El dra­ma de Al­men­dra, el que pi­de a gri­tos ir­se al ex­te­rior

Clarín - - DEPORTES - Da­niel Ave­lla­ne­da da­ve­lla­ne­da@cla­rin.com

Agus­tín Al­men­dra tie­ne un sue­ño cu­ya úni­ca sa­li­da es­tá en Ezei­za. Sin em­bar­go el vo­lan­te no se quie­re ir al ex­te­rior por la cri­sis so­cio­eco­nó­mi­ca que afec­ta a Ar­gen­ti­na: el pi­be de 20 años ne­ce­si­ta emi­grar pro­duc­to de su di­fí­cil si­tua­ción fa­mi­liar. Por eso en­tró en un con­flic­to con Bo­ca que pa­re­ce no te­ner re­torno.

Su no­via, su abue­la y dos tíos fue­ron de­te­ni­dos en dis­tin­tas si­tua­cio­nes vin­cu­la­das con de­li­tos. Des­de la ven­ta de pas­ti­llas abor­ti­vas has­ta es­tu­pe­fa­cien­tes. Ocu­rrió en los úl­ti­mos dos años, jus­to cuan­do Al­men­dra co­men­zó a dar sus pri­me­ros pa­sos en Bo­ca y su nom­bre em­pe­zó a so­nar en los clu­bes eu­ro­peos.

Se ha­bló de una ofer­ta que nun­ca lle­gó y fue ta­pa del dia­rio ita­liano La Gaz­zet­ta de­llo Sport: 30 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra ju­gar en Na­po­li. Su ape­lli­do tam­bién so­nó en Bar­ce­lo­na, Ro­ma, Va­len­cia, Atlé­ti­co de Ma­drid, Man­ches­ter City, Se­vi­lla y Por­to. To­do fue un bluf.

En enero pi­dió una sa­li­da. “El se aga­rra de lo que di­jo Ro­mán ape­nas asu­mió: que el que no que­ría es­tar en Bo­ca po­día ir­se. Se lo di­jo a Ri­quel­me en su mo­men­to y se lo vol­vió a de­cir ha­ce unos días a Rus­so y a Cas­ci­ni. Pe­ro quie­ren un di­ne­ro que na­die va a pa­gar”, le di­je­ron en el en­torno del fut­bo­lis­ta a Cla­rín.

La cláu­su­la de res­ci­sión de 30 mi­llo­nes de dó­la­res que­dó fue­ra de con­tex­to. No só­lo por­que na­die pa­ga­rá ni por ca­sua­li­dad se­me­jan­te pre­cio por un fut­bo­lis­ta que no jue­ga des­de el 11 de no­viem­bre (0-0 con Vé­lez en Li­niers); ade­más la pan­de­mia tras­tro­có los va­lo­res del mer­ca­do. El ju­ga­dor y el club lo tie­nen cla­ro. Su re­pre­sen­tan­te as­pi­ra a un prés­ta­mo con obli­ga­ción de com­pra en el me­jor de los ca­sos.

“Lo pri­me­ro que tie­ne que ha­cer el chi­co es pre­sen­tar­se a tra­ba­jar. Des­pués tie­ne que ju­gar. ¿Quién va a com­prar a un fut­bo­lis­ta que no jue­ga des­de ha­ce un año?”, le di­je­ron a es­te dia­rio des­de las más al­tas es­fe­ras del club. Ha­ce va­rios días que no asis­te a los en­tre­na­mien­tos y has­ta

se ha­bla de una san­ción.

Quie­nes ma­ne­jan la ca­rre­ra de Al­men­dra ase­gu­ran que en el re­ce­so obli­ga­do por la cua­ren­te­na del fút­bol tu­vo ofer­tas de In­ter de Mia­mi, Los An­ge­les Ga­laxy (el equi­po que di­ri­ge Gui­ller­mo Ba­rros Sche­lot­to, el téc­ni­co que le vio con­di­cio­nes de Paul Pog­ba por su fi­na es­tam­pa); Al­me­ría y Par­ma. En Bo­ca lo des­mien­ten. “No hu­bo na­da”, sen­ten­cian.w

PREN­SA BO­CA

El. La res­ci­sión de Al­men­dra es de 30 mi­llo­nes de dó­la­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.