Se com­pran 11 mil ca­jas menos de re­me­dios por ho­ra

Tras fuer­tes subas de pre­cios, las ven­tas de me­di­ca­men­tos se de­rrum­ba­ron. La gen­te lle­vó un 11,5% menos que en 2016 de los que se ex­pen­den con re­ce­ta, y un 19% menos de los de­más.

Clarín - - TAPA - Mar­tín Grosz [email protected]­rin.com

El año pa­sa­do, los me­di­ca­men­tos fue­ron el ru­bro más afec­ta­do por la in­fla­ción, subie­ron en pro­me­dio más de 85%, y si­guie­ron ca­yen­do los ni­ve­les de con­su­mo. En di­ciem­bre, se­gún da­tos del sec­tor, las far­ma­cias de todo el país ven­die­ron 4,4% menos que en el mis­mo mes de 2018 y ba­ja­ron 13,4% res­pec­to a 3 años atrás. Eso equi­va­le a 257 mil uni­da­des menos al día. Ma­ña­na ven­ce el con­ge­la­mien­to de pre­cios y an­ti­ci­pan que ha­brá subas.

Los eco­no­mis­tas, en cla­ses teó­ri­cas, sue­len re­fe­rir­se a los me­di­ca­men­tos co­mo cla­ros ejem­plos de pro­duc­tos cu­ya de­man­da re­sul­ta “inelás­ti­ca”. Es de­cir, que se su­po­ne que sus ven­tas tien­den a va­riar muy po­co, in­clu­so cuan­do sus pre­cios suben. Por­que, al ser tan esen­cia­les, la gen­te ha­ce todo lo po­si­ble por se­guir com­prán­do­los. El con­cep­to pue­de so­nar ra­zo­na­ble den­tro de un au­la, y de he­cho se cumple en el co­mún de los paí­ses. Pe­ro la Ar­gen­ti­na, en me­dio de su cri­sis sin fin, se em­pe­ña en ser la ex­cep­ción.

En los úl­ti­mos años, los re­me­dios se en­ca­re­cie­ron fuer­te. Y los ni­ve­les de con­su­mo, le­jos de que­dar es­ta­bles, ex­pe­ri­men­ta­ron caí­das ca­da vez más abrup­tas. Un nue­vo mí­ni­mo aca­ba de al­can­zar­se y la dis­mi­nu­ción acu­mu­la­da im­pre­sio­na: en el país ya se com­pran casi 11 mil ca­jas menos por ho­ra que tres años atrás. Lo que po­ne en aler­ta a es­pe­cia­lis­tas al ser un se­rio in­di­cio de que la gen­te, por fal­ta de di­ne­ro, es­tá so­por­tan­do ma­les­ta­res evi­ta­bles e in­cum­plien­do tra­ta­mien­tos pres­crip­tos por sus mé­di­cos.

Se­gún los úl­ti­mos da­tos de la con­sul­to­ra IQ­VIA di­fun­di­dos por el Ob­ser­va­to­rio de Sa­lud, Me­di­ca­men­tos y So­cie­dad de la Con­fe­de­ra­ción Far­ma­céu­ti­ca Ar­gen­ti­na (COFA), en di­ciem­bre, las far­ma­cias de todo el país en­tre­ga­ron ape­nas 51,4 mi­llo­nes de me­di­ca­men­tos. Eso re­pre­sen­tó una re­duc­ción del 4,4% in­ter­anual, del 12,3% en 24 me­ses y del 13,4% res­pec­to del mis­mo mes de 2016 (cuan­do se ha­bían com­pra­do 59,4 mi­llo­nes).

Así, fren­te a lo ocu­rri­do ha­ce só­lo tres años, los ar­gen­ti­nos com­pra­ron unas 257.200 pre­sen­ta­cio­nes menos de re­me­dios al día, o 10.700 menos ca­da ho­ra. Al­go que en no­viem­bre tam­bién ha­bía ocu­rri­do casi con la mis­ma in­ten­si­dad, si se rea­li­za la mis­ma com­pa­ra­ción es­ta­dís­ti­ca.

“El 2019 fue un año re­ce­si­vo, con mer­ma importante en el nú­me­ro de uni­da­des dis­pen­sa­das, lo que nos ha­ce pen­sar con preo­cu­pa­ción en qué me­di­da afec­tó el cum­pli­mien­to de los tra­ta­mien­tos cró­ni­cos”, in­di­có la COFA, en un in­for­me. Y ad­vir­tió, so­bre las cau­sas, que la in­fla­ción en los me­di­ca­men­tos “su­peró am­plia­men­te” a la in­fla­ción ge­ne­ral y que “sa­la­rios y ju­bi­la­cio­nes no acom­pa­ña­ron”.

Es­ta­dís­ti­cas ofi­cia­les con­fir­man esa apre­cia­ción. Se­gún el In­dec, la in­fla­ción en 2019 fue del 53,8%, mien­tras que los re­me­dios y equi­pos pa­ra la sa­lud se en­ca­re­cie­ron, en pro­me­dio, en­tre 85% y 90,9%, se­gún la re­gión del país con­si­de­ra­da.

