­vi­rus, que ele­vó el nú­me­ro de afec­ta­dos, sus efec­tos en la eco­no­mía del gi­gan­te asiá­ti­co y su in­fluen­cia en las ven­tas ex­ter­nas bra­si­le­ñas.

Ade­más, la ba­ja de las ta­sas de in­te­rés en Bra­sil ha­bría qui­ta­do in­cen­ti­vos a in­ver­so­res pa­ra po­si­cio­nar­se en reales u otros ac­ti­vos bra­si­le­ños, lle­van­do a una sa­li­da de di­vi­sas del país.

Pau­lo Gue­des, el po­de­ro­so mi­nis­tro de Ha­cien­da de Jair Bol­so­na­ro, ce­le­bró el va­lor del dó­lar que con­si­de­ró “al­to”, ase­gu­ran­do que es “bueno pa­ra todo el mun­do”, pe­ro re­ci­bió una llu­via de crí­ti­cas por afir­mar que con el ti­po de cam­bio ba­ra­to las em­plea­das do­més­ti­cas es­ta­ban yen­do a Dis­ney­lan­dia.

El mi­nis­tro, tam­bién, con­me­mo­ró que con el nue­vo dó­lar más ele­va­do “todo el mun­do va a co­no­cer Bra­sil”.

“No hay ne­go­cio con el cam­bio a 1,80 (reales por dó­lar). Voy a ex­por­tar menos, tu­ris­mo, todo el mun­do yen­do pa­ra Dis­ney­lan­dia. Las em­plea­das do­més­ti­cas yen­do pa­ra Dis­ney­lan­dia, una fiesta tre­men­da. Pe­ro es­pe­ra ahí, es­pe­ra ahí. An­dá a pa­sear a Foz do Igua­zú, a las pla­yas del Nor­des­te, es­tá lleno de pla­yas bo­ni­tas. An­dá a Ca­choei­ro do Ita­pe­mi­rim, an­dá a co­no­cer don­de na­ció Ro­ber­to Car­los. Pa­seá en Bra­sil, an­dá a co­no­cer Bra­sil, que es­tá lleno de co­sas lin­das pa­ra ver”, di­jo Gue­des al ha­blar en un se­mi­na­rio en Bra­si­lia.

Las re­des so­cia­les se lle­na­ron de co­men­ta­rios crí­ti­cos ha­cia el mi­nis­tro, al que Bol­so­na­ro alu­de ca­da vez que le ha­cen una pre­gun­ta so­bre eco­no­mía, in­di­can­do que de­be ser el pro­pio Gue­des el que res­pon­da.

Con la de­cla­ra­ción crí­ti­ca so­bre la po­si­bi­li­dad de que em­plea­das do­més­ti­cas pue­dan viajar afuera de Bra­sil, Gue­des su­mó un se­gun­do tro­pe­zón en po­cos días. Menos de una se­ma­na atrás ha­bía ca­li­fi­ca­do a los em­plea­dos pú­bli­cos co­mo “pa­rá­si­tos”, lo que lle­vó a una reac­ción fu­rio­sa de sin­di­ca­tos y en­ti­da­des que re­pre­sen­tan a tra­ba­ja­do­res del sec­tor pú­bli­co.

“El sec­tor pú­bli­co tu­vo un au­men­to de 50% por en­ci­ma de la in­fla­ción. Tie­nen es­ta­bi­li­dad de em­pleo, tie­nen ju­bi­la­ción ge­ne­ro­sa, tie­nen todo. El an­fi­trión (por el Es­ta­do) es­tá mu­rien­do y los ti­pos se con­vir­tie­ron en pa­rá­si­tos. El di­ne­ro no lle­ga al pú­bli­co y ellos quie­ren un au­men­to au­to­má­ti­co. No da pa­ra más”, di­jo Gue­des en una con­fe­ren­cia pa­ra ha­blar de sus pro­yec­tos de re­for­ma del sec­tor pú­bli­co, que bus­ca cam­biar el es­ta­tus pa­ra los fu­tu­ros em­plea­dos es­ta­ta­les, re­ti­rán­do­les la es­ta­bi­li­dad y so­me­tién­do­los a prue­bas de desem­pe­ño.

La reac­ción a ese dis­cur­so fue tan vi­ru­len­ta que Gue­des de­bió pe­dir dis­cul­pas y el go­bierno pos­ter­gó por unos días el en­vío al Con­gre­so de esa pro­pues­ta de re­for­ma.

“Yo me ex­pre­sé muy mal, y pi­do dis­cul­pas no só­lo a mis que­ri­dos fa­mi­lia­res y ami­gos, sino a to­dos los ejem­pla­res fun­cio­na­rios pú­bli­cos a quien des­cui­da­da­men­te yo pue­da ha­ber ofen­di­do”, de­cla­ró lue­go a tra­vés de un men­sa­je en­via­do a pe­rio­dis­tas. Agre­gó que “no que­ría ja­más ofen­der a per­so­nas sim­ples que cum­plen sus de­be­res”.

Bol­so­na­ro, en tan­to, ase­gu­ró que co­mo ciu­da­dano ve al dó­lar “un po­qui­ti­to” al­to, y cuan­do le pre­gun­ta­ron so­bre la de­cla­ra­ción de Gue­des acerca de los su­pues­tos via­jes al ex­te­rior de las em­plea­das do­més­ti­cas di­jo que res­pon­día so­la­men­te por sus pro­pios ac­tos.

Sin em­bar­go, in­di­có que po­dría en­viar al Con­gre­so en los pró­xi­mos días la pro­pues­ta de ley de re­for­ma ad­mi­nis­tra­ti­va pa­ra el sec­tor pú­bli­co. “Es­tá muy tran­qui­la la re­for­ma. No se­rán cam­bia­dos los de­re­chos de los ac­tua­les em­plea­dos”, ga­ran­ti­zó. ■

El real vol­vió a ba­jar an­te el dó­lar y ce­rró a 4,33 uni­da­des lue­go de una in­ter­ven­ción del Cen­tral.

AP

Secretos. El pre­si­den­te Jair Bol­so­na­ro ha­ce un co­men­ta­rio a su mi­nis­tro Pau­lo Gue­des en Bra­si­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.