Iga Swia­tek

La nue­va prin­ce­sa de Pa­rís es po­la­ca

Clarín - - TAPA -

Co­mo mu­chas her­ma­nas me­no­res, Iga Swia­tek sin­tió la ten­ta­ción de em­pe­zar a ju­gar al te­nis cuan­do vio a su her­ma­na ma­yor en una can­cha. Pe­ro el ma­yor desafío de la jo­ven que ayer se con­sa­gró en Ro­land Ga­rros (18.209.040 eu­ros; pol­vo de la­dri­llo) no era pa­re­cer­se a Aga­ta, que ju­gó un pu­ña­do de tor­neos en­tre 2013 y 2016. Lo que ella que­ría era ga­nar­le.

Aga­ta Swia­tek pa­sa sus días en la Uni­ver­si­dad de Lu­blin don­de es­tu­dia Odon­to­lo­gía mien­tras Iga Swia­tek, que des­de ma­ña­na se­rá la 17ª te­nis­ta del ran­king, gri­tó cam­peo­na en el Grand Slam pa­ri­sino con un an­dar arro­lla­dor co­ro­na­do con el triun­fo en la fi­nal por 6-4 y 6-1 an­te la es­ta­dou­ni­den­se So­fía Ke­nin. No ce­dió un só­lo set en to­do el tor­neo la po­la­ca que en las se­mi­fi­na­les ha­bía in­te­rrum­pi­do el sue­ño de Na­dia Po­do­ros­ka con otra con­tun­den­te vic­to­ria.

Tie­ne ape­nas 19 años y so­lo dos co­mo pro­fe­sio­nal. Jus­ta­men­te en 2018, su úl­ti­mo año co­mo ju­nior, ga­nó los tí­tu­los de Wim­ble­don en sin­gle y de Ro­land Ga­rros en do­bles jun­to a la es­ta­dou­ni­den­se Caty McNally, ade­más del oro en el do­bles de los Jue­gos Olím­pi­cos de la Ju­ven­tud de Bue­nos

Ai­res 2018 con Ka­ja Ju­van.

An­tes de dar el sal­to al cir­cui­to gran­de, don­de jue­ga con sol­tu­ra pe­se a su edad -le va­lió ser top 100 en su pri­me­ra tem­po­ra­da (lle­gó al 49° lu­gar)-, ha­bía ob­te­ni­do sie­te tí­tu­los pro­fe­sio­na­les. Y cua­tro de ellos los con­si­guió en 2018 cuan­do ya de­mos­tró su ca­li­dad en cual­quier su­per­fi­cie que le to­ca­ra ju­gar.

El año pa­sa­do ha­bía sor­pren­di­do al al­can­zar los cuar­tos de fi­nal de Ro­land Ga­rros, pe­ro ape­nas pu­do ga­nar un game an­te Si­mo­na Ha­lep. Fue con­tra la ru­ma­na, jus­ta­men­te, cuan­do dio el gol­pe con sa­bor a re­van­cha en 2020: la de­rro­tó ce­dien­do ape­nas tres games.

Su ca­li­dad es enor­me y na­da me­nos que en Pa­rís con­si­guió su pri­mer tí­tu­lo. Has­ta sus días de glo­ria, su me­jor ren­di­mien­to ha­bía si­do en Lu­gano, don­de fue fi­na­lis­ta.

Na­ci­da el 31 de ma­yo de 2001 en Var­so­via y re­si­den­te en la cer­ca­na Raszyn don­de pa­sa las po­cas se­ma­nas que el te­nis le de­ja li­bre, Swia­tek re­co­no­ció que sa­be po­co de sus ri­va­les. “No veo te­nis cuan­do no es­toy ju­gan­do”, con­fe­só.

Hi­ja de un atle­ta olím­pi­co -To­masz Swia­tek, re­me­ro en los Jue­gos de Seúl 1988-, en­tre­na­da por el ex te­nis­ta po­la­co Piotr Sierzpu­tows­ki y con Ag­niesz­ka Rad­wans­ka, la úni­ca po­la­ca que con­si­guió ser se­gun­da en el mun­do co­mo re­fe­ren­te, Swia­tek se acos­tum­bró a lu­char por ha­cer­se un lu­gar en­tre las me­jo­res. “Creo que la úni­ca vez que re­ci­bí una in­vi­ta­ción fue en un ITF en Pra­ga, al prin­ci­pio de mi ca­rre­ra”, re­co­no­ció re­cien­te­men­te.

Con­cien­te de que el día que le ga­nó a Ha­lep, cam­peo­na de Ro­land Ga­rros 2018, de­jó “de ser la ta­pa­da”, in­ten­ta “man­te­ner la men­te en blan­co” pa­ra no per­der el eje. “Es­toy con­cen­tra­da en mi te­nis, siem­pre. Sé que no to­dos los días ju­ga­ré tan bien co­mo el día que lo hi­ce con­tra Si­mo­na por­que con mi te­nis es im­po­si­ble man­te­ner ese ni­vel de con­sis­ten­cia. Sé que en oca­sio­nes co­me­te­ré mu­chos erro­res, pe­ro tam­bién sé man­te­ner­me en un buen ni­vel; aho­ra soy más po­si­ti­va. Lo que bus­co es ser agre­si­va des­de el ini­cio en ca­da par­ti­do”, ex­pli­có co­mo re­ce­ta.

Los par­ti­dos si­guien­tes a aquel de Ha­lep y so­bre to­do la fi­nal an­te la cam­peo­na de Aus­tra­lia de­mos­tra­ron que pue­de ju­gar igual o to­da­vía me­jor.w

AFP

Se mi­ra y se to­ca. Iga Swia­tek po­sa con la co­pa Su­zan­ne Len­glen. De­rro­tó a la es­ta­dou­ni­den­se Ke­nin.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.