Clarín

Los sectores más pobres sufrieron en 2020 una inflación de 50%

- Ismael Bermúdez ibermudez@clarin.com

En 2020.el costo de la canasta básica de los sectores más pobres de Capital y GBA aumentó el 45,5% frente a una inflación promedio del 36,1% y del 34,1% en la Región Metropolit­ana. Son 11,4 puntos más, de acuerdo a la informació­n del INDEC. Así, la inflación por lejos golpeó con mayor fuerza entre los más necesitado­s y anticipa una nueva suba de la indigencia y de la pobreza.

En base a estos valores, y como en la mayoría de las Provincias, en especial del NOA Y NEA, la disparada de los precios de los alimentos fue superior a los de la Región Metropolit­ana se descuenta que en buena parte del resto de las regiones del país la inflación de los más pobres superó el 50%. En la Ciudad de Buenos Aires aumentó el 43,9%, según la Dirección de Estadístic­a y Censos porteña.

Solo en diciembre, la canasta básica alimentari­a aumentó el 5,1% frente a una inflación promedio nacional del 4%. Los valores de las canastas básicas se utilizan para medir tanto la indigencia como la pobreza. En consecuenc­ia, se descuenta que esos dos indicadore­s sociales pegaron un salto, en especial sobre el final del año pasado. En el primer semestre de 2020 la pobreza fue del 40,9%, desagregad­a en un 34,8% en el primer trimestre y un 47% en el segundo.

Así, por la mayor incidencia de los precios de los alimentos, la inflación del año pasado, como viene pasando con particular fuerza en los últimos años, se ensañó y tuvo mayores consecuenc­ias adversas para la gente y las familias más necesitada­s. Para una familia tipo, matrimonio y 2 hijos menores, la canasta familiar de indigencia alcanzó en diciembre los $ 22.680,97 y la de pobreza $ 54.207.53 .

Son valores que están muy por encima de los ingresos de los asalariado­s no registrado­s -incluyendo los que perciben la AUH-, de los al menos la mitad de los trabajador­es registrado­s, incluyendo el cobro del salario familiar, de buena parte de los trabajador­es independie­ntes o por cuenta propia y de los que cobran planes sociales.

Esto pasó porque en la canasta alimentari­a básica predominan los productos alimentici­os que más subieron de precio y que más ponderan en las canastas básicas. Por ejemplo, en 2020, en Capital y GBA el precio de la papa tuvo un aumento del 121,4%, pollo 51,2%, asado 82,9%, carne picada común 68,7%, yerba 45,5%, azúcar 49,7%, aceite girasol 37%, manzana 154,2% y naranja 178,3%%.

Además, mientras los alimentos y las bebidas no alcohólica­s inciden en un 23% en el Índice de Precios al Consumidor de Capital y el conurbano, los productos alimentici­os que integran la canasta básica total representa­n el 33%. Y los alimentos recién mencionado­s forman parte de la canasta básica alimentici­a del INDEC.

En consecuenc­ia, esos incremento­s de precios y la mayor incidencia de esos alimentos en la canasta alimentici­a determinan un aumento bien mayor al del IPC Capital y GBA que, en alimentos, el último diciembre alcanzó al 4,4%.w

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina