Pe­nas más du­ras pa­ra ho­mi­ci­dios cul­po­sos en ac­ci­den­tes de trán­si­to

>Una mo­di­fi­ca­ción del Có­di­go Pe­nal, con la in­cor­po­ra­ción del ar­tícu­lo 84 bis, abrió la puer­ta pa­ra ele­var la es­ca­la pu­ni­ti­va en si­nies­tros via­les. > Es­to ha­ce que, an­te de­ter­mi­na­dos agra­van­tes, ha­ya más pro­ba­bi­li­da­des de que las con­de­nas sean de cum­pli­mie

Democracia - - Front Page -

Las pe­nas de cum­pli­mien­to efec­ti­vo por ho­mi­ci­dios cul­po­sos en ac­ci­den­tes de trán­si­to en Ju­nín es­tán em­pe­zan­do a ser una no­ve­dad en el sis­te­ma ju­di­cial lo­cal.

El ca­so más re­cien­te en es­te sen­ti­do es el de Ren­zo Ro­set­ti, quien fue ha­lla­do cul­pa­ble de la muer­te de Ale­jan­dra Gau­na en un he­cho ca­ra­tu­la­do co­mo “ho­mi­ci­dio cul­po­so agra­va­do”, a quien el ti­tu­lar del Juz­ga­do Co­rrec­cio­nal N°3 de Ju­nín le dic­tó una pe­na a tres años y seis me­ses de pri­sión que, en ca­so de que la sen­ten­cia que­de fir­me, ter­mi­na­rá con el con­de­na­do en­tre re­jas.

En el lí­mi­te que­dó el ca­so re­suel­to es­ta se­ma­na, tam­bién ca­ra­tu­la­do co­mo “ho­mi­ci­dio cul­po­so agra­va­do”, en el que se le die­ron tres años de pri­sión en sus­pen­so a Julio Cas­ti­llo, por la muer­te de Aldana Mo­re­na Molina, de 5 años de edad, tras su­frir un ac­ci­den­te de trán­si­to el 31 de ma­yo de 2017, en ave­ni­da In­ten­den­te de la So­ta, a me­tros de su in­ter­sec­ción con ave­ni­da Al­mi­ran­te Brown.

Un ca­mino si­mi­lar po­dría se­guir la cau­sa por la muer­te de Fran­ci­na Mar­cac­cio, en la que es­ta se­ma­na se re­qui­rió su ele­va­ción a jui­cio oral, aun­que es­to de­pen­de­rá de la eva­lua­ción que ha­ga el fis­cal Es­te­ban Pe­der­ne­ra.

Lo cier­to es que du­ran­te años se pi­dió ma­yor du­re­za en las con­de­nas por es­te ti­po de he­chos y ac­tual­men­te eso se es­tá em­pe­zan­do a ver. Y el mo­ti­vo de es­te cam­bio de pa­ra­dig­ma es una re­for­ma del Có­di­go Pe­nal que es­ta­ble­ció una ele­va­ción de la es­ca­la pu­ni­ti­va en los ca­sos de ho­mi­ci­dio cul­po­so en ac­ci­den­tes de trán­si­to y con de­ter­mi­na­dos agra­van­tes, lo que au­men­ta las pro­ba­bi­li­da­des de que las con­de­nas sean de cum­pli­mien­to efec­ti­vo.

Qué cam­bió

En diá­lo­go con De­mo­cra­cia, el doc­tor Es­te­ban Pe­der­ne­ra ex­pli­ca que el Có­di­go Pe­nal re­gu­la, des­de su san­ción en 1921, la fi­gu­ra del ho­mi­ci­dio cul­po­so, “pe­ro cla­ro, no so­lo han pa­sa­do ca­si cien años de su en­tra­da en vi­gen­cia, sino que tam­bién los tiem­pos cambiaron y el trán­si­to de las ciu­da­des se ha com­ple­ji­za­do”. Es­te es­ce­na­rio ge­ne­ró que la fi­gu­ra del ho­mi­ci­dio cul­po­so “co­men­za­ra a que­dar ve­tus­ta fren­te a la nue­va reali­dad, más gra­vo­sa, por cier­to”. En­ton­ces co­men­za­ron a sur­gir crí­ti­cas y re­cla­mos que en mu­chos ca­sos se ca­na­li­za­ron a tra­vés de or­ga­ni­za­cio­nes na­ci­das a raíz de la pro­ble­má­ti­ca, co­mo “Lu­che­mos por la Vi­da”, “Ma­dres del Do­lor” y “Es­tre­llas Ama­ri­llas”, en­tre otras. Y con el tiem­po, la de­man­da en­con­tró un eco le­gis­la­ti­vo.

