Fe­liz cum­plea­ños, pe­ro­nis­mo

Clarín - - SUMARIO - Ale­jan­dro Bo­rensz­tein

An­tes que na­da, le da­mos la bien­ve­ni­da al fla­man­te Ob­ser­va­to­rio de Me­dios “NODIO” crea­do por el Go­bierno na­cio­nal pa­ra mo­ni­to­rear los me­dios y to­mar las me­di­das que sean ne­ce­sa­rias cuan­do apa­rez­can no­ti­cias fal­sas, que pro­mue­van el odio, que sean ma­la on­da o que por al­gún mo­ti­vo no le gus­ten a la vi­ce­pre­si­den­ta, que es de lo úni­co que se tra­ta la Ar­gen­ti­na de hoy en día.

Uno en­tien­de que con la pa­la­bra NODIO qui­sie­ron trans­mi­tir la idea de que el Go­bierno es el amor y de que só­lo bus­can pro­te­ger­nos a to­dos no­so­tros, los idio­tas, del odio que an­da cir­cu­lan­do por ahí. Si me pre­gun­ta­ban a mí, yo le hu­bie­ra pues­to di­rec­ta­men­te Ob­ser­va­to­rio de Me­dios JO­SEF STA­LIN y se aho­rra­ban to­das las ex­pli­ca­cio­nes.

Na­die dis­cu­te que se di­fun­den fal­se­da­des por to­dos la­dos y que el mun­do de­be­ría ha­cer algo al res­pec­to, pe­ro ar­mar una ban­da de mi­li­tan­tes kirch­ne­ris­tas pa­ra ani­qui­lar el ac­cio­nar de las fa­kes, co­mo di­ría Ita­lo Lu­der, tie­ne un cier­to pa­ren­tes­co con la co­mi­sión Be­ral­di. Por lo me­nos, si van a ar­mar una es­truc­tu­ra gu­ber­na­men­tal pa­ra cen­su­rar, de­be­rían agre­gar fi­gu­ras de otros ám­bi­tos pa­ra di­si­mu­lar un po­co y pa­ra que el or­ga­nis­mo no es­té in­te­gra­do só­lo por inú­ti­les de un mis­mo ban­do.

En reali­dad, la fa­lan­ge NODIO no ha­ce más que re­to­mar una vie­ja tra­di­ción pe­ro­nis­ta cu­yo me­jor ex­po­nen­te fue un se­ñor muy fa­mo­so lla­ma­do Mi­guel Pau­lino Ta­to, el cen­sor de­sig­na­do en 1974 por la ex pre­si­den­ta Isa­bel Pe­rón co­mo di­rec­tor del En­te de Ca­li­fi­ca­ción Ci­ne­ma­to­grá­fi­ca. El per­so­na­je se de­di­ca­ba a mi­rar to­das las pe­lí­cu­las y prohi­bir aque­llas que no le gus­ta­ban.

En 1975, con mo­ti­vo de cum­plir un año tra­ba­jan­do pa­ra Isa­be­li­ta y gran elen­co, se jac­tó en un re­por­ta­je de ha­ber prohi­bi­do 125 pe­lí­cu­las y agre­gó tex­tual­men­te: “Es­toy muy sa­tis­fe­cho de es­ta ta­rea hi­gié­ni­ca y es­pe­ro lle­gar an­tes de fin de año a las 200 pe­lí­cu­las prohi­bi­das” (pos­ta, es­tá en You­tu­be).

Pa­ra los más jó­ve­nes, ca­be re­cor­dar que en aquel go­bierno de Isa­bel, con es­te mu­cha­cho ma­ne­jan­do el NODIO de la épo­ca y mu­chos otros fas­cis­tas ins­ta­la­dos en la Ro­sa­da, se prohi­bió de to­do. Pe­lí­cu­las, re­vis­tas, dia­rios, li­bros, ra­dios, pro­ga­mas de te­le­vi­sión, no le ha­cían as­co a na­da.

Mi­re si Don Mi­guel Pau­lino se­ría fa­cho que cuan­do vino el gol­pe mi­liar, fue el úni­co fun­cio­na­rio de aquel go­bierno pe­ro­nis­ta que si­guió en fun­cio­nes, cen­su­ran­do pe­lí­cu­las has­ta 1980.

Tu­vo que lle­gar Al­fon­sín (cuán­do no) pa­ra ter­mi­nar con el ne­fas­to En­te de Ca­li­fi­ca­ción Ci­ne­ma­to­grá­fi­ca crea­do por On­ga­nía en 1969, per­fec­cio­na­do por el pe­ro­nis­mo del 73/76 y dis­fru­ta­do a sus an­chas por el pro­ce­so mi­li­tar.

