“Ho­la, soy del Ejér­ci­to”: mi­li­ta­res de Es­pa­ña tras la pis­ta del Covid

Clarín - - TEMA DEL DÍA -

“Bue­nos días, soy del Ejér­ci­to. Va a te­ner que po­ner­se en cua­ren­te­na”. La lla­ma­da la rea­li­za un mi­li­tar de Es­pa­ña, en­car­ga­do de ras­trear los con­tac­tos de los in­fec­ta­dos por co­ro­na­vi­rus en el país de la Unión Eu­ro­pea más gol­pea­do aho­ra por la pan­de­mia.

En el cuar­tel ge­ne­ral de la Ar­ma­da es­pa­ño­la, en pleno cen­tro de Ma­drid, un car­tel anun­cia la “Sec­ción de vi­gi­lan­cia epi­de­mio­ló­gi­ca en apo­yo a la Co­mu­ni­dad de Ma­drid”. Allí, de 9 a 21, una de­ce­na de mi­li­ta­res rea­li­zan en­tre 70 y 80 lla­ma­das pa­ra iden­ti­fi­car los con­tac­tos de per­so­nas diag­nos­ti­ca­das po­si­ti­vas. Soy “ras­trea­dor pa­ra la co­mu­ni­dad de Ma­drid. Me ha pa­sa­do su nú­me­ro de te­lé­fono una per­so­na que ha da­do po­si­ti­va. Lo pri­me­ro que me gus­ta­ría sa­ber es dón­de es­tá aho­ra. Va a te­ner que po­ner­se en cua­ren­te­na por 10 días”, di­ce uno.

Des­ti­na­dos por el Es­ta­do pa­ra ayu­dar a las re­gio­nes más afec­ta­das, en un país don­de la fal­ta de re­cur­sos hu­ma­nos, co­men­zan­do por los ras­trea­do­res, ha si­do una de las ra­zo­nes de la cru­de­za de la se­gun­da ola, más de 2.000 sol­da­dos in­ten­tan per­fi­lar las ca­de­nas de trans­mi­sión. Se tra­ta de un mi­nu­cio­so tra­ba­jo de hor­mi­gas pa­ra iden­ti­fi­car y lla­mar una a una a to­das las per­so­nas que pue­den ha­ber si­do con­ta­gia­das. La idea es que “los mé­di­cos ten­gan más tiem­po”, des­bor­da­dos ac­tual­men­te por la cri­sis sa­ni­ta­ria, ex­pli­ca el co­man­dan­te To­más Gar­cía.

Es­pa­ña re­gis­tra has­ta el mo­men­to 790.000 con­ta­gios y más de 32.000 fa­lle­ci­dos por co­ro­na­vi­rus. Un ter­cio de los in­fec­ta­dos y decesos se con­cen­tran en Ma­drid, cu­yos ha­bi­tan­tes es­tán su­je­tos des­de el vier­nes por la no­che a im­por­tan­tes res­tric­cio­nes de mo­vi­mien­to pa­ra fre­nar el avan­ce del vi­rus.

Los sol­da­dos, sen­ta­dos en es­cri­to­rios y pro­te­gi­dos por pan­ta­llas de ple­xi­glás, ha­blan en voz ba­ja por te­lé­fono y to­man no­tas en los or­de­na­do­res. Es­tos ras­trea­do­res, en fun­cio­nes des­de ha­ce ape­nas dos se­ma­nas, de­ben lla­mar a las per­so­nas que ha­yan da­do po­si­ti­vo, cu­yas iden­ti­da­des son su­mi­nis­tra­das por el sis­te­ma de sa­lud re­gio­nal, pa­ra pre­gun­tar­les por sus con­tac­tos y es­ta­ble­cer un ma­pa de con­ta­gios y cal­cu­lar los tiem­pos de cua­ren­te­na. ¿Cuán­to tiem­po ejer­ce­rán es­te nue­vo tra­ba­jo? “El tiem­po que ha­ga fal­ta”, ga­ran­ti­zó el Mi­nis­te­rio de De­fen­sa.w

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.