El re­torno de un plan alternativo y arries­ga­do co­mo re­me­dio pa­ra la cri­sis

Democracia - - Provinciales - Por José Pi­cón

Los ce­rra­dos nu­ba­rro­nes que sur­can el fir­ma­men­to de Cam­bie­mos de­jan al­gún es­pa­cio pa­ra ex­hi­bir la fuer­te y pal­pa­ble in­quie­tud ofi­cial. Mau­ri­cio Ma­cri es­tá tran­si­tan­do su peor mo­men­to en re­la­ción a có­mo es vis­to por los bo­nae­ren­ses. El Pre­si­den­te, de acuer­do a al­gu­nos son­deos que cir­cu­la­ron en los úl­ti­mos días, ape­nas re­co­ge una ima­gen po­si­ti­va de un cuar­to de la po­bla­ción.

La caí­da en la pon­de­ra­ción pú­bli­ca del Pre­si­den­te se ha ido acen­tuan­do a me­di­da que la eco­no­mía pre­ci­pi­tó su de­rrum­be. Los 20 pun­tos me­nos de opi­nión po­si­ti­va en re­la­ción a ha­ce al­gu­nos me­ses coin­ci­de con la re­ce­sión, la de­va­lua­ción y una in­fla­ción que ga­lo­pó des­con­tro­la­da y que re­cién po­dría co­men­zar a des­ace­le­rar­se, ti­bia­men­te, con el tiem­po del adiós al com­ple­jo 2018.

Vidal pier­de ima­gen

Ese cua­dro de mal­hu­mor so­cial ha in­ci­di­do me­nos so­bre la ima­gen de la go­ber­na­do­ra. María Eu­ge­nia Vidal que se man­tie­ne, pe­se a to­do, co­mo el prin­ci­pal ac­ti­vo po­lí­ti­co de Cam­bie­mos. Tam­bién, co­mo la fi­gu­ra po­lí­ti­ca me­jor pon­de­ra­da, in­clu­so, a ni­vel na­cio­nal. Pe­ro su ima­gen se ha mos­tra­do permea­ble fren­te a la cri­sis. Su­po con­tar con ni­ve­les sor­pren­den­te­men­te al­tos de apro­ba­ción, pe­ro la caí­da del ofi­cia­lis­mo le ge­ne­ró pro­ble­mas. Aún así con­ser­va una ima­gen po­si­ti­va al­ta, su­pe­rior a los 40 pun­tos. Y que la man­tie­ne cla­ra­men­te en ca­rre­ra pa­ra el ob­je­ti­vo que se ha tra­za­do Cam­bie­mos: que Vidal sea in­qui­li­na de la Go­ber­na­ción por otros cua­tro años.

Ese es­que­ma, sin em­bar­go, ha em­pe­za­do a ser ame­na­za­do por los ava­ta­res pre­si­den­cia­les. En la po­lí­ti­ca bo­nae­ren­se y en Cam­bie­mos en par­ti­cu­lar, se ase­gu­ra que no hay plan B pa­ra la es­tra­te­gia ofi­cial. Que el Pre­si­den­te irá por la ree­lec­ción y que lo pro­pio ha­rá Vidal. El aná­li­sis más di­fun­di­do in­di­ca que si Ma­cri desis­tie­ra de ir por otro man­da­to por­que su go­bierno no lo­grar re­ver­tir el com­ple­jo es­ce­na­rio ac­tual con me­di­das con­cre­tas o re­crean­do ex­pec­ta­ti­vas en la gen­te de que le es­pe­ra un fu­tu­ro un po­co más ven­tu­ro­so, la Go­ber­na­do­ra di­fí­cil­men­te pue­da ano­tar­se en la ca­rre­ra pre­si­den­cial sin car­gar esa pe­sa­da mo­chi­la. Es de­cir, le se­ría su­ma­men­te com­ple­jo mos­trar­se co­mo una fi­gu­ra de re­cam­bio e in­com­bus­ti­ble fren­te a los pe­sa­res de la po­bla­ción, más aún por­que ter­mi­na­ría cal­zán­do­se el tra­je de can­di­da­ta ofi­cial.

