Es­ta­mos per­dien­do

Democracia - - Opinión - > Por Martín Te­taz

La de­ci­sión de re­la­jar la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria equi­va­le a re­la­jar la “die­ta”.

El Cen­tral es­pe­ra que tras el ta­ri­fa­zo, cai­ga la ex­pec­ta­ti­va in­fla­cio­na­ria.

Es­ta se­ma­na se co­no­ció el dato de in­fla­ción del mes de mar­zo, que den­tro de lo pre­vis­to por los ana­lis­tas ce­rró en 2,3 por cien­to, acu­mu­lan­do 6,7 por cien­to en los tres pri­me­ros me­ses y 25,4 por cien­to en los úl­ti­mos 12 me­ses.

Has­ta ahí nin­gu­na no­ve­dad. La eco­no­mía tie­ne un po­co me­nos de in­fla­ción que la que ha­bía en 2015 (ese año ce­rró en 28 por cien­to), pe­ro bue­na par­te de esa in­fla­ción obe­de­ce a la ac­tua­li­za­ción de las ta­ri­fas que se con­ge­la­ron de ma­ne­ra de­ma­gó­gi­ca, en el go­bierno anterior. Es­to quie­re de­cir que es­ta­mos su­frien­do los au­men­tos de luz, gas y trans­por­te que co­rres­pon­de ha­cer por efec­to de los au­men­tos de cos­tos que pro­du­ce la in­fla­ción ac­tual, pe­ro tam­bién los de años an­te­rio­res.

Por eso, pa­ra en­ten­der lo que real­men­te es­tá pa­san­do con la in­fla­ción ge­ne­ra­da por es­te go­bierno, los eco­no­mis­tas mi­ra­mos la co­re in­fla­tion o in­fla­ción nú­cleo. Es­te no es un in­ven­to ar­gen­tino, sino que es prác­ti­ca ha­bi­tual de los Ban­cos Cen­tra­les de to­do el mun­do, con­cen­trar­se en la in­fla­ción nú­cleo, que es la que res­pon­de di­rec­ta­men­te a la po­lí­ti­ca de la au­to­ri­dad mo­ne­ta­ria.

Jus­ta­men­te, el pro­ble­ma es que el dato de la in­fla­ción nú­cleo de mar­zo es muy preo­cu­pan­te, por­que as­cen­dió a 2,6 por cien­to y su­be sin pri­sa, pe­ro sin pau­sa, des­de diciembre pa­sa­do, cuan­do el Ban­co Cen­tral, a ins­tan­cias de Je­fa­tu­ra de Ga­bi­ne­te, cam­bió las me­tas de in­fla­ción y re­la­jó su po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria. Si pen­sa­mos a la in­fla­ción co­mo la ve­lo­ci­dad a la que va un au­to, has­ta noviembre ese au­to se ve­nía fre­nan­do y des­de entonces se ace­le­ra. Pre­vio a los cam­bios en las me­tas, en el pro­me­dio tri­mes­tral, la in­fla­ción nú­cleo ve­nía co­rrien­do al 18,3 por cien­to anual y el res­to de los au­men­tos eran cul­pa de las ac­tua­li­za­cio­nes ta­ri­fa­rias, pe­ro en los úl­ti­mos tres me­ses esa ve­lo­ci­dad tre­pó al 27,7 por cien­to anual.

Có­mo fun­cio­nan las me­tas

De ma­ne­ra muy sim­pli­fi­ca­da; un pro­gra­ma an­tin­fla­cio­na­rio es co­mo una die­ta. La me­ta, es el ob­je­ti­vo del nu­tri­cio­nis­ta. Es cier­to que has­ta diciembre esa me­ta era muy am­bi­cio­sa y que nues­tro pa­cien­te no es­ta­ba cum­plién­do­la, pe­ro tam­bién es ver­dad que la die­ta, que en la ana­lo­gía del Ban­co Cen­tral es la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria, era bas­tan­te es­tric­ta y que el pa­cien­te se es­ta­ba des­in­flan­do.

La ra­zón por la cual la in­fla­ción nú­cleo se es­ta­ba fre­nan­do es que el Ban­co Cen­tral man­te­nía al­tas las ta­sas de in­te­rés de su po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria de cor­to plazo. Con ta­sas reales al­tas, el que apos­ta­ba al dó­lar per­día y por eso los pe­sos se iban a Le­bacs y co­lo­ca­cio­nes en mo­ne­da na­cio­nal, pin­chan­do el va­lor del dó­lar, que en los do­ce me­ses an­te­rio­res so­lo ha­bía au­men­ta­do un 8%.

