¿Qué pa­sa­ría si Cris­ti­na op­ta­ra por un re­nun­cia­mien­to en 2019?

>Cam­bie­mos de­be­ría adap­tar su es­tra­te­gia y el PJ sa­lir de su ac­tual es­ta­do de con­fu­sión.

Democracia - - Nacionales - Por Mariano Spez­za­pria

Cris­ti­na Kirch­ner di­ce que no quie­re ni de­be ser can­di­da­ta el año que vie­ne, se­gún sos­tie­nen al­gu­nos pe­ro­nis­tas. Miguel Pi­chet­to acuer­da con el Go­bierno la san­ción del Pre­su­pues­to 2019, al cos­to de que se le par­ta el blo­que en el Se­na­do. Ser­gio Mas­sa man­tie­ne su pos­tu­ra de no ir a una in­ter­na con el kirch­ne­ris­mo. Juan Ma­nuel Ur­tu­bey pro­cu­ra acer­car a Da­niel Scio­li a su ar­ma­do elec­to­ral. Fe­li­pe So­lá jue­ga la pro­pia. La CGT ne­go­cia un bono con el Go­bierno, pe­ro la otra mi­tad de los gre­mios lo re­cha­za de plano.

El pe­ro­nis­mo es­tá su­mi­do en la con­fu­sión. En lo úni­co que acuer­dan to­dos los sec­to­res es en el re­cha­zo al rum­bo eco­nó­mi­co que man­tie­ne el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri. Pe­ro has­ta aho­ra no en­cuen­tra los ca­mi­nos pa­ra ofre­cer una al­ter­na­ti­va que no sea fun­cio­nal a Cam­bie­mos. La pro­pia Cris­ti­na apa­ren­ta ha­ber to­ma­do con­cien­cia de es­ta si­tua­ción y se lo trans­mi­te abier­ta­men­te a sus oca­sio­na­les in­ter­lo­cu­to­res.

Pe­ro la ex pre­si­den­ta y ac­tual se­na­do­ra por Bue­nos Ai­res tie­ne un pro­ble­ma de cre­di­bi­li­dad: la di­ri­gen­cia pe­ro­nis­ta no cree –en el fon­do­que ha­ya de­ci­di­do apla­car su de­seo de re­gre­sar al po­der en pos de la uni­dad opo­si­to­ra. “Eso es lo que di­ce aho­ra, pe­ro hay que es­pe­rar al año que vie­ne”, des­li­zó una le­gis­la­do­ra que sue­le en­con­trar­se con ella en el Ins­ti­tu­to Pa­tria. Lo mis­mo co­men­tó un di­ri­gen­te que es­tu­vo en el kirch­ne­ris­mo, lue­go se dis­tan­ció y aca­ba de re­to­mar el diá­lo­go.

“Cris­ti­na es­tá tra­tan­do de vol­ver a in­ci­dir en aque­llos di­ri­gen­tes y es­pa­cios a los que an­tes man­da­ba, cuan­do era Pre­si­den­ta. Pe­ro man­dar es di­fe­ren­te a con­du­cir”, ad­vir­tió un re­fe­ren­te bo­nae­ren­se, con pe­so es­pe­cí­fi­co en el Co­n­ur­bano. Ese es jus­ta­men­te el prin­ci­pal cues­tio­na­mien­to que los sec­to­res que to­ma­ron dis­tan­cia de la ex pre­si­den­ta le hi­cie­ron tras la muer­te de Nés­tor Kirch­ner: su en­cie­rro po­lí­ti­co en La Cám­po­ra y su es­ca­sa pre­dis­po­si­ción a ar­ti­cu­lar alian­zas.

A la ex pre­si­den­ta le to­mó años asi­mi­lar ese se­ña­la­mien­to, pe­ro co­mo sue­le su­ce­der en la po­lí­ti­ca, fi­nal­men­te se im­pu­so la reali­dad: ar­mó una pro­pues­ta ab­so­lu­ta­men­te cris­ti­nis­ta pa­ra las elec­cio­nes de 2017 y per­dió en la Provincia. Ella mis­ma en­ca­be­zó la lis­ta de la Uni­dad Ciu­da­da­na –ya no Fren­te pa­ra la Vic­to­ria-, por lo cual no co­rrió el ar­gu­men­to del “mal can­di­da­to” que le acha­ca­ron a Scio­li en 2015, cuan­do no que­da­ba cla­ro si real­men­te querían que le ga­na­ra a Ma­cri.

