Es­tu­dian re­du­cir los car­gos en el di­rec­to­rio del Ba­pro

>Hay cin­co man­da­tos ven­ci­dos que co­rres­pon­den a re­pre­sen­tan­tes de par­ti­dos po­lí­ti­cos. La Go­ber­na­do­ra po­dría achi­car el nú­me­ro de fun­cio­na­rios o nom­brar só­lo al­gu­nos.

Democracia - - Provinciales - Nacionales -

Cuan­do to­da­vía per­sis­te la po­lé­mi­ca por la re­for­ma a su Ca­ja de Ju­bi­la­cio­nes, otro te­ma es­pi­no­so em­pie­za a en­vol­ver al Ban­co Pro­vin­cia. Es que en me­dio de la pu­ja que se es­tá desatan­do en­tre dis­tin­tos sec­to­res po­lí­ti­cos por las cin­co va­can­tes que exis­ten en el máximo or­ga­nis­mo de go­bierno de la en­ti­dad, Ma­ría Eu­ge­nia Vidal ten­dría de­ci­di­do re­du­cir el nú­me­ro de fun­cio­na­rios del Ba­pro.

Se tra­ta de una ju­ga­da a dos pun­tas.

Por un la­do, se bus­ca­ría brin­dar una se­ñal de aus­te­ri­dad en me­dio del es­pe­so cli­ma que se re­gis­tra en el ban­co tras la men­cio­na­da re­for­ma que ele­vó la edad ju­bi­la­to­ria de los em­plea­dos y que se tra­du­ce en pa­ros y asam­bleas.

Por el otro, aca­llar las pe­leas in­ter­nas en el pro­pio ofi­cia­lis­mo y las ten­sio­nes con la opo­si­ción por la dispu­ta de los cin­co si­llo­nes en jue­go.

Dis­tin­tas fuen­tes con­sul­ta­das con­fir­ma­ron que la cues­tión es­tá sien­do ana­li­za­da. Ha­bría de­ci­sión de avan­zar con el achi­que, pe­ro lo que es­tá en el de­ba­te es el modo de con­cre­tar­lo.

El plan ori­gi­nal apun­ta­ba a mo­di­fi­car la car­ta or­gá­ni­ca del Ba­pro. Hoy, el di­rec­to­rio es­tá in­te­gra­do por el pre­si­den­te y ocho vo­ca­les y la idea ofi­cial pa­sa­ba por eli­mi­nar al me­nos dos de esas vo­ca­lías.

La cues­tión no apa­re­ce tan sen­ci­lla: pa­ra cam­biar la car­ta or­gá­ni­ca se ne­ce­si­ta ha­cer­lo por ley. Y se es­ti­ma que de­man­da­rá una fa­ti­go­sa ne­go­cia­ción en la Le­gis­la­tu­ra.

La otra al­ter­na­ti­va en dan­za es nom­brar a tres fun­cio­na­rios y de­jar sin cu­brir las otras dos va­can­tes. Un me­ca­nis­mo más sen­ci­llo que gam­be­tea la re­for­ma le­gal.

Hoy el di­rec­to­rio fun­cio­na con ocho re­pre­sen­tan­tes. El no­veno re­nun­ció pa­ra asu­mir una ban­ca de dipu­tado na­cio­nal: el mas­sis­ta Daniel Arro­yo.

Hay cua­tro con los man­da­tos ven­ci­dos des­de diciembre, pe­ro en la Pro­vin­cia en­con­tra­ron una for­ma pa­ra que el di­rec­to­rio man­ten­ga el quó­rum: co­mo la Go­ber­na­do­ra no to­mó una de­ci­sión de re­em­pla­zar­los, se in­ter­pre­ta que los man­da­tos no ce­sa­ron.

En esa si­tua­ción es­tán el mas­sis­ta Ma­rio Meo­ni, el ra­di­cal Die­go Ro­dri­go y los pe­ro­nis­tas Eduar­do Di Roc­co y Andrea Gar­cía.

