El “ar­te” de vi­vir en la emer­gen­cia per­ma­nen­te

>Re­fle­xio­nes a 35 años de la vuelta de la de­mo­cra­cia.

Democracia - - Domingo - Por Eze­quiel Spec­tor (*)

A35 años de la vuelta de la de­mo­cra­cia, es útil re­fle­xio­nar so­bre có­mo es­tá trans­cu­rrien­do la vi­da ins­ti­tu­cio­nal en Ar­gen­ti­na y, en par­ti­cu­lar, cuá­les son las dis­cu­sio­nes que pre­do­mi­nan en la agen­da po­lí­ti­ca. La bue­na no­ti­cia es que hay de­mo­cra­cia. La ma­la no­ti­cia es que no se es­tá apro­ve­chan­do en su to­ta­li­dad.

Ha­ce mu­cho tiem­po que, en el de­ba­te pú­bli­co ar­gen­tino, sal­vo ex­cep­cio­nes, no se dis­cu­ten ideas ni pro­yec­tos con­cre­tos a lar­go pla­zo. Es­ta fa­len­cia no es só­lo atri­bui­ble a quie­nes par­ti­ci­pan de es­te de­ba­te, ya sean pe­rio­dis­tas, in­te­lec­tua­les, po­lí­ti­cos y de­más per­so­nas de la so­cie­dad ci­vil. El fe­nó­meno mu­chas ve­ces pa­re­ce ex­ce­der­los. Ocu­rre que el de­ba­te pú­bli­co se en­cuen­tra mo­no­po­li­za­do por es­cán­da­los po­lí­ti­cos, eco­nó­mi­cos y so­cia­les co­ti­dia­nos que re­quie­ren aten­ción in­me­dia­ta.

Así, en ge­ne­ral, no hay in­ter­cam­bios so­bre ideas y pro­yec­tos, sino só­lo dis­cu­sio­nes so­bre có­mo sa­car las pa­pas del fue­go. Des­pués de to­do, no es fá­cil de­ba­tir so­bre la Ar­gen­ti­na en diez años si no sa­be­mos có­mo ter­mi­na­rá la se­ma­na.

Se tra­ta de una si­tua­ción que tam­bién va mol­dean­do la cul­tu­ra del ar­gen­tino pro­me­dio, pa­ra quien es difícil pen­sar a fu­tu­ro y tra­ta de re­bus­cár­se­la a me­di­da que trans­cu­rren los días. Se las arre­gla con po­co, por­que la po­lí­ti­ca, con mu­cho, no ha he­cho de­ma­sia­do. Pe­ro se­ría in­jus­to cul­par só­lo al ac­tual go­bierno. És­ta es la di­ná­mi­ca pre­do­mi­nan­te ha­ce ya mu­cho tiem­po. A 35 años de de­mo­cra­cia, es­ta­mos in­mer­sos en lo que po­dría­mos lla­mar “la cul­tu­ra de la emer­gen­cia”.

En la cul­tu­ra de la emer­gen­cia, no po­de­mos dis­cu­tir pla­nes que ga­ran­ti­cen es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca a lar­go pla­zo. No te­ne­mos tiem­po pa­ra eso, pues es­ta­mos ocu­pa­dos usan­do re­ser­vas del Ban­co Cen­tral pa­ra con­tro­lar el dó­lar, o acu­dien­do de ur­gen­cia al FMI pa­ra sa­lir del pa­so. Tam­po­co po­de­mos dis­cu­tir pro­yec­tos de ley cla­ves en el Con­gre­so sin que gru­pos or­ga­ni­za­dos se apro­xi­men al edi­fi­cio y des­tro­cen el es­pa­cio pú­bli­co.

Siem­pre lo ur­gen­te

La cul­tu­ra de la emer­gen­cia no per­mi­te de­ba­tir so­bre pro­yec­tos edu­ca­ti­vos a ni­vel pri­ma­rio y se­cun­da­rio, o ana­li­zar có­mo me­jo­rar el desem­pe­ño de los es­tu­dian­tes en los exá­me­nes PI­SA. Hay que en­car­gar­se de lo ur­gen­te: los es­tu­dian­tes no co­mien­zan las cla­ses por el pa­ro do­cen­te.

In­mer­sos en la cul­tu­ra de la emer­gen­cia, se ha­ce im­po­si­ble dis­cu­tir re­for­mas en el di­se­ño ins­ti­tu­cio­nal del Po­der Ju­di­cial. Ese es­pa­cio es ocu­pa­do por es­cán­da­los de co­rrup­ción que sa­len cons­tan­te­men­te a la luz, en­tre acusaciones y ru­mo­res de pre­sio­nes que vue­lan de un la­do pa­ra el otro y que ma­rean has­ta al más so­fis­ti­ca­do de los ana­lis­tas.

Co­mo vi­ve en emer­gen­cia, el ciu­da­dano pro­me­dio no pien­sa de­ma­sia­do en aho­rrar, por­que se im­po­ne la ne­ce­si­dad de lle­gar a fin de mes. Por su­pues­to que el Go­bierno no ali­via de­ma­sia­do la car­ga im­po­si­ti­va. No hay mu­cho tiem­po pa­ra em­pren­de­do­res: lo im­por­tan­te es re­cau­dar di­ne­ro aho­ra pa­ra po­der li­diar con el dé­fi­cit (sin ba­jar de­ma­sia­do el gas­to pú­bli­co). Ni que ha­blar del ter­cio del país que se en­cuen­tra en el má­xi­mo ni­vel de emer­gen­cia, pa­ra quie­nes las di­fe­ren­tes ges­tio­nes no han he­cho más que ofre­cer pa­lia­ti­vos, que por de­fi­ni­ción son su­per­fi­cia­les y mo­men­tá­neos.

Hay po­lí­ti­cos que, sin em­bar­go, tam­bién tie­nen sus pro­pias emer­gen­cias. De cam­pa­ña en cam­pa­ña, no tie­nen tiem­po pa­ra dis­cu­tir ideas y re­for­mas a lar­go pla­zo, por es­tar de­di­can­do su ca­rre­ra al lobby, te­jien­do víncu­los y acuer­dos po­lí­ti­cos pa­ra ga­nar las elec­cio­nes y lle­gar al po­der.

En la cul­tu­ra de la emer­gen­cia, y a 35 años de de­mo­cra­cia, la Ar­gen­ti­na vi­ve en tran­si­ción, co­mo pre­pa­rán­do­se pa­ra al­go que no se sa­be bien qué es, pe­ro que tam­po­co hay mu­cho tiem­po de ana­li­zar, por te­ner que li­diar con pro­ble­mas ur­gen­tes que emer­gen to­dos los días, y que ocu­pan gran par­te de la agen­da po­lí­ti­ca.<

&gt;La cul­tu­ra de la emer­gen­cia no per­mi­te de­ba­tir so­bre pro­yec­tos edu­ca­ti­vos a ni­vel pri­ma­rio y se­cun­da­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.