“Me que­dé sin tra­ba­jo y tam­bién sin mi hi­ja"

Democracia - - Sociedad -

Du­ran­te la no­che del do­min­go se con­fir­mó el pro­nós­ti­co me­nos pen­sa­do: Lour­des Es­pín­do­la, la po­li­cía de 25 años que fue ba­lea­da en el cue­llo du­ran­te un in­ten­to de ro­bo el sá­ba­do en Itu­zain­gó, su­fre muer­te ce­re­bral. El cua­dro es irre­ver­si­ble. “Es un mo­men­to du­ro, muy di­fí­cil. Y lo de Lour­des jus­to me aga­rró con un te­ma com­pli­ca­do”, ase­gu­ró su pa­dre, Juan Es­pín­do­la, que des­cri­bió la dra­má­ti­ca si­tua­ción que vi­ve la fa­mi­lia.

Así, el hom­bre de 53 años na­ci­do en Mi­sio­nes re­la­tó que el ata­que a su hi­ja apa­re­ció en me­dio de una si­tua­ción per­so­nal de­li­ca­da. “El miér­co­les fui a tra­ba­jar y me dan la noticia de que el vier­nes se cie­rra la em­pre­sa y me que­dé sin tra­ba­jo des­pués de 16 años en la em­pre­sa. Y des­pués, es­te bal­de de agua fría que se me vie­ne aho­ra, es muy du­ro”, afir­mó.

Es­pín­do­la co­men­tó que su hi­ja Lour­des so­ñó des­de muy pe­que­ña con la po­si­bi­li­dad de ser po­li­cía. "Nun­ca pu­di­mos sa­car­le eso de su ca­be­za, pe­ro su de­ci­sión era su de­ci­sión y ha­bía que res­pe­tar­la”, afir­mó el hom­bre.

Por otro la­do, ase­gu­ró que tan­to él co­mo su mu­jer van a com­par­tir el cui­da­do de su nie­to Juan Ig­na­cio Le­des­ma Es­pín­do­la, de 6 años, con el pa­dre del ni­ño, que es­ta­ba se­pa­ra­do de Lour­des.

“Yo aho­ra ne­ce­si­to un tra­ba­jo, al­go. Aho­ra me pa­só to­do es­to y yo ten­go que cui­dar de mi nie­to, ten­go que abas­te­cer­lo”, ex­pli­có Es­pín­do­la.

El hom­bre ase­gu­ró que, has­ta el mo­men­to, no hu­bo nin­gún re­pre­sen­tan­te del Go­bierno de la Pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res que se acer­ca­ra a la fa­mi­lia pa­ra dar­le apo­yo. El úni­co que lo hi­zo fue el in­ten­den­te de Be­ra­za­te­gui, Pa­tri­cio Mus­si, lo­ca­li­dad bo­nae­ren­se don­de vi­vía Lour­des con su pa­re­ja, Fer­nan­do Al­ta­mi­rano.<

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.