Man­dan a Guzmán al cen­tro del ring

Clarín - - TAPA - Mar­ce­lo Bo­ne­li

El Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía anun­cia­rá nue­vas me­di­das pa­ra in­ten­tar con­tro­lar un dó­lar fi­nan­cie­ro que ayer to­có los 172 pe­sos. Mar­tín Guzmán de­ci­dió dar vuel­ta to­do: ha­bría dis­po­si­cio­nes que cam­bia­rán las res­tric­cio­nes que ins­tru­men­tó el BCRA al mer­ca­do “con­ta­do con Li­qui”.

El pa­que­te ya es­ta­ría ela­bo­ra­do y ayer lo tra­tó el Ban­co Cen­tral en una ca­lien­te reunión de di­rec­to­rio. Las dis­po­si­cio­nes que ge­ne­ró ex­clu­si­va­men­te Guzmán im­pli­can des­ha­cer el ca­mino que dis­pu­so ha­ce unos me­ses el pro­pio Mi­guel Pes­ce. El BCRA y la Co­mi­sión de Va­lo­res to­ma­ron de­ci­sio­nes pa­ra res­trin­gir y con­tro­lar to­das las ope­ra­cio­nes en el mer­ca­do fi­nan­cie­ro pa­ra las em­pre­sas.

Ahora Guzmán – con el apo­yo del Pre­si­den­te – va a fle­xi­bi­li­zar con­tro­les y pro­pi­cia­rá am­pliar las ope­ra­cio­nes en­tre pri­va­dos en el con­ta­do con li­qui. La cues­tión se tra­tó en una reunión – a so­las - en­tre el Pre­si­den­te y el mi­nis­tro. Guzmán afir­mó: “Va­mos a ha­cer to­do lo con­tra­rio a lo que se ve­nía ha­cien­do has­ta ahora”.

Mi­guel Pes­ce fue no­ti­fi­ca­do de la ini­cia­ti­va. Se tra­ta – en de­fi­ni­ti­va – de re­veer de­ci­sio­nes que el BCRA adop­tó cuan­do co­men­zó la co­rri­da y el bi­lle­te ape­nas su­pe­ra­ba los 100 pe­sos. Fra­ca­sa­ron.

Pes­ce se re­sis­tió al co­mien­zo. Los plan­teos de Guzmán – sin dra­ma­tis­mo – im­pli­can una du­ra crí­ti­ca y des­au­to­ri­za­ción a lo que ve­nía ha­cien­do el BCRA.

El jefe de la au­to­ri­dad mo­ne­ta­ria le tor­ció el bra­zo a Guzmán, cuan­do a – me­dia­dos de sep­tiem­bre anun­ció el sú­per ce­po. El mi­nis­tro que­dó pa­gan­do: dos días an­tes de­cla­ró que no se iba a ins­tru­men­tar el sú­per ce­po.

Ahora, el “round” lo ga­na Guzmán. Pes­ce pri­me­ro se opu­so, pe­ro pa­ta­leó po­co. Co­no­ce una de­ci­sión po­lí­ti­ca se­cre­ta que adop­tó su ami­go Al­ber­to y que no le da­ba chan­ces. Ocu­rrió ha­ce unas 13 jor­na­das. En me­dio de las con­vul­sio­nes, las pe­leas in­ter­nas y la co­rri­da cam­bia­ria.

Fue el pri­mer sá­ba­do de oc­tu­bre y en la Quin­ta de Oli­vos. En esa reunión, el Pre­si­den­te lau­dó a favor del mi­nis­tro Guzmán.

Pe­ro su de­ci­sión no fue so­lo so­bre me­di­das téc­ni­cas y las pe­leas de ba­rrio que en­vuel­ven al equi­po eco­nó­mi­co.

El Pre­si­den­te fre­nó el gri­te­río. Miró fi­jo a los mi­nis­tros y di­jo ca­te­gó­ri­co: “A par­tir de ahora, Mar­tín tie­ne la úl­ti­ma pa­la­bra de to­do”. Hu­bo sor­pre­sa. Lo es­cu­chó la du­pla Pes­ce y Guzmán. Tam­bién fue­ron tes­ti­gos San­tia­go Ca­fie­ro, Ma­tías Kul­fas, Ce­ci­lia To­des­ca y Mer­ce­des Mar­có del Pont. Al­ber­to si­guió: di­jo que Guzmán - tam­bién – iba a ser el res­pon­sa­ble de la coor­di­na­ción de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria y cam­bia­ria.

