Ten­sa ba­ta­lla por una nue­va jue­za en la Cor­te Su­pre­ma de EE.UU.

Amy Ba­rret, pro­pues­ta por Trump, ini­ció ayer sus au­dien­cias de con­fir­ma­ción an­te el Se­na­do.

Clarín - - EL MUNDO - CO­RRES­PON­SAL Pau­la Lugones

El pre­si­den­te Do­nald Trump no­mi­nó a la jue­za Amy Co­ney Ba­rret para su­ce­der en la Cor­te Su­pre­ma a Ruth Ba­der Gins­burg, co­no­ci­da po­pu­lar­men­te co­mo “RGB”, un ícono fe­mi­nis­ta y del pro­gre­sis­mo que fa­lle­ció de cán­cer a los 87 años y que se in­cli­nó siem­pre a fa­vor de la igual­dad en­tre el hom­bre y la mu­jer, la de­fen­sa de de­re­chos de la co­mu­ni­dad LGBT, el abor­to y el lí­mi­te a las ar­mas. Ba­rret, que des­de ayer afron­ta la con­fir­ma­ción en el Se­na­do, es la con­tra­ca­ra de Gins­burg y, más allá de las per­so­na­li­da­des, es­te re­le­vo ten­dría un enor­me im­pac­to en Es­ta­dos Uni­dos.

Si la jue­za es apro­ba­da por los se­na­do­res -se des­cuen­ta que así se­rá da­do el do­mi­nio re­pu­bli­cano de la cá­ma­ra al­ta-, el má­xi­mo tri­bu­nal es­ta­dou­ni­den­se pa­sa­rá a te­ner una am­plia ma­yo­ría con­ser­va­do­ra (6 a 3), un ba­lan­ce que pue­de desatar cam­bios en te­mas im­por­tan­tes co­mo el de­re­cho al abor­to, el me­dio am­bien­te, la in­mi­gra­ción, el ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual, el plan de sa­lud, en­tre otros. Ade­más, la Cor­te pue­de te­ner un rol de­ci­si­vo en las pró­xi­mas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del 3 de no­viem­bre, que po­drían ter­mi­nar de­fi­nién­do­se en una dispu­ta ju­di­cial ya que Trump vie­ne agi­tan­do el fan­tas­ma del frau­de elec­to­ral des­de ha­ce me­ses.

Ba­rret, na­ci­da en Nue­va Or­leans, pe­ro con ac­tual pues­to co­mo jue­za de apelacione­s en Sép­ti­mo Cir­cui­to con se­de en Chica­go, se­rá, con 48 años, la jue­za más jo­ven del al­to tri­bu­nal, que tie­ne pues­tos vi­ta­li­cios. O sea que su se­llo en el tri­bu­nal pue­de tras­cen­der a más de una ge­ne­ra­ción.

Es una de­vo­ta ca­tó­li­ca, ca­sa­da y ma­dre de 7 hi­jos, dos de ellos adop­ta­dos en Hai­tí, y por sus con­vic­cio­nes re­li­gio­sas es una fer­vien­te opo­si­to­ra al abor­to. Es miem­bro de un gru­po ul­tra­con­ser­va­dor cris­tiano co­no­ci­do co­mo Peo­ple of Prai­se, una or­ga­ni­za­ción que im­pul­sa la idea de que una mu­jer ca­sa­da de­be de­le­gar la au­to­ri­dad den­tro del ho­gar a su ma­ri­do, quie­nes a su vez son guiados por ase­so­res es­pi­ri­tua­les o “lí­de­res” en sus de­ci­sio­nes de vi­da, mien­tras que se es­pe­ra que los miem­bros do­nen el 5% de sus in­gre­sos a la or­ga­ni­za­ción.

Ba­rret tra­ba­jó por más de 10 años con el fa­lle­ci­do juez Antonin Sca­lia y, co­mo él, se de­fi­ne co­mo una “ori­gi­na­lis­ta” o “tex­tua­lis­ta”, que sig­ni­fi­ca que bus­ca ate­ner­se de ma­ne­ra es­tric­ta al tex­to de la Cons­ti­tu­ción y tra­ta de apli­car en sus sen­ten­cias la in­ten­ción ori­gi­nal que tu­vie­ron sus ar­tí­fi­ces en 1787. No ad­mi­te in­ter­pre­ta­cio­nes adap­ta­das a los nue­vos tiem­pos.

Con la apro­ba­ción de Ba­rret por el Se­na­do, la Cor­te Su­pre­ma, que te­nía una ma­yo­ría con­ser­va­do­ra de 5 a 4 (aun­que el pre­si­den­te con­ser­va­dor mo­de­ra­do John Ro­berts ser­vía de ba­lan­ce por­que a ve­ces vo­ta­ba con el sec­tor más pro­gre­sis­ta), pa­sa­ría a te­ner 6 a 3 en fa­llos fun­da­men­ta­les que pron­to po­drían ser re­vi­sa­dos por pre­sión de la de­re­cha. Al­gu­nos ejem­plos se­rían el Roe vs Wa­de de 1973, que es­ta­ble­ce el de­re­cho al abor­to, y otros que ava­lan el ma­tri­mo­nio gay, el cam­bio cli­má­ti­co, la pro­tec­ción de los tra­ba­ja­do­res y de los in­mi­gran­tes, es­ti­man los ex­per­tos.

La rá­pi­da no­mi­na­ción de Ba­rret y su tra­ta­mien­to “fast track” en el Se­na­do fue una de­ci­sión muy con­tro­ver­ti­da, pe­ro Trump bus­ca­ba se­llar la ma­yo­ría en la Cor­te an­tes de las elec­cio­nes y al mis­mo tiem­po ofre­cer un gran ges­to a los sec­to­res re­li­gio­sos que lo apo­yan.

Los de­mó­cra­tas –y un pe­di­do ex­pre­so de Gins­burg an­tes de fa­lle­cer-exi­gían que se con­ge­la­ra la dis­cu­sión por la va­can­te, has­ta des­pués de los co­mi­cios. Ha­bía un an­te­ce­den­te en ese sen­ti­do: en 2016, los re­pu­bli­ca­nos se opu­sie­ron a vo­tar a un no­mi­na­do de Ba­rack Oba­ma para rem­pla­zar al juez con­ser­va­dor Sca­lia con el ar­gu­men­to de que era un año elec­to­ral. De he­cho, la po­si­ción de los de­mó­cra­tas es com­par­ti­da por la ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos. Un son­deo de Washington Post/ABC se­ña­ló que 57% -fren­te a 38%- se opo­ne a con­fir­mar a la nue­va ma­gis­tra­da an­tes de las elec­cio­nes.

Pe­ro, prag­má­ti­cos al fin, los re­pu­bli­ca­nos die­ron vuel­ta sus ar­gu­men­tos de ha­ce 4 años y ya di­je­ron que ace­le­ra­rán los tiem­pos para vo­tar pron­to: no quie­ren el ries­go de per­der la elec­ción y que sea el de­mó­cra­ta Joe Bi­den en no­mi­nar al nue­vo ma­gis­tra­do, que se­ría un li­be­ral en lu­gar de un con­ser­va­dor. La con­fir­ma­ción re­quie­re una ma­yo­ría sim­ple y los re­pu­bli­ca­nos su­pe­ran a los de­mó­cra­tas 53-47 en el Se­na­do.w

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.