El di­le­ma en el que es­tá in­mer­so el ofi­cia­lis­mo bo­nae­ren­se es có­mo li­diar con la di­co­to­mía de la pon­de­ra­ción pú­bli­ca que re­co­gen sus dos prin­ci­pa­les can­di­da­tos. Por un la­do, un Pre­si­den­te con una caí­da en su ima­gen. Por el otro, una Go­ber­na­do­ra que so­bre­pa­sa los 40 pun­tos de apro­ba­ción. Am­bos ten­drán que com­par­tir la bo­le­ta sá­ba­na. Y la po­si­bi­li­dad de un arras­tre ne­ga­ti­vo -que la ima­gen de Ma­cri neu­tra­li­ce la de Vidal- no se des­car­ta pa­ra na­da en el cam­pa­men­to ofi­cia­lis­ta.

La pro­pues­ta de Mon­zó

Ha­ce al­gu­nos me­ses, quien ad­vir­tió so­bre es­ta si­tua­ción fue Emilio Mon­zó. El pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Dipu­tados de la Na­ción es qui­zás la prin­ci­pal es­pa­da po­lí­ti­ca del ofi­cia­lis­mo, aun cuan­do esa cua­li­dad di­fí­cil­men­te en­cuen­tre un re­co­no­ci­mien­to pri­va­do y mu­cho me­nos pú­bli­co en el pi­nácu­lo del po­der de Cam­bie­mos. El le­gis­la­dor ha­bló del te­ma con fun­cio­na­rios na­cio­na­les y tam­bién con pro­vin­cia­les a quie­nes ex­pli­có su teo­ría. Plan­teó que la me­jor for­ma de po­ten­ciar la can­di­da­tu­ra del pre­si­den­te era ade­lan­tar la elec­ción en la Pro­vin­cia y ga­ran­ti­zar el triun­fo y la ree­lec­ción de Vidal. Se apro­ve­cha­ría así la si­tua­ción de un pe­ro­nis­mo ato­mi­za­do y sin un can­di­da­to ní­ti­do y ta­qui­lle­ro en la Pro­vin­cia. Lue­go, se­gún aquél es­bo­zo, la Go­ber­na­do­ra ya elec­ta se­ría la prin­ci­pal he­rra­mien­ta de cam­pa­ña de Ma­cri en la Pro­vin­cia.

A Mon­zó por po­co lo sa­ca­ron co­rrien­do. Los me­ses pa­sa­ron y la caí­da de la eco­no­mía se pre­ci­pi­tó y con ella, el ma­les­tar so­cial con las po­lí­ti­cas ofi­cia­les. Ata­da a ese mal­hu­mor cre­cien­te, ca­yó la pon­de­ra­ción pú­bli­ca del Pre­si­den­te. La ex­pec­ta­ti­va de que la eco­no­mía pue­da em­pe­zar a ge­ne­rar al­gu­na no­ti­cia un po­co más dul­ce anida en los la­bo­ra­to­rios ofi­cia­les. La cues­tión es si ese pla­ce­bo lle­ga­rá con el tiem­po su­fi­cien­te co­mo pa­ra re­ver­tir el cli­ma de pe­sa­dez.

En la Ca­sa Ro­sa­da se afe­rran a la es­pe­ran­za de la pro­mo­cio­na­da po­la­ri­za­ción con Cris­ti­na Kirch­ner ca­si co­mo una ta­bla de sal­va­ción pa­ra ca­pear el tem­po­ral y de­jar a Ma­cri de ca­ra a un nue­vo man­da­to. Pe­ro na­da pa­re­ce se­gu­ro. Pa­ra col­mo, al­gu­nas vo­ces en el pe­ro­nis­mo co­men­za­ron a po­ner en du­da que la ex pre­si­den­te se anote en la ca­rre­ra de 2019.

En ese mar em­bra­ve­ci­do hay quie­nes ase­gu­ran que aque­lla pro­pues­ta que Mon­zó lan­zó en so­li­ta­rio ya no es­ta­ría ge­ne­ran­do un re­cha­zo ce­rril. Por el con­tra­rio, en­con­tra­ría al­gún en­tu­sias­mo en sec­to­res cer­ca­nos a la pro­pia Vidal.

