Un du­ro cru­ce de vi­ces con can­di­da­tos que hi­cie­ron su par­te sin gran bri­llo

Mi­ke Pen­ce ga­nó por pun­tos el miér­co­les a la no­che. Ka­la­ma Ha­rris lo­gró com­pli­car­lo en un en­cuen­tro or­de­na­do.

Clarín - - EL MUNDO - CO­RRES­PON­SAL Pau­la Lu­go­nes

Dos mi­nu­tos y tres se­gun­dos fue el tiem­po exac­to que du­ró lo que to­dos re­cor­da­rán del de­ba­te vi­ce­pre­si­den­cial del miér­co­les a la no­che: el lap­so en que una mos­ca im­per­ti­nen­te se po­só en la ca­be­za de Mi­ke Pen­ce cuan­do mi­llo­nes de per­so­nas lo ob­ser­va­ban en un ca­ra a ca­ra con la de­mó­cra­ta Ka­ma­la Ha­rris que fue bas­tan­te “nor­mal” y abu­rri­do, le­jos del caos y la agre­sión del Trump vs Bi­den del mar­tes de la se­ma­na pa­sa­da.

En el úni­co de­ba­te de los can­di­da­tos a vi­ce an­tes de los co­mi­cios, el nú­me­ro dos de Do­nald Trump, sin bri­llar, se las in­ge­nió para elu­dir cues­tio­nes rís­pi­das, mos­trar­se co­mo un lí­der es­ta­ble, pre­si­den­cial y trans­mi­tir de for­ma tran­qui­la y ama­ble las mis­mas con­sig­nas que su je­fe emi­te en for­ma caó­ti­ca. Ha­rris hi­zo la ta­rea, es­tu­vo a la al­tu­ra de las cir­cuns­tan­cias, pe­ro no dio el gol­pe de gra­cia que ne­ce­si­ta­ba la opo­si­ción para com­pli­car aún más las chan­ces del pre­si­den­te, que va de­trás en las en­cues­tas.

A me­nos de un mes para las elec­cio­nes, el in­te­rés de los se­gun­dos de las fór­mu­las cre­ce da­da la avan­za­da edad de los can­di­da­tos: Trump tie­ne 74 años y Bi­den, 77. Pen­ce lle­gó en des­ven­ta­ja al de­ba­te, con un 9,7% de­ba­jo de la fór­mu­la Bi­den-Ha­rris, se­gún pro­me­dio de son­deos de Rea­lC­lea­rPo­li­tics, y un 4,5% de­trás en Es­ta­dos clave. La di­fe­ren­cia se acen­tuó en la úl­ti­ma se­ma­na.

El vi­ce, de 61 años, car­ga­ba ade­más con dos te­mas que le ju­ga­ban en con­tra. Pri­me­ro, el pe­so del pri­mer en­fren­ta­mien­to en­tre Trump y Bi­den, que ha­bía si­do muy pro­ble­má­ti­co para el pre­si­den­te, cri­ti­ca­do por in­te­rrum­pir per­ma­nen­te­men­te a su ri­val, men­tir en va­rios te­mas, ne­gar­se a con­de­nar al su­pre­ma­cis­mo blan­co y a com­pro­me­ter­se a acep­tar el re­sul­ta­do de la elec­ción, en un de­ba­te iné­di­to por el ni­vel de agre­si­vi­dad mu­tua.

Se­gun­do, el co­ro­na­vi­rus que en­fer­mó a Trump y la ex­plo­sión de con­ta­gios en la Ca­sa Blan­ca.

Pen­ce sor­teó bien esos obs­tácu­los. Con su tono pau­sa­do y ros­tro po­co ex­pre­si­vo, el vi­ce­pre­si­den­te se mos­tró tran­qui­lo y tu­vo cier­tos ges­tos de cor­te­sía que ja­más se es­cu­chan de bo­ca del pre­si­den­te: le agra­de­ció a Ha­rris que Bi­den ha­ya en­via­do con­do­len­cias a Trump por su en­fer­me­dad, la fe­li­ci­tó por ha­ber lo­gra­do su no­mi­na­ción co­mo can­di­da­ta y di­jo que re­za­ba por las víc­ti­mas del co­ro­na­vi­rus. Ade­más, es­qui­vó con ha­bi­li­dad los te­mas com­pli­ca­dos, mu­chas ve­ces es­ti­ran­do las res­pues­tas para de­jar ven­cer su tiem­po, otras des­vian­do el eje y tam­bién ig­no­ran­do en for­ma edu­ca­da las pre­gun­tas de la mo­de­ra­do­ra para con­ti­nuar la res­pues­ta de una pre­gun­ta an­te­rior.