Los emi­sa­rios del Fon­do fue­ron los pri­me­ros en en­te­rar­se de es­te cam­bio po­lí­ti­co. Luis Cu­bed­du, del FMI, fue ex­plí­ci­to en Was­hing­ton. El bu­ró­cra­ta tras­mi­tió lo que ha­bía es­cu­cha­do de Guzmán: “Ahora to­do pa­sa por mí”. Pes­ce no va a re­nun­ciar. El titular del BCRA acep­tó la nue­va reali­dad. Guzmán no va a ubi­car a una fi­gu­ra de su equi­po pa­ra que con­tro­le al BCRA. Pe­ro – de al­gu­na ma­ne­ra -

Pes­ce le ten­drá que re­por­tar y ren­dir cuen­tas.

Pes­ce le co­mu­ni­có su po­si­ción al equi­po del BCRA: di­jo que só­lo iba a re­nun­ciar si le pi­den de­va­luar. “Yo – afir­mó – no voy a de­va­luar.”

El em­po­de­ra­mien­to de Guzmán es si­mi­lar a lo que hi­zo Mau­ri­cio Ma­cri con Ni­co­lás Du­jov­ne. Al­ber­to co­me­tió idén­ti­co error al ex – pre­si­den­te: frac­cio­nar y di­vi­dir la de­ci­sión eco­nó­mi­ca. Exac­ta­men­te lo in­ver­so de lo que re­quie­re una cri­sis pro­fun­da: el tsu­na­mi ya lle­gó y mu­chos no se dan cuen­ta.

Ma­cri y el Pre­si­den­te die­ron un po­bre es­pec­tácu­lo es­ta se­ma­na. Am­bos – ex pre­si­den­te y Al­ber­to –com­pi­tie­ron echán­do­se so­lo mu­tuas cul­pas de la cri­sis. Los dos – Ma­cri y Fernandez – evi­ta­ron ha­blar de sus pro­pios erro­res y a nin­guno se le ocu­rrió de­cir có­mo Ar­gen­ti­na pue­de sa­lir del to­bo­gán de la de­ca­den­cia. El col­mo se dio con otra dis­cu­sión: com­pi­tie­ron en contar cuál de los dos go­bier­nos per­dió me­nos re­ser­vas.

La fuer­te sa­li­da de dó­la­res fue pre­ci­sa­men­te aque­llo que hi­zo es­ta­llar la eco­no­mía de Ma­cri. La le­tal co­rri­da cam­bia­ria de Al­ber­to,

tie­ne que ver con una fu­ga de dó­la­res que el nue­vo go­bierno no lo­gro fre­nar. Se es­fu­man re­ser­vas y los bi­lle­tes de la ba­lan­za co­mer­cial.

Cristina – otra fi­gu­ra res­pon­sa­ble de los gra­ves pro­ble­mas – apo­yó la de­ci­sión de em­po­de­rar a Guzmán. Tie­ne un diá­lo­go flui­do con el mi­nis­tro y Jo­seph Sti­glitz es un pa­drino in­flu­yen­te en el Ins­ti­tu­to Pa­tria. La vi­ce­pre­si­den­ta coin­ci­de con el FMI. Kris­ta­li­na Geor­gie­va quie­re un so­lo ne­go­cia­dor de Ar­gen­ti­na y se sien­ten có­mo­dos con Guzmán.

El mi­nis­tro ex­pli­có - es­ta se­ma­na-, en la Ca­sa Ro­sa­da las du­ras de­cla­ra­cio­nes de la je­fa del FMI. Afir­mó que Kris­ta­li­na es­tá “ablan­dan­do” a in­tran­si­gen­tes di­rec­to­res del FMI.

Pe­ro sus de­cla­ra­cio­nes fue­ron po­co fe­li­ces: ha­bló de la dis­pa­ri­dad cam­bia­ria y mu­chos in­ter­pre­ta­ron que el FMI po­dría pe­dir una de­va­lua­ción del pe­so. Los bu­ró­cra­tas del Fon­do tienen – es ha­bi­tual – un do­ble dis­cur­so. Se­ría in­ge­nuo de par­te de sus fun­cio­na­rios creer en la bue­na vi­bra de los eco­no­mis­tas. Ch­ris­ti­ne La­gar­de es­ta­ba enamo­ra­da de Ma­cri y así ter­mi­na­mos.

