La im­por­tan­cia de cui­dar la sa­lud car­dio­vas­cu­lar de los ni­ños

Democracia - - Servicios - Por @LeoCos­cia

Los ni­ños no son una po­bla­ción a la que se ten­ga en cuen­ta cuan­do se ha­bla del cre­ci­mien­to de la enfermedad car­dio­vas­cu­lar y sus te­mi­das con­se­cuen­cias: el in­far­to de mio­car­dio, la obs­truc­ción co­ro­na­ria, el ac­ci­den­te ce­re­bro vas­cu­lar (ACV).

Sin em­bar­go, es el cui­da­do de la sa­lud car­dio­vas­cu­lar de los más chi­cos lo que ha­rá que esa preo­cu­pan­te epi­de­mio­lo­gía, que hoy es el prin­ci­pal pro­ble­ma de sa­lud en el mun­do en­te­ro se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), de­crez­ca en nues­tra fu­tu­ra po­bla­ción adul­ta.

"La úni­ca for­ma de dis­mi­nuir los fac­to­res de ries­go car­dio­vas­cu­lar es lo­grar que los chi­cos lle­guen a la vi­da adul­ta con bue­nos há­bi­tos arrai­ga­dos: no fu­mar, te­ner una bue­na ali­men­ta­ción y rea­li­zar ejer­ci­cio fí­si­co", sin­te­ti­zó el car­dió­lo­go Adrián D’Ovi­dio, pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Ar­gen­ti­na de Car­dio­lo­gía (FAC).

"Si lo­gra­mos mo­di­fi­car esos há­bi­tos, me­dian­te el diá­lo­go, bus­can­do ma­ne­ras efi­ca­ces de in­ter­ve­nir, in­da­gan­do en sus cos­tum­bres pa­ra po­der ha­cer que se com­pro­me­tan con un cam­bio hoy, va­mos a te­ner me­nos fac­to­res de ries­go en la po­bla­ción a fu­tu­ro", ase­gu­ró Sandra Ro­me­ro, mé­di­ca car­dió­lo­ga, ci­ru­ja­na in­fan­til y es­pe­cia­lis­ta en He­mo­di­na­mia, pre­si­den­te del Co­mi­té de Car­dio­pa­tías Con­gé­ni­tas de FAC.

No obs­tan­te, Ro­me­ro ad­vir­tió que "en ca­da lu­gar de nues­tro país los há­bi­tos de los ni­ños son muy di­fe­ren­tes a pe­sar de que la ten­den­cia al in­cre­men­to de la obe­si­dad y el se­den­ta­ris­mo se man­ten­ga".

Por tal mo­ti­vo, la FAC lan­za es­te año a tra­vés de su Co­mi­té de Car­dio­pa­tías Con­gé­ni­tas, una cam­pa­ña na­cio­nal pa­ra el re­le­va­mien­to de los fac­to­res de ries­go en es­cue­las pri­ma­rias, a tra­vés, se­gún ex­pli­có Ana­lía Mol­te­ni, ti­tu­lar de la Se­cre­ta­ría de Pren­sa y Di­fu­sión de la FAC, "de un pe­que­ño test di­ver­ti­do muy fá­cil de res­pon­der, que nos per­mi­ti­rá dis­po­ner de un mues­treo de unos 120 chi­cos co­mo mí­ni­mo en ca­da pro­vin­cia".

Es­ta en­cues­ta se pon­drá en mar­cha en las es­cue­las don­de al­gu­nos de los es­pe­cia­lis­tas de la FAC brin­da­rán char­las in­for­ma­ti­vas y de con­cien­ti­za­ción so­bre há­bi­tos sa­lu­da­bles y prevención de fac­to­res de ries­go pa­ra to­da la co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va.

"La idea es desa­rro­llar ac­cio­nes so­bre la prevención ba­sa­dos en un re­gis­tro ac­tual de la reali­dad de nues­tros ni­ños, por­que ese es el pe­río­do so­bre el que te­ne­mos que ac­tuar, ya que una vez que los há­bi­tos es­tán ins­ta­la­dos en la vi­da adul­ta es mu­cho más di­fí­cil so­lu­cio­nar el pro­ble­ma", se­ña­ló Jor­ge Ca­mi­llet­ti, mé­di­co es­pe­cia­lis­ta en Car­dio­lo­gía, car­dió­lo­go nu­clear y vi­ce­pre­si­den­te 2° de la FAC.