De los he­re­de­ros de aque­lla jo­ya lo­pez­re­guis­ta, aho­ra lle­ga es­te di­ver­ti­do NODIO, co­mo si vol­vié­ra­mos a vi­vir en los años 70. Gen­te más re­tró­gra­da no se con­si­gue. Si yo fue­ra Ca­nal 13 re­pon­go “Ro­lan­do Ri­vas Ta­xis­ta” y ten­go a to­do el Ins­ti­tu­to Pa­tria pren­di­do a la pan­ta­lla.

Es­ta ex­tra­ña fas­ci­na­ción pe­ro­nis­ta por los abu­sos de po­der ex­pli­ca tam­bién la po­si­ción del kir­che­ris­mo so­bre Ve­ne­zue­la. Nun­ca que­dó tan cla­ra co­mo es­ta se­ma­na cuan­do Ho­ra­cio Gon­zá­lez, el in­te­lec­tual K de Car­ta Abier­ta, cla­vó ban­de­ra con la si­guien­te fra­se: “El go­bierno de Ve­ne­zue­la es­tá dan­do una batalla de ca­lles, de­be re­pri­mir y esa re­pre­sión tie­ne víc­ti­mas”. Pa­se­mos por al­to el he­cho de que las víc­ti­mas de esa re­pre­sión, oh ca­sua­li­dad, siem­pre son ci­vi­les opo­si­to­res al cha­vis­mo y va­ya­mos a lo más sus­tan­cial del asun­to: la fra­se de Gon­zá­lez es exac­ta­men­te la mis­ma que uti­li­za­ban Vi­de­la, Mas­se­ra o Suá­rez Ma­son pa­ra jus­ti­fi­car su ac­cio­nar.

Ho­ra­cio Gon­zá­lez de­mues­tra con es­ta ex­pre­sión que tie­ne tan­ta di­fi­cul­tad pa­ra com­pren­der el sig­ni­fi­ca­do del te­rro­ris­mo de Es­ta­do co­mo la que ya te­nía pa­ra con­se­guir sham­poo.

Es­tas co­sas pro­vo­can, en el em­pre­sa­ria­do go­ri­la que usur­pa el te­rri­to­rio ar­gen­tino, to­do ti­po de con­fu­sio­nes y só­lo con­tri­bu­yen a au­men­tar la des­con­fian­za, si es que to­da­vía hay más lu­gar pa­ra au­men­tar­la.

Y aquí va­ya una re­co­men­da­ción pa­ra to­dos aque­llos im­pa­cien­tes que se pa­san el día que­ján­do­se y pi­dien­do cam­bios en el Ga­bi­ne­te. Por fa­vor, ten­ga­mos me­mo­ria. Nun­ca nos ol­vi­de­mos que ca­da vez que el kirch­ne­ris­mo echó a un fun­cio­na­rio fue pa­ra po­ner a otro peor.

Por si al­guno no lo re­cuer­da, en el Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía arran­ca­ron en 2003 con La­vag­na y ter­mi­na­ron en 2015 con Ki­ci­llof.

En el año 2012 Cris­ti­na echó co­mo a un pe­rro al procurador ge­ne­ral de la Na­ción Esteban

La fa­lan­ge NODIO ha­ce re­cor­dar a Mi­guel Pau­lino Ta­to, el cen­sor de­sig­na­do por Isa­bel.

Ho­ra­cio Gon­zá­lez uti­li­za la mis­ma fra­se que Vi­de­la y Mas­se­ra usa­ban pa­ra jus­ti­fi­car­se.

Rig­hi y lo ter­mi­nó re­em­pla­zan­do por la jo­yi­ta de Gils Car­bó.

Ni ha­blar el ca­so de los can­ci­lle­res cu­ya se­cuen­cia des­cen­den­te fue Biel­sa/Taia­na/Ti­mer­man. Si el kirch­ne­ris­mo ga­na­ba en 2015, po­si­ble­men­te el Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res le to­ca­ba a D’Elía.

Y por si al­guien tie­ne al­gu­na du­da so­bre es­ta ló­gi­ca his­tó­ri­ca, nun­ca nos ol­vi­de­mos que pa­ra re­em­pla­zar a Co­bos lo tra­je­ron a Bou­dou.