“Es así fue que en ene­ro de 2017 se san­cio­nó la ley 27.347 que vino a ac­tua­li­zar la res­pues­ta es­ta­tal an­te el de­li­to de ho­mi­ci­dio cul­po­so”, con­ti­núa Pe­der­ne­ra.

Es­ta nor­ma tie­ne dos par­ti­cu­la­ri­da­des pa­ra des­ta­car: por un la­do, di­vi­dió en dos lo que his­tó­ri­ca­men­te fue una so­la fi­gu­ra, es de­cir que aho­ra el ar­tícu­lo 84 del Có­di­go Pe­nal re­gu­la la fi­gu­ra del ho­mi­ci­dio cul­po­so, mien­tras que, el nue­vo e in­cor­po­ra­do ar­tícu­lo 84 bis, in­de­pen­di­zó el ho­mi­ci­dio cul­po­so co­me­ti­do por la con­duc­ción im­pru­den­te, ne­gli­gen­te o an­ti­rre­gla­men­ta­ria de un vehícu­lo, de otras for­mas ac­ci­den­ta­les de muer­te. Y, por otro la­do, au­men­to las pe­nas.

“Am­bas cues­tio­nes fue­ron im­por­tan­tes –ana­li­za el fis­cal del ca­so Mar­cac­cio–; lo ati­nen­te a la in­de­pen­di­za­ción del ti­po pe­nal re­dun­da en una fi­gu­ra es­pe­cí­fi­ca, que re­gu­la en sí to­das las cir­cuns­tan­cias que han de agra­var la fi­gu­ra, evi­tan­do que ello sea ma­te­ria dis­cre­cio­nal in­ter­pre­ta­ti­va; aho­ra es la ley la que di­ce ca­te­gó­ri­ca­men­te qué cir­cuns­tan­cia agra­van la fi­gu­ra y ya no de­pen­de­rá de cri­te­rios ju­ris­pru­den­cia­les. Por otro la­do, el in­cre­men­to de las pe­nas en el se­gun­do pá­rra­fo del ar­tícu­lo 84 bis, que des­cri­be las agra­van­tes, aco­ta mu­cho la po­si­bi­li­dad de go­zar de una pe­na en sus­pen­so”.

De es­ta ma­ne­ra, se de­be­rá im­po­ner una pe­na de en­tre tres y seis años si el con­duc­tor se die­ra a la fu­ga o no in­ten­ta­se so­co­rrer a la víc­ti­ma, o si es­tu­vie­se ba­jo los efec­tos de es­tu­pe­fa­cien­tes o con un ni­vel de al­coho­le­mia igual o su­pe­rior a qui­nien­tos mi­li­gra­mos por li­tro de san­gre, o si es­tu­vie­se con­du­cien­do en ex­ce­so de ve­lo­ci­dad de más de trein­ta ki­ló­me­tros por en­ci­ma de la má­xi­ma per­mi­ti­da en el lu­gar del he­cho, o si con­du­je­se es­tan­do in­ha­bi­li­ta­do pa­ra ha­cer­lo por au­to­ri­dad com­pe­ten­te, o si vio­la­re la señalización del se­má­fo­ro o las se­ña­les de trán­si­to que in­di­can el sen­ti­do de cir­cu­la­ción vehi­cu­lar, o si hu­bie­ra cul­pa te­me­ra­ria, o cuan­do fue­ren más de una las víc­ti­mas fa­ta­les.

“Es por ello que, en los úl­ti­mos tiem­pos es­ta­mos apre­cian­do una ma­yor can­ti­dad de sen­ten­cias ju­di­cia­les con­de­na­to­rias de cum­pli­mien­to efec­ti­vo”, con­clu­ye Pe­der­ne­ra.

Ca­sos de Ju­nín

Jorge Cóp­po­la fue el juez que dic­tó sen­ten­cia en los ca­sos Ro­set­ti y Cas­ti­llo. En diá­lo­go con es­te me­dio ex­pli­ca que en el pri­me­ro de ellos ocu­rrió “an­tes de la re­for­ma” men­cio­na­da pre­via­men­te, por lo que se lo juz­gó en los tér­mi­nos del ar­tícu­lo 84. No obs­tan­te, se lo con­de­nó a tres años y me­dio de cum­pli­mien­to efec­ti­vo.