En es­te mar­co, se dio la pa­ra­do­ja de que los pa­cien­tes gas­ta­ron bas­tan­te más en las far­ma­cias que un año an­tes, pe­ro a cam­bio se lle­va­ron a sus ho­ga­res menos re­me­dios. En di­ciem­bre, se­gún la COFA, las far­ma­cias fac­tu­ra­ron un 65,1% más que 12 me­ses atrás, y eso le al­can­zó a la gen­te pa­ra lle­var­se 4,4% menos de mer­ca­de­ría.

Vol­vien­do al de­rrum­be en la de­man­da re­gis­tra­do en­tre di­ciem­bre de 2016 y el mis­mo mes del año pa­sa­do, lo que el In­dec re­le­vó es que en ese mis­mo pe­río­do la in­fla­ción ge­ne­ral avan­zó 181%, mien­tras que en re­me­dios acu­mu­ló un 284%. Es­to pe­se a que a me­dia­dos de di­ciem­bre pa­sa­do co­men­zó a re­gir un acuer­do de pre­cios que im­pli­có la re­duc­ción de al­gu­nos va­lo­res y su con­ge­la­mien­to has­ta ma­ña­na (ver Tras un...).

¿Cómo apli­có la gen­te ese tre­men­do ajus­te de­tec­ta­do en só­lo tres años? Los da­tos mues­tran que los re­me­dios que más de­ja­ron de com­prar­se fue­ron los de ven­ta li­bre, que no re­quie­ren re­ce­ta mé­di­ca y que -pe­se a que pue­den ser muy ne­ce­sa­rios- no tie­nen co­ber­tu­ra de las obras so­cia­les y pre­pa­gas. De ese gru­po, que in­clu­ye anal­gé­si­cos, an­ti­gri­pa­les, an­ti­áci­dos, an­ti­in­fla­ma­to­rios, an­ti­es­pas­mó­di­cos y an­ti­mi­có­ti­cos, en­tre otros, la gen­te pa­só a com­prar un 19,2% menos que 36 me­ses atrás.

Sin em­bar­go, lo que más preo­cu­pa a los es­pe­cia­lis­tas es lo ocu­rri­do con los de ex­pen­dio bajo re­ce­ta, en­tre los que se in­clu­yen an­ti­bió­ti­cos y tra­ta­mien­tos pa­ra pa­to­lo­gías cró­ni­cas co­mo hi­per­ten­sión, co­les­te­rol al­to y pro­ble­mas car­día­cos. Las com­pras de esos re­me­dios, que sí tie­nen dis­tin­tos gra­dos de des­cuen­to con los se­gu­ros mé­di­cos, pa­sa­ron a ser 11,5% me­no­res que tres años atrás.

“No se veía una caí­da así desde la cri­sis de 2001. In­flu­ye que mu­cha gen­te per­dió el tra­ba­jo, y con él la obra so­cial o pre­pa­ga que le da­ba los des­cuen­tos en me­di­ca­men­tos. En el mos­tra­dor, hoy mu­chos plan­tean que no tie­nen pla­ta y ter­mi­nan eli­gien­do qué par­te de la re­ce­ta lle­var. Hay gen­te re­du­cien­do las do­sis re­co­men­da­das in­clu­so en tra­ta­mien­tos pa­ra la hi­per­ten­sión, la dia­be­tes o las anemias cró­ni­cas”, cuen­ta Ma­ría Isa­bel Rei­no­so, pre­si­den­ta de la Con­fe­de­ra­ción Far­ma­céu­ti­ca, quien tam­bién apun­ta que cre­cie­ron los pe­di­dos de “fiar re­me­dios”, en es­pe­cial en far­ma­cias de ba­rrio y del in­te­rior.

Mar­ga­ri­ta Me­nén­dez Llano, pre­si­den­ta del Co­le­gio de Far­ma­céu­ti­cos de Ca­pi­tal Fe­de­ral, agre­ga que hoy la gen­te prio­ri­za más ir a las far­ma­cias en las que tie­ne des­cuen­to, y allí lle­var só­lo los pro­duc­tos con mayor por­cen­ta­je de co­ber­tu­ra. “Vie­nen ju­bi­la­dos con 5 o 6 re­ce­tas, y qui­zás no les al­can­za pa­ra lle­var todo, así que pre­gun­tan los pre­cios de ca­da me­di­ca­men­to y em­pie­zan a ele­gir”, des­cri­be.

An­te es­to, di­ce, las far­ma­cias ofre­cen op­cio­nes si­mi­la­res de mar­cas más ba­ra­tas, hoy más acep­ta­das. Y tam­bién la chan­ce de com­prar en­va­ses más chi­cos o blis­ters, al­go ca­da vez más co­mún, en es­pe­cial en re­me­dios de ven­ta li­bre. Pa­ra que un re­me­dio pue­da ven­der­se frac­cio­na­do, re­cuer­da, ca­da par­te de­be te­ner nú­me­ro de lo­te y fe­cha de ven­ci­mien­to. ■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.