Con el dó­lar aba­ra­tán­do­se en tér­mi­nos reales, los pre­cios que se fi­jan en esa mo­ne­da fun­cio­na­ban co­mo un an­cla del res­to de los pre­cios, em­pu­ján­do­los pa­ra aba­jo.

En ese con­tex­to, la de­ci­sión de re­la­jar la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria anun­cia­da pa­ra­dó­ji­ca­men­te el día de los inocen­tes, equi­va­le a re­la­jar la die­ta, per­mi­tién­do­se una me­dia­lu­na por las ma­ña­nas. Ob­via­men­te si us­ted re­la­ja la die­ta, la ba­lan­za le pa­sa­rá fac­tu­ra y ya no adel­ga­za­rá co­mo lo ve­nía ha­cien­do.

En tér­mi­nos mo­ne­ta­rios, la ba­ja de ta­sas, com­bi­na­da con el anun­cio de que ha­bría más in­fla­ción ha­cia de­lan­te, hi­zo que ya no re­sul­ta­ra tan atrac­ti­vo que­dar­se en pe­sos; los aho­rris­tas se vol­ca­ron a los dó­la­res y la mo­ne­da nor­te­ame­ri­ca­na subió $3 en un mes y me­dio, em­pu­jan­do la in­fla­ción nú­cleo ha­cia arri­ba.

Cuan­to de la de­va­lua­ción se tras­la­da a pre­cios es ma­te­ria de de­ba­te, por­que no sa­be­mos to­da­vía cuán­to tiem­po se man­ten­drá al­ta la in­fla­ción nú­cleo. En tér­mi­nos fí­si­cos, el impacto en la ace­le­ra­ción es in­ne­ga­ble, ve­re­mos qué pa­sa con la iner­cia.

¿Y si re­to­ma­mos la die­ta?

Con las ex­pec­ta­ti­vas de in­fla­ción de los pró­xi­mos me­ses ace­le­rán­do­se y las ta­sas de po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria sin mo­vi­mien­to, la ren­ta­bi­li­dad es­pe­ra­da de que­dar­se en pe­sos se cae. Con­cre­ta­men­te, si el mer­ca­do es­pe­ra 20,3 por cien­to de in­fla­ción pa­ra los pró­xi­mos do­ce me­ses y la ta­sa de Le­bacs es 26,5 por cien­to, di­vi­dien­do lo se­gun­do por lo pri­me­ro, la ta­sa de re­torno es­pe­ra­da es del 5,1 por cien­to. Pa­ra peor, en las li­ci­ta­cio­nes de Le­bacs la ma­yo­ría apues­ta a la co­lo­ca­ción más cor­ta y el mer­ca­do da por des­con­ta­do que en abril la in­fla­ción se­rá su­pe­rior a lo que pa­guen esos ins­tru­men­tos.

Por eso vi­mos en el úl­ti­mo mes un vuel­co fuer­te al dó­lar, aun­que aho­ra que el BCRA anun­ció que no per­mi­ti­rá ma­yo­res de­pre­cia­cio­nes en el cor­to plazo, de­ja de te­ner sen­ti­do el po­si­cio­na­mien­to en mo­ne­da ex­tran­je­ra.

La apues­ta del Cen­tral es que pa­sa­do el ta­ri­fa­zo de abril y con el dó­lar nue­va­men­te con­ge­la­do, las ex­pec­ta­ti­vas de in­fla­ción cai­gan, de suer­te tal que sin te­ner que su­bir no­mi­nal­men­te las ta­sas, au­men­te el pre­mio por que­dar­se en pe­sos y se re­com­pon­ga la de­man­da de mo­ne­da lo­cal.

En mi hu­mil­de opi­nión esa es una es­tra­te­gia su­ma­men­te pe­li­gro­sa, por­que si la in­fla­ción nú­cleo per­sis­te al­ta, hay un ries­go im­por­tan­te de que las ex­pec­ta­ti­vas de in­fla­ción no ba­jen ha­cia de­lan­te y no se re­com­pon­ga na­da la ren­ta­bi­li­dad es­pe­ra­da de que­dar­se en pe­sos.

En ese con­tex­to re­sis­tir­se a la suba de ta­sas, es equi­va­len­te a si la po­li­cía se re­sis­tie­ra a usar armas pa­ra com­ba­tir el de­li­to. To­dos que­re­mos un nu­tri­cio­nis­ta que nos di­ga que po­de­mos co­mer más, pe­ro to­dos sa­be­mos que si la die­ta pier­de ri­gor y la ba­lan­za mues­tra que em­pe­za­mos a in­flar­nos de vuel­ta, hay que vol­ver a ser es­tric­tos con la die­ta.<

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.