Lo po­co que nos mo­ve­mos

Es­tu­dios a ni­vel de la OMS po­nen al se­den­ta­ris­mo –la fal­ta de ac­ti­vi­dad fí­si­ca– co­mo la cuar­ta cau­sa de muer­te a ni­vel mun­dial, y en la Ar­gen­ti­na, se­gún la úl­ti­ma En­cues­ta Na­cio­nal de Fac­to­res de Ries­go, se es­ti­ma que 38.000 per­so­nas por año de en­tre 40 y 79 años mue­ren por cau­sas re­la­cio­na­das con la fal­ta de ac­ti­vi­dad fí­si­ca.

La car­dió­lo­ga Pau­la Qui­ro­ga, es­pe­cia­lis­ta en Reha­bi­li­ta­ción Car­dio­vas­cu­lar y pre­si­den­ta del Co­mi­té de Car­dio­lo­gía del Ejer­ci­cio de la FAC, hi­zo hin­ca­pié en otra de las aris­tas prin­ci­pa­les por don­de to­mar es­te com­ple­jo pro­ble­ma.

"El mo­vi­mien­to es al­go in­na­to y los ni­ños ‘en­tre­nan’ de ma­ne­ra na­tu­ral a tra­vés del jue­go, pe­ro los chi­cos de hoy es­tán mu­cho más li­mi­ta­dos en sus mo­vi­mien­tos que los de las ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res".

La con­se­cuen­cia es un cre­cien­te se­den­ta­ris­mo que se ve re­fle­ja­do en el au­men­to de las ta­sas de so­bre­pe­so a edad tem­pra­na y de­tec­ción pre­coz de dia­be­tes ad­qui­ri­da.

"El pro­ble­ma es qué ha­ce­mos los adul­tos fren­te a es­to, en­ton­ces, ini­cia­ti­vas co­mo los quios­cos sa­lu­da­bles y el au­men­to de las ho­ras de Edu­ca­ción Fí­si­ca en al­gu­nas es­cue­las, son ini­cia­ti­vas in­tere­san­tes, pe­ro lo cier­to es que tam­bién los adul­tos es­ta­mos in­mer­sos en el pro­ble­ma de la fal­ta de tiem­po y de lu­gar".

La car­dió­lo­ga men­cio­nó el ca­so de fa­mi­lias con ma­yor po­der ad­qui­si­ti­vo que se mu­dan a ba­rrios ce­rra­dos don­de cuen­tan con más es­pa­cio y se­gu­ri­dad, pe­ro don­de los chi­cos si­guen pe­ga­dos a las pan­ta­llas de compu­tado­ras, ce­lu­la­res y ta­blets.

"Es im­por­tan­te que los adul­tos pre­di­que­mos con el ejem­plo y bus­que­mos es­pa­cios don­de po­da­mos com­par­tir con nues­tros hi­jos ac­ti­vi­da­des en las que se pro­pi­cie el mo­vi­mien­to", aña­dió.

En ese sen­ti­do, Qui­ro­ga di­jo que "a ve­ces las eva­lua­cio­nes pre­de­por­ti­vas tam­bién fun­cio­nan co­mo li­mi­tan­tes de la ac­ti­vi­dad fí­si­ca, por­que se pi­den de­ma­sia­dos es­tu­dios" pa­ra cer­ti­fi­car que el ni­ño es­tá en con­di­cio­nes de rea­li­zar ac­ti­vi­dad fí­si­ca, cuan­do en reali­dad, lo que es­tá de­mos­tra­do a ni­vel in­ter­na­cio­nal es que si el ni­ño no tie­ne so­plo, ni nin­gún ti­po de sín­to­mas ni an­te­ce­den­tes de muer­te sú­bi­ta en la fa­mi­lia, es muy ra­ro que ten­ga­mos al­gún pro­ble­ma y bas­ta con un buen exa­men fí­si­co".<

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.