Mi­ke Pen­ce, el vi­ce con­ser­va­dor que aho­ra es­tá en el cen­tro de la es­ce­na

Clarín - - EL MUN­DO -

Ul­tra­con­ser­va­dor y fer­vien­te cris­tiano, el vi­ce­pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Mi­ke Pen­ce, atrae to­das las mi­ra­das lue­go de que el pre­si­den­te Do­nald Trump anun­cia­ra que dio po­si­ti­vo por co­ro­na­vi­rus.

Con una prue­ba ne­ga­ti­va a la covid-19 ob­te­ni­da ho­ras des­pués de que se con­fir­ma­ra el con­ta­gio de Trump, Pen­ce si­gue sien­do el úni­co dis­po­ni­ble de la du­pla pa­ra ha­cer cam­pa­ña en el te­rreno du­ran­te la hos­pi­ta­li­za­ción y cua­ren­te­na que atra­vie­sa el man­da­ta­rio re­pu­bli­cano, a 32 días de las elec­cio­nes na­cio­na­les.

En se­gun­do lu­gar en el or­den de su­ce­sión pre­si­den­cial, la hi­pó­te­sis de que to­me las rien­das de la ma­yor po­ten­cia del mun­do y de la cam­pa­ña re­pu­bli­ca­na, si Trump se ve im­pe­di­do de asu­mir sus fun­cio­nes, si­gue sien­do to­da­vía muy hi­po­té­ti­ca.

As­pec­to ali­nea­do, son­ri­sa dis­cre­ta, ca­nas cui­da­do­sa­men­te pei­na­das, el in­con­fun­di­ble es­ti­lo de Pen­ce, a sus 61 años, es dia­me­tral­men­te opues­to al es­tri­den­te y po­lé­mi­co pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos.

Nom­bra­do por Trump a prin­ci­pios de año co­mo je­fe de la uni­dad de cri­sis an­te el co­ro­na­vi­rus, Pen­ce se hi­zo car­go del te­ma con pa­la­bras me­su­ra­das, le­jos de las im­pre­ci­sio­nes y pro­vo­ca­cio­nes del in­qui­lino de la Ca­sa Blan­ca. Siem­pre te­nien­do cui­da­do de no con­tra­de­cir di­rec­ta­men­te a su je­fe.

Abo­ga­do de for­ma­ción y ex­lo­cu­tor de ra­dio, co­no­ce bien los mis­te­rios de Was­hing­ton y se ga­nó el apre­cio de los re­pu­bli­ca­nos tras ha­ber si­do miem­bro de las Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes de 2001 a 2013 y pre­si­den­te de la Con­fe­ren­cia Re­pu­bli­ca­na (nú­me­ro 3 del par­ti­do) de 2009 a 2011.

Sin em­bar­go, Pen­ce y Trump no eran par­ti­cu­lar­men­te cer­ca­nos an­tes de ser nom­bra­dos com­pa­ñe­ros de fór­mu­la en 2016. Y du­ran­te un tiem­po en los co­rri­llos de Was­hing­ton se co­rrie­ron ru­mo­res so­bre el su­pues­to de­seo de Trump de cam­biar de com­pa­ñe­ro de fór­mu­la es­te año, con el fin de dar im­pul­so a su cam­pa­ña.

Pe­ro el pre­si­den­te re­com­pen­só la leal­tad de Pen­ce y sus es­tre­chos víncu­los con los cris­tia­nos blan­cos de edad avan­za­da, que desem­pe­ña­ron un pa­pel cla­ve en su vic­to­ria cua­tro años atrás.

Muy ac­ti­vo en te­rreno, es­pe­cial­men­te en cen­tro del país, el ex­go­ber­na­dor de In­dia­na se de­fi­ne a sí mis­mo

co­mo “cris­tiano, con­ser­va­dor y re­pu­bli­cano, en ese or­den”. Co­mo go­ber­na­dor, se dis­tin­guió co­mo un heraldo de los va­lo­res fa­mi­lia­res tra­di­cio­na­les: an­ti-abor­to, an­ti-ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio y enemi­go de la ins­ta­la­ción de re­fu­gia­dos si­rios en su es­ta­do.■

Pen­ce. Abo­ga­do, ex lo­cu­tor ra­dial y un re­li­gio­so muy con­ser­va­dor.AP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.