La cues­tión es por de­más in­có­mo­da por­que po­dría ser in­ter­pre­ta­da co­mo una de­ci­sión bo­nae­ren­se de de­sen­ten­der­se de la pe­lea pre­si­den­cial. Pe­ro si ocu­rrie­ra, di­fí­cil­men­te sur­gi­ría de una me­di­da in­con­sul­ta. Fun­cio­na­rios bo­nae­ren­ses di­cen una y otra vez que se­gui­rán la es­tra­te­gia elec­to­ral que se di­se­ñe en la Ca­sa Ro­sa­da. Más allá de los de­seos de al­gún que otro fun­cio­na­rio, ¿ha­brá dis­po­si­ción en la Ro­sa­da pa­ra en­sa­yar esa ju­ga­da de fi­nal in­cier­to? Se ve­rá.

El Pre­su­pues­to ba­jo la lu­pa

En el me­dio de esas es­pe­cu­la­cio­nes aso­ma el Pre­su­pues­to 2019 que Vidal pre­ten­de que la Le­gis­la­tu­ra aprue­be ha­cia fi­na­les de es­te mes. La dis­cu­sión re­cién arran­ca, pe­ro ya se ha ge­ne­ra­do un fuer­te es­ce­na­rio de ten­sión con in­ten­den­tes del PJ. Del ajus­te na­cio­nal que re­cae­rá so­bre las cuen­tas de la Pro­vin­cia y que as­cien­de a unos 40 mil mi­llo­nes de pe­sos, al me­nos 15 mil mi­llo­nes im­pac­ta­rán de lleno so­bre las fi­nan­zas mu­ni­ci­pa­les

La mo­chi­la pa­ra los in­ten­den­tes es vo­lu­mi­no­sa y pe­sa­da. Ahí hay un com­bo en el que co­exis­ten sub­si­dios al trans­por­te, a la ta­ri­fa so­cial de luz y has­ta una con­tri­bu­ción que his­tó­ri­ca­men­te ha­cía la Pro­vin­cia a la Ceamse en nom­bre de los mu­ni­ci­pios que des­apa­re­ce­rá el año que vie­ne. Esa car­ga es, jus­ta­men­te, el prin­ci­pal ele­men­to ne­go­cia­dor del ofi­cia­lis­mo.

El Go­bierno ne­ce­si­ta con­ven­cer a los al­cal­des del PJ dia­lo­guis­ta y al sec­tor de Ser­gio Mas­sa pa­ra con­se­guir nú­me­ro y vo­tar el en­deu­da­mien­to de ca­si 60 mil mi­llo­nes de pe­sos pre­vis­to en el pro­yec­to. Am­bos tie­nen ter­mi­na­les en la Cá­ma­ra de Dipu­tados que son la lla­ve pa­ra con­se­guir los dos ter­cios de los vo­tos re­que­ri­dos.

Los in­ten­den­tes pe­ro­nis­tas es­tán hoy en­tre la es­pa­da y la pa­red. Vidal quie­re el apo­yo le­gis­la­ti­vo y un po­co más: al­gún pro­nun­cia­mien­to pú­bli­co de res­pal­do al pro­yec­to. Si apa­re­ce ese ges­to, el ofi­cia­lis­mo se sen­ta­rá a ne­go­ciar una ba­ja en los sub­si­dios que se tras­la­da­rá a los dis­tri­tos.

Pe­ro es­tos je­fes co­mu­na­les bus­can ha­cer equi­li­brio en­tre esa ne­go­cia­ción pa­ra ali­viar el pe­so so­bre las cuen­tas de sus co­mu­nas y su ali­nea­mien­to po­lí­ti­co con el kirch­ne­ris­mo. Cuen­tan que Má­xi­mo Kirch­ner tra­ba­ja pa­ra que no apo­yen el Pre­su­pues­to de Vidal. “Nos ta­la­dra la ca­be­za”, cuen­tan quie­nes ha­bla­ron con al­gu­nos de los al­cal­des. Pe­ro el ofi­cia­lis­mo se pu­so du­ro: “No se pue­de que­dar bien con no­so­tros y con La Cám­po­ra al mis­mo tiem­po”.<

&gt;El mal­hu­mor so­cial por la re­ce­sión y la des­bo­ca­da in­fla­ción im­pac­tan fuer­te en la ima­gen de María Eu­ge­nia Vidal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.