“Lo que pa­só, nin­guno de no­so­tros qui­so que pa­se”, di­jo al juez uno de los rug­biers

Los ocho de­te­ni­dos es­tu­vie­ron por pri­me­ra vez ca­ra a ca­ra con el juez. La que­re­lla pi­dió agra­var la acu­sa­ción.

Clarín - - TAPA - VI­LLA GE­SELL. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL Gui­ller­mo Vi­lla­rreal mar­del­pla­[email protected]­rin.com

A su vez, el abo­ga­do de­fen­sor pi­dió el arres­to do­mi­ci­lia­rio y de­nun­ció pe­nal­men­te a la fis­cal. La que­re­lla so­li­ci­tó agra­var la acu­sa­ción.

El so­llo­zo si­len­cio­so, con­te­ni­do y al­gu­na lá­gri­ma de­rra­ma­da por Má­xi­mo Thom­sen -ima­gen con­tra­pues­ta a la que se conoce del jo­ven que avan­za arro­gan­te des­pués de des­ha­cer a gol­pes a Fernando Báez So­sa-, la pro­li­ji­dad de los cor­tes de cabello y los ges­tos afli­gi­dos de los 8 rug­biers do­mi­na­ron la es­ce­na de la au­dien­cia en la que los de­te­ni­dos por el cri­men de Vi­lla Ge­sell es­tu­vie­ron por pri­me­ra vez ca­ra a ca­ra con el juez.

So­lo uno ha­bló, y lo hi­zo des­pués de oír las pa­la­bras del juez Da­vid Man­ci­ne­lli, “ha­blán­do­les co­mo un pa­dre, un tío, un her­mano mayor”. El fun­cio­na­rio ju­di­cial les con­sul­tó si que­rían de­cir al­go, siem­pre que no tu­vie­ra re­la­ción con la cau­sa, fun­da­men­tal­men­te so­bre su si­tua­ción de de­ten­ción. En­ton­ces, Blas Ci­na­lli di­jo: “Lo que pa­só, nin­guno de no­so­tros qui­so que pa­se. Es así”.

“Pa­la­bras de un mal ac­tor”, de­fi­nió un abo­ga­do de la acu­sa­ción pre­sen­te en la ofi­ci­na de 4x4 me­tros del juez de Ga­ran­tías, en la plan­ta ba­ja del edi­fi­cio del Bou­le­vard Ge­sell y Pa­seo 130. “No trans­mi­tie­ron el mí­ni­mo atis­bo de arre­pen­ti­mien­to”, agre­gó.

Los pa­dres de los jó­ve­nes los acom­pa­ña­ron, pe­ro no pu­die­ron in­gre­sar a la sa­la. El juez en­vió a un se­cre­ta­rio pa­ra ex­pli­car­les que no po­drían pre­sen­ciar la au­dien­cia “por una cues­tión fí­si­ca”, no hay es­pa­cio. Se que­da­ron en el hall, y desde allí los vie­ron pa­sar es­col­ta­dos por agen­tes, an­tes y des­pués de la au­dien­cia.

Los ocho rug­biers fue­ron ubi­ca­dos fren­te al es­cri­to­rio del juez, jun­to a su abo­ga­do, Hu­go To­mei. A la de­re­cha de Man­ci­ne­lli se ubi­ca­ron los abo­ga­dos Fa­bián y Fa­cun­do Amén­do­la y Ger­mán Fa­cio, del es­tu­dio de Fernando Bur­lan­do, y fren­te a ellos la fis­cal Ve­ró­ni­ca Zam­bo­ni. La fis­cal ra­ti­fi­có las impu­tacio­nes que so­li­ci­tó por el ho­mi­ci­dio agra­va­do por el con­cur­so pre­me­di­ta­do de dos o más per­so­nas, en tan­to que los abo­ga­dos que re­pre­sen­tan a los pa­pás de Fernando pi­die­ron que ade­más de la pre­me­di­ta­ción que les en­dil­ga Zam­bo­ni, se to­men en cuen­ta dos agra­van­tes: ma­tar por pla­cer y la ale­vo­sía. “Ale­vo­sía no es otra co­sa que ma­tar a trai­ción, y fue lo que pa­só con Fernando”, di­je­ron a Cla­rín desde la que­re­lla. Hoy, cuan­do el juez Man­ci­ne­lli re­suel­va los pe­di­dos de pre­ven­ti­va, po­dría su­mar al­guno de los agra­van­tes, o ser la fis­cal quien atien­da el plan­teo.