Es­tos dos úl­ti­mos lle­ga­ron al di­rec­to­rio a par­tir del acuer­do que Cam­bie­mos se­lló con el pe­ro­nis­mo “dia­lo­guis­ta” li­de­ra­do en su mo­men­to por Flo­ren­cio Ran­daz­zo y Ju­lián Do­mín­guez.

El ex mi­nis­tro im­pu­so a Di Roc­co y el ex ti­tu­lar de la Cá­ma­ra de Dipu­tados a Gar­cía, ex in­ten­den­ta de Flo­ren­tino Ameg­hino. Fru­to de ese cie­rre, la Go­ber­na­do­ra lo­gró que le vo­ta­ran su pri­mer Pre­su­pues­to.

Pe­ro aho­ra, tan­to Ran­daz­zo co­mo Do­mín­guez se que­da­ron sin tro­pa pro­pia en el Se­na­do -la Cá­ma­ra al­ta de­be vo­tar los plie­gos- por lo que se ha desata­do una du­ra pu­ja en el pe­ro­nis­mo en la que pul­sean in­ten­den­tes, el kirch­ne­ris­mo y otros sec­to­res.

De he­cho, se sa­be que un gru­po de al­cal­des em­pu­ja al ex fun­cio­na­rio scio­lis­ta Fran­co La Por­ta. El ex se­na­dor Pa­tri­cio Gar­cía, her­mano de Andrea, tam­bién quie­re un lu­gar. No se­rían los úni­cos nom­bres en car­pe­ta.

El mas­sis­mo em­pu­ja dos can­di­da­tos. Uno de ellos es Meo­ni. Pe­ro tam­bién se ha­bla de un com­pro­mi­so del pro­pio Sergio Mas­sa con el ex dipu­tado pla­ten­se Juan Amon­da­rain.

Y pa­ra com­ple­tar, se di­ce que el ra­di­ca­lis­mo bus­ca, al me­nos, con­ser­var lo que tie­ne. El nom­bre de Ro­dri­go no es se­gu­ro, por­que ha­bría otros gru­pos de la UCR in­tere­sa­dos en for­zar un re­cam­bio. In­clu­so se di­ce que los ra­di­ca­les quieren dos lu­ga­res en el di­rec­to­rio.

Y a to­do es­to ha­bría que su­mar el nom­bre de al­gún ma­cris­ta.

La cues­tión se ha vuel­to di­fí­cil de re­sol­ver por­que en el me­dio apa­re­cen los acuer­dos de go­ber­na­bi­li­dad que se ce­rra­ron en la Le­gis­la­tu­ra y que per­mi­tie­ron a Vidal te­ner Pre­su­pues­to es­te año. De ellos par­ti­ci­pa­ron in­ten­den­tes dia­lo­guis­tas, mas­sis­tas y, ob­via­men­te, el ofi­cia­lis­mo. To­dos, aho­ra, van de­trás de es­tos lu­ga­res de po­der.

En me­dio de es­tas ten­sio­nes, Vidal se es­ta­ría in­cli­nan­do por la sa­li­da de re­du­cir el di­rec­to­rio del Ban­co Pro­vin­cia. De es­ta po­si­bi­li­dad se ha­bló en los úl­ti­mos días no só­lo en la Le­gis­la­tu­ra y el Ba­pro, sino tam­bién en en­cum­bra­dos des­pa­chos de la Go­ber­na­ción.

Exis­ten otras va­can­tes en el Es­ta­do no me­nos ape­te­ci­bles: las dos que se abrie­ron en el Tri­bu­nal de Cuen­tas. Por aho­ra, en es­te ca­so, Vidal pre­fie­re esperar.<

Ma­ría Eu­ge­nia Vidal con Juan Cu­rut­chet, pre­si­den­te del Ban­co Pro­vin­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.