Pe­ro en el kirch­ne­ris­mo es­tán con­ven­ci­dos aho­ra –aun­que no lo di­gan de for­ma ex­plí­ci­ta- que el fu­tu­ro de Cris­ti­na pue­de pa­re­cer­se de­ma­sia­do al de Lu­la da Sil­va en Bra­sil en ca­so de que Ma­cri si­ga al fren­te del país.

La fal­ta de mé­ri­to en el ca­so de la ru­ta del di­ne­ro K con que la be­ne­fi­ció el juez fe­de­ral Se­bas­tián Ca­sa­ne­llo se­ría co­mo un oa­sis en el de­sier­to ju­di­cial que le aguar­da a la ex pre­si­den­ta. Por eso a la se­na­do­ra le ur­ge ha­llar una so­lu­ción po­lí­ti­co-elec­to­ral a su si­tua­ción.

Si esa sa­li­da fue­ra la de­cli­na­ción de su can­di­da­tu­ra per­so­nal pa­ra pro­mo­ver –des­de el re­nun­cia­mien­to- la uni­dad del pe­ro­nis­mo, el Go­bierno po­dría sen­tir el gol­pe por­que to­da su es­tra­te­gia se ba­sa aho­ra en la con­fron­ta­ción con Cris­ti­na Kirch­ner. En esa ló­gi­ca si­gue en­fo­cán­do­se Marcos Pe­ña, el je­fe de Ga­bi­ne­te que es­tá más co­rri­do de la ges­tión dia­ria y que vol­vió a pa­sar al­gu­nas ho­ras a la se­ma­na en el bun­ker na­cio­nal del PRO, ubi­ca­do en el ba­rrio de San Tel­mo.

Tres ter­cios

Allí, con­fir­man que en­cues­tas es­tán di­vi­di­das en ter­cios en­tre el ofi­cia­lis­mo, el pe­ro­nis­mo kirch­ne­ris­ta y otro es­pa­cio más in­de­fi­ni­do en el que po­dría pes­car el PJ fe­de­ral con la “me­sa de los 4”. El 10% res­tan­te po­dría in­cli­nar­se por op­cio­nes de iz­quier­da. La es­tra­te­gia de Cam­bie­mos bus­ca­rá lle­var a Ma­cri a ob­te­ner la re­elec­ción con el 40% de los vo­tos y una di­fe­ren­cia de 10 pun­tos con Cris­ti­na, mien­tras que el pe­ro­nis­mo no K se di­lui­ría al 20% y que­da­ría ter­ce­ro.

En ese es­que­ma elec­to­ral que se­ría ideal pa­ra el ofi­cia­lis­mo, el cre­ci­mien­to de la iz­quier­da re­sul­ta­ría fun­da­men­tal co­mo ta­pón pa­ra vo­tan­tes que de otro mo­do po­drían in­cli­nar­se por Cris­ti­na. Al tiem­po que Cam­bie­mos to­ma­ría par­te de los su­fra­gios del pe­ro­nis­mo mo­de­ra­do, al­go que ya su­ce­dió en las le­gis­la­ti­vas de 2017. La di­fu­sión de son­deos que re­fle­jan un ba­llo­ta­ge em­pa­ta­do en­tre Ma­cri y Cris­ti­na es­con­de, en ver­dad, es­ta es­tra­te­gia gu­ber­na­men­tal de fon­do.

To­do es­te plan que ya es­tá di­se­ña­do de­be­ría ser re­vi­sa­do o di­rec­ta­men­te re­em­pla­za­do en ca­so de que Cris­ti­na no sea can­di­da­ta en 2019. El plan B de Cam­bie­mos pa­sa­ría, en­ton­ces, por de­nun­ciar un “pac­to de im­pu­ni­dad” en­tre Cris­ti­na y el pe­ro­nis­mo pa­ra im­pe­dir el avan­ce de las cau­sas ju­di­cia­les que pe­san so­bre la ex pre­si­den­ta, si Ma­cri fue­ra de­rro­ta­do en las ur­nas. Hay ejem­plos his­tó­ri­cos a la mano, co­mo el que pac­to sin­di­cal­mi­li­tar que de­nun­ció Raúl Al­fon­sín en 1983.