¿Y los je­fes de Ga­bi­ne­te? Cuan­do re­nun­ció Alberto Fer­nán­dez tra­je­ron a Ser­gio Mas­sa. Des­pués des­cen­die­ron has­ta Aní­bal Fer­nán­dez, lue­go Abal Me­di­na y fi­nal­men­te, allá en el fon­do de to­do y ras­can­do la la­ta, en­con­tra­ron al Co­qui Ca­pi­ta­nich. Cuan­do al Co­qui lo qui­sie­ron ra­jar no ha­bía en el mer­ca­do na­da peor pa­ra re­em­pla­zar­lo y lo tu­vie­ron que vol­ver a lla­mar a Aní­bal Fer­nán­dez con el com­pro­mi­so de que sea mu­cho peor de lo que ya ha­bía si­do en su an­te­rior ges­tión. De ahí la apa­ri­ción de aquel inol­vi­da­ble Aní­bal ca­paz de en­chas­trar la me­mo­ria de Nis­man e in­ju­riar a to­da su fa­mi­lia mien­tras lo en­te­rra­ban.

Por eso, me­jor no pi­da­mos cam­bios por­que siem­pre ter­mi­nan nom­bran­do a uno más inú­til. De he­cho, es­ta es la ra­zón por la que no lo ra­jan a Gi­nés: no en­cuen­tran otro peor.

En reali­dad, po­drían re­em­pla­zar a Gi­nés por Go­llan (que es mu­cho peor) y en lu­gar de Go­llan nom­brar a Kre­plak, que es aún peor que Gi­nés y Go­llán. Pe­ro se­ría una mo­vi­da muy ries­go­sa por­que, si se te le­sio­na al­guno de los tres y lo te­nés que re­em­pla­zar, en ese pues­to ya no te que­da na­da peor en el ban­co de su­plen­tes. Ha­bría que sa­lir al ex­te­rior a bus­car un mi­nis­tro de Sa­lud ex­tran­je­ro que sea más im­pre­sen­ta­ble que los nues­tros. Y a juz­gar por la per­for­man­ce de la Ar­gen­ti­na en el ran­king del Co­vid, me pa­re­ce que no hay.

Há­ga­me ca­so ami­go lec­tor, no se que­je. Aun­que us­ted no lo crea, al­gún día va­mos a ex­tra­ñar a San­tia­go Ca­fie­ro.

El que vol­vió cuan­do to­da­vía no se lo ex­tra­ña­ba de­ma­sia­do es el Ga­to. Lo bueno de la rea­pa­ri­ción de Ma­cri es que, a di­fe­ren­cia del pe­ro­nis­mo, se ani­mó a ha­cer una au­to­crí­ti­ca. Y lo hi­zo so­bre las dos co­sas fun­da­men­ta­les que siem­pre se le re­cla­ma­ron des­de la tribuna: con­tá lo que en­con­tras­te y con­vo­cá a un acuer­do po­lí­ti­co pa­ra po­der ha­cer los cam­bios que pro­me­tis­te, ma­cho.

Lo ma­lo es que la fal­ta de acuer­do po­lí­ti­co lo atri­bu­yó a que él de­le­gó el te­ma. Es co­mo de­cir “per­di­mos el par­ti­do por­que yo no pa­teé los ti­ros li­bres y de­jé que le pe­gue un tron­co”.

Un po­co in­jus­to pa­ra con Monzó y Fri­ge­rio por­que no fue­ron jus­ta­men­te ellos los que se ne­ga­ban a ha­cer acuer­dos. Ahí le sa­lió el Ga­to mau­la.

Tam­bién di­jo Ma­cri que es­te es el “úl­ti­mo go­bierno po­pu­lis­ta”. El he­cho de que el úl­ti­mo go­bierno po­pu­lis­ta pue­de lle­gar a du­rar unos 30 años es algo que el Ga­to evi­tó de­cir pa­ra no de­pri­mir más al go­ri­la­je.

Di­fí­cil­men­te los fes­te­jos por los 100 años del 17 de oc­tu­bre en­cuen­tren al pe­ro­nis­mo en el llano. Ya apren­die­ron que man­te­nién­do­se to­dos jun­tos tie­nen ca­si ase­gu­ra­do el po­der. Y co­mo di­jo Ya­brán, te­ner po­der es te­ner im­pu­ni­dad. Algo que es fun­da­men­tal por­que hay mu­cho pe­ro­nis­ta que nun­ca pa­gó la cuen­ta.

Fe­liz cum­plea­ños com­pa­ñe­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.