Geor­gie­va di­jo que la mi­sión del FMI no ve­nía a pe­dir más ajus­te. Ju­lie Ko­zak y Cu­bed­du di­je­ron en Bue­nos Aires que Ar­gen­ti­na de­bía au­men­tar la pre­sión tri­bu­ta­ria “al me­nos un 2 por cien­to”. Fue en las reunio­nes que tu­vie­ron con los eco­no­mis­tas pri­va­dos.

Da­niel Marx, Mar­tín Re­dra­do y Carlos Mel­co­nian ad­vir­tie­ron que el sec­tor pri­va­do es­tá ex­haus­to. Esa opi­nión cir­cu­ló en el Co­lo­quio de IDEA. Al­ber­to Fer­nán­dez rom­pió con la sec­ta­ria ac­ti­tud kirch­ne­ris­ta: a di­fe­ren­cia de Nés­tor y Cristina, acep­tó ir y abrir la im­por­tan­te reunión. La re­cep­ción fue fría y no con­ven­ció en IDEA. Al­gu­nos em­pre­sa­rios tu­vie­ron el mal gus­to de usar un chat in­terno y an­tes de que ter­mi­na­ra su alo­cu­ción, ob­je­tar in­sis­ten­te­men­te al Pre­si­den­te. Tam­bién ge­ne­ró po­lé­mi­ca el dis­cur­so de Ro­ber­to Ale­xan­der, el titular del Co­lo­quio. Pa­ra sus adep­tos, fue una pie­za ma­gis­tral, pe­ro pa­ra otros uti­li­zó fra­ses am­bi­guas y con­fu­sas sin nin­gu­na pro­pues­ta.

El ma­yor poder a Guzmán or­de­na la pe­lea in­ter­na. El mi­nis­tro ha­bló del te­ma el miér­co­les en un al­muer­zo re­ser­va­do con Wa­do de Ped­dro y Ser­gio Mas­sa. Am­bos di­je­ron que lo van a apun­ta­lar. Pe­ro la cues­tión no re­suel­ve el pro­ble­ma de fon­do: la au­sen­cia de cre­di­bi­li­dad en la Ca­sa Ro­sa­da y las du­das que ge­ne­ra la in­tro­mi­sión de las ob­so­le­tas ideas de Cristina.

Des­de que la vi­ce­pre­si­den­te apa­re­ció en ju­nio, Al­ber­to no pa­ra de caer en las en­cues­tas y la des­con­fian­za se adue­ñó en el mun­do eco­nó­mi­co. El otro pro­ble­ma – ob­je­ti­vo – son las inexis­ten­tes re­ser­vas: el go­teo no pa­ró nun­ca.

El FMI ha­bría ob­te­ni­do ese da­to. La re­ser­vas “ne­tas” - no to­das uti­li­za­bles – su­ma­rían

6.000 mi­llo­nes de dó­la­res. En cam­bio, las “re­ser­vas lí­qui­das” se­rían so­lo de 200 mi­llo­nes de bi­lle­tes ver­des. Pe­ro el BCRA ha­bría en­con­tra­do un ar­ti­lu­gio: en­gro­sar el di­ne­ro dis­po­ni­ble con las co­lo­ca­cio­nes en dó­la­res de SEDESA. El Se­gu­ro de De­pó­si­tos tie­ne co­lo­ca­dos 2.000 mi­llo­nes de dó­la­res en el BCRA. Son fon­dos en dó­la­res, pe­ro que el BCRA los pue­de de­vol­ver en pe­sos. Y por lo tan­to, los po­dría uti­li­zar en una ur­gen­cia. Se tra­ta de otro par­che pa­ra la emer­gen­cia.

Al­ber­to ha­bló con Ro­ber­to La­vag­na. Fue ha­ce una se­ma­na en Oli­vos. El Pre­si­den­te fue cla­ro: la Ca­sa Ro­sa­da so­lo quie­re ga­nar tiem­po a la es­pe­ra del acuer­do con el FMI. Una es­tra­te­gia po­co am­bi­cio­sa pa­ra en­fren­tar una

“tor­men­ta per­fec­ta”.w

El pa­que­te ya es­ta­ría ela­bo­ra­do y ayer lo tra­tó el Ban­co Cen­tral en una ca­lien­te reunión de di­rec­to­rio. Con­tem­pla fle­xi­bi­li­zar los con­tro­les.

Los emi­sa­rios del FMI fue­ron los pri­me­ros en en­te­rar­se de es­te cam­bio po­lí­ti­co. “Ahora, to­do pa­sa por mí”, les di­jo el mi­nis­tro de Eco­no­mía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.