La re­pre­sión en Ni­ca­ra­gua ame­na­za con de­to­nar otro éxo­do ma­si­vo

>Cos­ta Ri­ca, el país más afec­ta­do, di­jo que la can­ti­dad de pe­di­dos de asi­lo es “exor­bi­tan­te”; es­ti­man que unas 3.000 per­so­nas cru­zan por se­ma­na.

Democracia - - Internacionales -

En me­dio de la du­ra cri­sis ins­ti­tu­cio­nal y la cre­cien­te ola de vio­len­cia que atra­vie­sa Ni­ca­ra­gua, ca­da vez son más los ciu­da­da­nos que se ven obli­ga­dos a aban­do­nar el país. La Di­rec­ción de Mi­gra­ción y Ex­tran­je­ría de Cos­ta Ri­ca, “el nú­me­ro de so­li­ci­tu­des de re­fu­gio es exor­bi­tan­te” en lo que va del año y el 68% de es­tas co­rres­pon­den a ni­ca­ra­güen­ses, el tri­ple que las de ve­ne­zo­la­nos.

La can­ci­ller de Cos­ta Ri­ca, Epsy Camp­bell, di­jo que se es­ti­ma que cer­ca 3.000 ni­ca­ra­güen­ses cru­zan por se­ma­na a su país des­de que em­pe­za­ron las pro­tes­tas. “Hay un au­men­to que po­dría lle­gar a una cri­sis. Si lle­ga­mos a 5.000 per­so­nas que in­gre­san por se­ma­na, es­ta­ría­mos ha­blan­do de cri­sis”, se­ña­ló.

Braulio Abar­ca Agui­lar, abo­ga­do y miem­bro del Cen­tro Ni­ca­ra­güen­se de los De­re­chos Hu­ma­nos (Ce­nidh), se­ña­ló a Cos­ta Ri­ca co­mo el prin­ci­pal des­tino al que se di­ri­gen los mi­gran­tes, se­gui­do por Pa­na­má, Es­ta­dos Uni­dos y Es­pa­ña. Agre­gó que, en gran me­di­da, son en su ma­yo­ría jó­ve­nes los que de­bi­do a las ame­na­zas de muer­te y los ase­dios po­li­cia­les y pa­ra­mi­li­ta­res son obli­ga­dos a des­pla­zar­se.

Des­de que co­men­za­ron las pro­tes­tas el 18 de abril, en re­cla­mo por la re­for­ma del sis­te­ma pre­vi­sio­nal, el Ce­nidh se ha en­car­ga­do de re­gis­trar las de­nun­cias de dis­tin­tas vio­la­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos y, a su vez, de emi­tir cons­tan­cias que las cer­ti­fi­quen. Sue­len ser ne­ce­sa­rias pa­ra las per­so­nas que quie­ren ac­ce­der a una so­li­ci­tud de re­fu­gio en cual­quier país.

A par­tir de prin­ci­pios de ju­nio el Ce­nidh pa­só a en­tre­gar al­re­de­dor de 30 cons­tan­cias dia­rias, y lle­ga­ron al ex­tre­mo de que­dar­se sin pa­pel mem­bre­ta­do. Mien­tras que al­gu­nas per­so­nas for­man lar­gas fi­las en la em­ba­ja­da cos­ta­rri­cen­se pa­ra tra­mi­tar la vi­sa, mu­chas otras op­tan por atra­ve­sar la fron­te­ra “por pun­tos cie­gos”. De los ca­sos que aten­dió y ase­so­ró Abar­ca Agui­lar, un 60% son in­do­cu­men­ta­dos y só­lo un 40% cuen­tan con pa­sa­por­te.

Pe­ro es­te no se­ría el úni­co fac­tor por el cual mu­chos ni­ca­ra­güen­ses emi­gran del país por los pun­tos cie­gos de las dis­tin­tas fron­te­ras. Se­gún el sa­cer­do­te Ed­win Román, ac­tual de­fen­sor por los de­re­chos hu­ma­nos en Ni­ca­ra­gua, exis­ten ries­gos a la ho­ra de tra­mi­tar el pa­sa­por­te o de pa­sar por el con­trol de mi­gra­cio­nes. “Hay nom­bres que al la­do tie­nen la pa­la­bra avi­so”, acla­ró el cu­ra, y ex­pli­có que en ese ca­so las per­so­nas se en­cuen­tran im­po­si­bi­li­ta­das a la ho­ra de sa­lir del país, e in­clu­so son de­te­ni­das y acu­sa­das, por ejem­plo, de terrorismo.

La pa­rro­quia San Mi­guel, en la ca­pi­tal de Ma­na­gua, y a car­go del pa­dre Ed­win, se trans­for­mó en “un dis­pen­sa­rio y en una mor­gue” pa­ra el gran nú­me­ro de he­ri­dos y víc­ti­mas fa­ta­les que se em­pe­za­ron a re­gis­trar en las dis­tin­tas pro­tes­tas, pe­ro tam­bién su­po con­ver­tir­se en el pun­to de en­cuen­tro de al­gu­nas aso­cia­cio­nes ni­ca­ra­güen­ses por los de­re­chos hu­ma­nos y de civiles que van a re­por­tar la des­apa­ri­ción o de­ten­ción de sus fa­mi­lia­res. El sa­cer­do­te ex­pli­có que él tam­bién pue­de ofre­cer una car­ta de re­co­men­da­ción pa­ra aque­llos que ne­ce­si­ten so­li­ci­tar re­fu­gio en otros paí­ses, pe­ro no así con­se­guir vi­sas.<

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.