Aun­que en los tiem­pos que co­rren, el ofi­cia­lis­mo pa­re­ce más preo­cu­pa­do por el acer­ca­mien­to del pe­ro­nis­mo y la Igle­sia ca­tó­li­ca. Aun­que los obis­pos reuni­dos es­ta se­ma­na en Pi­lar se es­for­za­ron por acla­rar que su mi­sión no de­be ser em­pa­ren­ta­da con la de un par­ti­do po­lí­ti­co, lo cier­to es que ya hu­bo ges­tos que pa­ra al­gu­nos abo­na­ron esa teo­ría y que pro­vo­ca­ron opi­nio­nes dis­pa­res en­tre los obis­pos ar­gen­ti­nos.

En es­te es­ce­na­rio, tie­ne una fuerte in­ci­den­cia la re­la­ción que el Pa­pa ar­gen­tino man­tie­ne des­de ha­ce años con los sin­di­ca­lis­tas. La mi­sa ofi­cia­da fren­te a la Ba­sí­li­ca de Lu­ján que ben­di­jo a la fa­mi­lia Mo­yano no fue un error atri­bui­do so­la­men­te a mon­se­ñor Agus­tín Ra­driz­za­ni. Y aho­ra que la CGT dia­lo­guis­ta ne­go­ció con el Go­bierno el bono de $5.000 pa­ra fin de año, la Mul­ti­sec­to­rial 21F –más cer­ca­na al Vaticano- sa­lió a ad­ver­tir que no de­be sus­pen­der­se el pa­ro ge­ne­ral por ese mo­ti­vo.

Den­tro del Go­bierno, en tan­to, la ins­ta­la­ción de la me­sa de diá­lo­go con la CGT, la Unión In­dus­trial y la CA­ME sig­ni­fi­có un fuerte po­si­cio­na­mien­to del mi­nis­tro de la Pro­duc­ción, Dan­te Si­ca, en de­tri­men­to de otros fun­cio­na­rios que lu­cen más des­gas­ta­dos, co­mo el se­cre­ta­rio de Tra­ba­jo, Jorge Tria­ca, quien de­bió afron­tar ru­mo­res de sa­li­da del Ga­bi­ne­te, des­men­ti­dos con un su­ges­ti­vo “por aho­ra” por el pro­pio Si­ca.

Pe­ro la mo­da­li­dad ele­gi­da pa­ra com­pen­sar la pér­di­da de po­der ad­qui­si­ti­vo de los tra­ba­ja­do­res, fren­te a la es­pi­ral in­fla­cio­na­ria que car­co­me los sa­la­rios, tras­la­dó al sec­tor pri­va­do una par­te del ajus­te ma­cro­eco­nó­mi­co y abre se­rias du­das so­bre la ca­pa­ci­dad de los es­ta­dos pro­vin­cia­les y mu­ni­ci­pa­les pa­ra ha­cer­le fren­te a una ero­ga­ción de ese ti­po a fin de año. El Go­bierno na­cio­nal ya ne­go­cia en ese sen­ti­do la reaper­tu­ra de la pa­ri­ta­ria con la UPCN de Andrés Rodríguez.

El Go­bierno avan­zó con el bono com­pen­sa­dor a sa­bien­das de que la con­flic­ti­vi­dad sin­di­cal se in­cre­men­ta­rá en las úl­ti­mas se­ma­nas de 2018. Por eso lla­mó la aten­ción que –en for­ma pa­ra­le­la- no in­ter­vi­nie­ra en el con­flic­to de los gre­mios ae­ro­náu­ti­cos que pa­ra­li­zó el trá­fi­co aé­reo na­cio­nal el úl­ti­mo jue­ves.

Así co­mo en el plano de­por­ti­vo su­ce­de con el Bo­ca-Ri­ver que po­ne al país con los pe­los de pun­ta. El due­lo Ma­cri-Cris­ti­na pue­de ser el su­per­clá­si­co que le es­pe­ra a la Ar­gen­ti­na, sal­vo que la ex pre­si­den­ta de­ci­da sus­pen­der el par­ti­do.<

&gt;La es­tra­te­gia de Cam­bie­mos bus­ca­rá lle­var a Mau­ri­cio Ma­cri a ob­te­ner la re­elec­ción con el 40% de los vo­tos y una di­fe­ren­cia de 10 pun­tos con Cris­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.