El Pa­pa le acep­tó la re­nun­cia al obis­po de Aus­tra­lia por en­cu­bri­dor

Democracia - - Internacionales -

El Pa­pa Fran­cis­co acep­tó ayer la re­nun­cia de un ar­zo­bis­po aus­tra­liano con­de­na­do por en­cu­brir abu­sos se­xua­les de un sa­cer­do­te a me­no­res, tras la cre­cien­te pre­sión ejer­ci­da por pre­la­dos e in­clu­so por el pri­mer mi­nis­tro del país.

Fue la se­gun­da re­nun­cia de un car­go ecle­siás­ti­co de al­to per­fil por su re­la­ción con los abu­sos se­xua­les en los úl­ti­mos días, lo que su­gie­re que el Pon­tí­fi­ce es­tá dis­pues­to a mos­trar­se fir­me en es­te asun­to an­tes de via­jar a Ir­lan­da el mes que vie­ne, don­de es pro­ba­ble que el escándalo do­mi­ne la vi­si­ta.

El ar­zo­bis­po de Ade­lai­da, Phi­lip Wil­son, fue con­de­na­do en ma­yo por no re­por­tar a la po­li­cía los re­pe­ti­dos abu­sos co­me­ti­dos por el sa­cer­do­te pe­dó­fi­lo Ja­mes Flet­cher a dos mo­na­gui­llos en la re­gión de Hun­ter Va­lley, en el Nor­te de Syd­ney, du­ran­te la dé­ca­da de 1970. Wil­son es el re­li­gio­so de ma­yor ran­go con­de­na­do por en­cu­brir las agre­sio­nes.

Wil­son ha­bía re­cha­za­do re­nun­ciar a su car­go has­ta que no se re­sol­vie­se la ape­la­ción de su ca­so, aun­que la se­ma­na pa­sa­da re­co­no­ció que los pe­di­dos pa­ra su di­mi­sión iban en au­men­to. A me­dia­dos de mes, el pri­mer mi­nis­tro de Aus­tra­lia, Mal­colm Turn­bull, se su­mó a las vo­ces que pe­dían a Fran­cis­co que lo echa­se.

El Vaticano di­jo en un co­mu­ni­ca­do de ape­nas una lí­nea pu­bli­ca­do hoy que Fran­cis­co acep­tó la re­nun­cia de Wil­son. El re­li­gio­so tie­ne 67 años, muy por de­ba­jo de la edad a la que sue­len re­ti­rar­se los obis­pos, los 75 años.

En una de­cla­ra­ción emi­ti­da por la arquidiócesis, Wil­son di­jo que pre­sen­tó su re­nun­cia a Fran­cis­co por su pro­pia vo­lun­tad el 20 de ju­lio, un día des­pués del lla­ma­do de Turn­bull, y di­jo que es­pe­ra­ba que su de­ci­sión ayu­da­ra a sa­nar a las víc­ti­mas y al res­to de la co­mu­ni­dad ca­tó­li­ca.

Es­ta me­di­da es re­le­van­te da­do que Fran­cis­co es­tá so­me­ti­do a una cre­cien­te pre­sión pa­ra san­cio­nar a los pre­la­dos que ges­tio­na­ron mal o ta­pa­ron los ca­sos de abu­sos, con lla­ma­dos pa­ra que se abra una in­ves­ti­ga­ción com­ple­ta en Es­ta­dos Uni­dos y con pes­qui­sas pe­na­les ya en mar­cha en Chi­le. En Es­ta­dos Uni­dos, los obis­pos y car­de­na­les es­tán so­me­ti­dos a una cre­cien­te pre­sión pa­ra re­ve­lar qué sa­bían so­bre los abu­sos a se­mi­na­ris­tas, tan­to adul­tos co­mo me­no­res, su­pues­ta­men­te co­me­ti­dos por el car­de­nal Theo­do­re McCa­rrick, ex ar­zo­bis­po de Was­hing­ton.<

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.