55%

Democracia - - Domingo - > Por Lei­la Gue­rrie­ro (*)

El mis­mo domingo en que Bol­so­na­ro ga­nó la pre­si­den­cia de Bra­sil con el 55% de los vo­tos, en Ar­gen­ti­na se rea­li­za­ron mar­chas ba­jo el le­ma “Con mis hi­jos no te me­tas” que re­cla­ma­ban eli­mi­nar la “ideo­lo­gía de gé­ne­ro” de la edu­ca­ción se­xual en los co­le­gios. Los ma­ni­fes­tan­tes por­ta­ban pan­car­tas ro­sas y ce­les­tes, reivin­di­can­do la idea de que una mu­jer es una mu­jer, un va­rón es un va­rón, y lo de­más son per­ver­sio­nes. Amé­ri­ca La­ti­na es si­nuo­sa: tie­ne las ta­sas más al­tas de vio­len­cia con­tra la co­mu­ni­dad LGTB, com­bi­na­das con las le­yes más pro­gre­sis­tas pa­ra ese co­lec­ti­vo. No es su úni­ca con­tra­dic­ción. La in­se­gu­ri­dad es un des­ve­lo ma­yor en el área y, por ejem­plo, un mu­ni­ci­pio de Bue­nos Ai­res creó, pa­ra com­ba­tir­la, una apli­ca­ción que per­mi­te a los ve­ci­nos re­por­tar rá­pi­da­men­te a la po­li­cía de­li­tos y mo­vi­mien­tos sos­pe­cho­sos. Y re­por­tan de­li­tos pe­ro tam­bién -en un país don­de la dis­cri­mi­na­ción es­tá pe­na­da- a un moreno des­co­no­ci­do fu­man­do en la es­qui­na, a una fu­la­na lla­ma­ti­va dan­do vuel­tas en mo­to. A ve­ces me pre­gun­to si no he­mos cons­trui­do, más que le­yes, un es­pe­jis­mo de pro­gre­sía, una má­qui­na per­fec­ta de ne­gar la vi­da real. Por­que la vi­da real se em­pe­ña en ser pre­cám­bri­ca: en la vi­da real lo di­ver­so -por ca­so: lo trans- si­gue sien­do ano­ma­lía; lo dis­tin­to -por ca­so: un moreno des­co­no­ci­do­si­gue sien­do ame­na­za. En la vi­da real, 57 mi­llo­nes de bra­si­le­ños di­je­ron: “Que­re­mos ser go­ber­na­dos por un ma­chis­ta ho­mó­fo­bo ra­cis­ta hi­per­re­li­gio­so”. Los diarios di­cen que, des­pués de las elec­cio­nes, “Bol­so­na­ro se mos­tró con­ci­lia­dor” y mo­de­ró su dis­cur­so. Aun si fue­ra cier­to, eso no cam­bia el he­cho de que 57 mi­llo­nes de bra­si­le­ños no vo­ta­ron a un con­ci­lia­dor. Vo­ta­ron a un ma­chis­ta ho­mó­fo­bo ra­cis­ta hi­per­re­li­gio­so. Lo vo­ta­ron por esas con­vic­cio­nes. Lo vo­ta­ron pa­ra que las sos­ten­ga. Y ese es un pro­ble­ma bas­tan­te más gran­de que Bol­so­na­ro.<

(*) Es­cri­to­ra y pe­rio­dis­ta ju­ni­nen­se, co­lum­nis­ta del Dia­rio es­pa­ñol El País, don­de se pu­bli­có es­ta no­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.