Ha­rris, en tan­to, bus­ca­ba en­fo­car­se en los te­mas. Al co­mien­zo se la vio ner­vio­sa, pe­ro lue­go se fue sol­tan­do y es­tu­vo co­rrec­ta. En de­ba­tes an­te­rio­res ella fue a la yu­gu­lar de los ri­va­les, pe­ro es­ta vez pre­fi­rió mos­trar una ima­gen más pre­si­den­cial. “Ha­rris pa­re­cía más ho­nes­ta y mu­cho más agra­da­ble que Pen­ce. Son­rió y se mo­vió con fa­ci­li­dad cor­po­ral­men­te a pe­sar de que es­ta­ba sen­ta­da. Al vi­ce­pre­si­den­te Pen­ce se lo vio rí­gi­do y so­lo mos­tró ma­yor atrac­ti­vo a la mi­tad del de­ba­te”, se­ña­ló a Cla­rín Ma­rion Just, pro­fe­so­ra de Cien­cias Po­lí­ti­cas del We­lles­ley Co­lle­ge.

Se sa­be que en los de­ba­tes a ve­ces im­por­ta más la ima­gen que lo que di­cen los can­di­da­tos y que, en ge­ne­ral, no sir­ven para cam­biar las opi­nio­nes de quie­nes ya es­tán con­ven­ci­dos. Pe­ro sí pue­den te­ner im­pac­to en esa fran­ja de in­de­ci­sos tan pre­cia­da para ga­nar la elec­ción y que Trump ha­bía es­pan­ta­do en el pri­mer de­ba­te, se­gún los son­deos. En ese sen­ti­do, Pen­ce lo­gró su co­me­ti­do: ne­ce­si­ta­ba al me­nos fre­nar la san­gría de una se­ma­na caó­ti­ca y mos­trar que hay al­guien “nor­mal” para neu­tra­li­zar los ex­ce­sos de Trump.

Un fra­ca­so en el de­ba­te del miér­co­les hu­bie­ra si­do fa­tal. Sin bri­llar y con es­ti­lo ama­ble y se­co, Pen­ce lo­gró sor­tear con as­tu­cia el desafío de de­fen­der la ges­tión del co­ro­na­vi­rus con un pre­si­den­te in­fec­ta­do, jun­to a otras 34 per­so­nas con ac­ce­so a la Ca­sa Blan­ca, y que aca­ba­ba de di­fun­dir un vi­deo en el que ha­bla de la en­fer­me­dad co­mo “una ben­di­ción de Dios”.

Trump te­nía una nue­va opor­tu­ni­dad de mos­trar­se otra vez en ac­ción el 15, cuan­do es­ta­ba agen­da­do su pró­xi­mo de­ba­te con Bi­den. To­do el mun­do ten­dría los ojos pues­tos en su desem­pe­ño post­co­ro­na­vi­rus y sus mo­da­les. Pe­ro la co­mi­sión or­ga­ni­za­do­ra anun­ció ayer que el en­cuen­tro se ha­ría de for­ma vir­tual para pre­ve­nir un po­si­ble con­ta­gio; el pre­si­den­te re­cha­zó en­ton­ces de­ba­tir; y to­do en­tró en una dispu­ta.

Al me­nos por aho­ra, Pen­ce ba­rrió ba­jo la al­fom­bra los pla­tos ro­tos por su je­fe. Ra­ti­fi­có que tie­ne cre­den­cia­les co­mo para ser el can­di­da­to re­pu­bli­cano en 2024. Aun­que so­lo por pun­tos, el vi­ce ga­nó un de­ba­te abu­rri­do pe­ro es­tra­té­gi­co, don­de una mos­ca inopor­tu­na aca­pa­ró la aten­ción de to­dos.

AP

Can­di­da­to. El de­mó­cra­ta Joe Bi­den ha­bla con la pren­sa es­te jue­ves.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.