Quien hi­zo ese pe­di­do –al que ac­ce­dió el ma­gis­tra­do– fue el fis­cal de la Uni­dad Fun­cio­nal de Ins­truc­ción N°2, Javier Ochoaiz­pu­ro, quien se­ña­la que allí se con­tem­pla­ron “cir­cuns­tan­cias es­pe­cí­fi­cas, per­so­na­les, y de­ter­mi­na­das ca­rac­te­rís­ti­cas que sir­ven pa­ra in­di­vi­dua­li­zar la pe­na, es­to es, la can­ti­dad de años que se le for­mu­la a un impu­tado”. Aho­ra bien, si es­te he­cho se hu­bie­se pro­du­ci­do lue­go de la re­for­ma y hu­bie­ra te­ni­do el ar­tícu­lo 84 bis co­mo he­rra­mien­ta, ¿po­dría ha­ber­se pe­di­do una pe­na ma­yor pa­ra el impu­tado? Ochoaiz­pu­ro res­pon­de que el aná­li­sis “no es tan li­neal”, y pro­fun­di­za: “El ar­tícu­lo 41 del Có­di­go Pe­nal es­pe­ci­fi­ca la per­so­na­li­za­ción y eva­lua­ción de las cir­cuns­tan­cias del he­cho y del impu­tado, es de­cir, su edu­ca­ción, lo que lo lle­vó a de­lin­quir, su con­duc­ta pos­te­rior y otros, pa­ra pon­de­rar y me­dir qué pe­na le co­rres­pon­de. No po­día de­cir si hu­bie­se pe­di­do la mis­ma con­de­na u otra, en ese mo­men­to las pe­nas eran me­no­res, qui­zás hoy se hu­bie­se po­di­do pe­dir un po­co más”.

En re­fe­ren­cia al ca­so de Cas­ti­llo, el juez Cóp­po­la re­mar­ca que los ma­gis­tra­dos de­ben “es­ta­ble­cer una pe­na en mé­ri­to a cir­cuns­tan­cias ate­nuan­tes

y agra­van­tes, y en es­te ca­so la fis­cal va­lo­ró una so­la agra­van­te en ma­ne­ra im­pro­ce­den­te, por­que ella va­lo­ró co­mo tal la te­me­ri­dad en la con­duc­ción, que es un ele­men­to del ti­po pe­nal, es­to sig­ni­fi­ca que, si es­ta im­pru­den­cia no hu­bie­se si­do pro­ba­da, la per­so­na no ha­bría si­do con­de­na­da”. En­ton­ces, el he­cho de ha­ber­se da­do a la fu­ga lo de­jó com­pren­di­do por el 84 bis, y se le die­ron tres años “por­que se va­lo­ra­ron dos ate­nuan­tes que pi­dió la de­fen­sa y nin­gún agra­van­te, por­que el que pi­dió la fis­ca­lía y la de­fen­sa de la víc­ti­ma, era im­pro­ce­den­te”.

Cóp­po­la agre­ga que “tam­bién se tu­vo en cuen­ta que el re­sul­ta­do trá­gi­co se pro­du­ce a cau­sa de una con­cu­rren­cia de res­pon­sa­bi­li­da­des, y hu­bo que eva­luar, ade­más, la fal­ta de con­trol pa­ren­tal so­bre la ne­na de cin­co años que ha­bía que­da­do so­la en un au­to y lue­go cru­zó la ca­lle por un lu­gar en el que no es­ta­ba per­mi­ti­do ha­cer­lo”.

Un ter­cer ca­so re­so­nan­te de los úl­ti­mos tiem­pos fue la con­de­na a nue­ve años de pri­sión pa­ra el ciu­da­dano bo­li­viano

Da­vid Quis­pe Vi­za, por el ac­ci­den­te que le cos­tó la vi­da Sol Medialdea y Miguel Án­gel Co­lom­bo. Sin em­bar­go, es­te pro­ce­so fue di­fe­ren­te por­que la ca­li­fi­ca­ción del he­cho fue “Ho­mi­ci­dio sim­ple –en dos opor­tu­ni­da­des– y le­sio­nes gra­ves en cua­tro opor­tu­ni­da­des”.

El doc­tor Miguel Án­gel Vi­la­se­ca, miem­bro del Tri­bu­nal Oral en lo Cri­mi­nal N°1 que dic­tó es­ta sen­ten­cia, acla­ra que es­tos ca­sos lle­gan ex­cep­cio­nal­men­te a es­ta ins­tan­cia. Prue­ba de ello es que fue el úni­co con do­lo even­tual que tu­vo en vein­te años.