En la au­dien­cia, el abo­ga­do de los rug­biers pi­dió que sus de­fen­di­dos aguar­den el jui­cio oral con el be­ne­fi­cio de la pri­sión do­mi­ci­lia­ria, pe­ro ba­sán­do­se en ar­gu­men­tos “ex­tra­ju­di­cia­les”. Cuan­do lo ex­pli­có, se­ña­ló ha­cia la ca­lle. Afuera, fren­te al cor­dón po­li­cial, so­bre el bou­le­vard, se ubi­ca­ban por menos una do­ce­na de trí­po­des de cá­ma­ras de TV y me­ro­dea­ban la zo­na mo­vi­le­ros y pe­rio­dis­tas de dis­tin­tos me­dios. El ase­si­na­to de Fernando Báez So­sa con­mue­ve al país; y por eso To­mei en­tien­de que exis­te una “pre­sión me­diá­ti­ca” y la con­se­cuen­cia es que “en la cár­cel - los rug­biers- se sien­ten ate­mo­ri­za­dos”.

“No es­tán pre­sos por los me­dios, es­tán de­te­ni­dos por lo que hi­cie­ron”, di­jo una fuen­te de la in­ves­ti­ga­ción . La ex­pec­ta­ti­va de la pe­na (en es­te ca­so pri­sión per­pe­tua, por es­tar acu­sa­dos de un ho­mi­ci­dio agra­va­do) de­ja­ría sin chan­ces la so­li­ci­tud del de­fen­sor, y de ser res­pon­di­da, no será con el dic­ta­do de la pri­sión pre­ven­ti­va.

An­tes de lle­gar a la sa­la, los acu­sa­dos pu­die­ron pal­par la ex­ci­ta­ción en el am­bien­te: un cor­dón po­li­cial de casi dos­cien­tos me­tros di­vi­día el bou­le­vard abrien­do un ca­mino ex­clu­si­vo pa­ra el mi­cro del Ser­vi­cio Pe­ni­ten­cia­rio Bo­nae­ren­se (SPB) que los tra­jo desde la Uni­dad Pe­nal de Do­lo­res. Ya ha­bía unos po­cos ve­ci­nos a esa ho­ra, que los in­sul­ta­ron al pa­so.

Con ca­da uno de los impu­tados via­jó un agen­te de la Di­rec­ción de Ope­ra­cio­nes Es­pe­cia­les del SPB, que lue­go se que­da­ron a pro­te­ger el por­tón de in­gre­so al juz­ga­do.

La au­dien­cia du­ró dos horas. Lue­go, los jó­ve­nes fue­ron tras­la­da­dos a la al­cai­día de Do­lo­res, y por pri­me­ra vez desde que fue­ron de­te­ni­dos, un gru­po de ve­ci­nos de Ge­sell les hi­zo sen­tir su ra­bia, a ellos y a sus pa­dres, ex­hi­bien­do afi­ches con el ros­tro de Fernando, cla­man­do “Jus­ti­cia” y gri­tán­do­les “gu­sa­nos, ase­si­nos”. ■

M. QUINTEROS

“Gu­sa­nos, ase­si­nos”. Ve­ci­nos de Ge­sell se hi­cie­ron sen­tir cuan­do lle­gó el mi­cro con los rug­biers.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.