“Es­te ca­so lle­gó has­ta no­so­tros por­que era una per­so­na que ve­nía ma­ne­jan­do des­de 40 ki­ló­me­tros an­tes del pea­je pa­san­do de una mano a la otra per­ma­nen­te­men­te”, ex­pli­ca Vi­la­se­ca, re­for­zan­do la idea de que la gran can­ti­dad de ma­nio­bras te­me­ra­rias de­mos­tra­ron la gra­ve­dad de la con­duc­ta del con­de­na­do. Y agre­ga: “Si es­te mis­mo he­cho hu­bie­ra ocu­rri­do sin to­do ese com­por­ta­mien­to pre­vio, de tan­tos ki­ló­me­tros, es muy pro­ba­ble que hu­bie­se que­da­do con la fi­gu­ra sim­ple del ho­mi­ci­dio cul­po­so”.

Por la pre­ven­ción

Más allá de lo pu­ni­ti­vo, los re­fe­ren­tes de la Jus­ti­cia ha­cen hin­ca­pié en la im­por­tan­cia de la pre­ven­ción y del ne­ce­sa­rio or­de­na­mien­to vehi­cu­lar.

“Sa­be­mos que el trán­si­to hoy en día es caó­ti­co –pun­tua­li­za Cóp­po­la–, uno no jus­ti­fi­ca los ex­ce­sos, pe­ro creo que nin­gún ciu­da­dano de Ju­nín po­dría ju­rar que nun­ca ha cir­cu­la­do a ma­yor ve­lo­ci­dad que la per­mi­ti­da. En­ton­ces, el trán­si­to en nues­tra ciu­dad es desas­tro­so, no se res­pe­tan las nor­mas y cual­quie­ra pue­de su­frir una cir­cuns­tan­cia co­mo es­ta, na­die es­tá exen­to”.

En el mis­mo sen­ti­do, Pe­der­ne­ra sos­tie­ne que “es­te agra­va­mien­to de la ley pe­nal no de­be asus­tar­nos, por el con­tra­rio, de­be ha­cer­nos re­ca­pa­ci­tar en cuan­to a nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad al mo­men­to de con­du­cir un vehícu­lo y res­pe­tar las nor­mas de trán­si­to, co­mo tam­bién las me­di­das de se­gu­ri­dad que es­tén a nues­tro al­can­ce y que de­be­mos adop­tar, por­que es tan, o más im­por­tan­te, ma­ne­jar un vehícu­lo en con­di­cio­nes téc­ni­cas y me­cá­ni­cas, co­mo lle­var co­lo­ca­do el cin­tu­rón de se­gu­ri­dad o cas­co”.

Por eso, las ca­lles y ru­tas “de­ben ser vías de co­mu­ni­ca­ción y no pis­tas” en las que se ma­ne­je te­me­ra­ria­men­te “co­mo si se tra­ta­ra de una sel­va don­de el más ve­loz es el más fuer­te”.

Pa­ra Pe­der­ne­ra, hay una si­tua­ción apre­mian­te: “No po­de­mos se­guir en pleno si­glo XXI dis­cu­tien­do si el cas­co lo lle­va­mos pues­to o no, o si el cin­tu­rón de se­gu­ri­dad lo uti­li­za­mos o pres­cin­di­mos de él. La­men­ta­ble­men­te, las muer­tes ac­ci­den­ta­les son en mu­chos ca­sos evi­ta­bles con mí­ni­mos re­cau­dos y nos cues­ta to­mar con­cien­cia de ello; lue­go, cuan­do el va­cío irre­pa­ra­ble de per­der un ser que­ri­do nos sor­pren­de, bus­ca­mos ex­pli­ca­cio­nes y cul­pa­bles, y es­tá bien, pe­ro di­cha bús­que­da no de­be exi­mir­nos de la in­tros­pec­ción y de la asun­ción de nues­tra cuo­ta res­pon­sa­ble en es­te fla­ge­lo”.<

&gt;Doc­tor Jorge Cóp­po­la, ma­gis­tra­do del Juz­ga­do Co­rrec­cio­nal N°3.

&gt;Es­te­ban Pe­der­ne­ra, fis­cal de la Uni­dad Fun­cio­nal de Ins­truc­ción N°8.

&gt;Miguel Án­gel Vi­la­se­ca, miem­bro del Tri­bu­nal Oral en lo Cri­mi­nal N°1.

&gt;Javier Ochoaiz­pu­ro, fis­cal de la Uni­dad Fun­cio­nal de Ins­truc­ción N°2.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.