Re­des so­cia­les: alia­das en la bús­que­da la­bo­ral

Democracia - - Domingo - Por Er­nes­to Toc­ker (*)

Des­de ha­ce al­gu­nos años las re­des so­cia­les vie­nen ga­nan­do te­rreno fren­te a los mé­to­dos tra­di­cio­na­les de bús­que­da la­bo­ral. Son un alia­do tan­to pa­ra los em­plea­do­res co­mo pa­ra aque­llos que bus­can un cam­bio la­bo­ral.

Pa­ra quie­nes quie­ren en­con­trar un nue­vo em­pleo, las re­des per­mi­ten dar a co­no­cer el per­fil pro­fe­sio­nal y co­nec­tar­se con co­le­gas o em­pre­sas. In­clu­so sir­ven pa­ra dar avi­so en si­mul­tá­neo a to­dos los con­tac­tos.

Ade­más, uno de los re­cur­sos más uti­li­za­dos por las em­pre­sas y los ser­vi­cios de em­pleo pa­ra re­clu­tar can­di­da­tos es la po­si­bi­li­dad de car­gar el cu­rrí­cu­lum en su web. En ba­se al per­fil re­que­ri­do se pue­den con­tac­tar di­rec­ta­men­te con los pos­tu­lan­tes ha­cien­do más efi­cien­te el pro­ce­so.

Aho­ra bien, cuan­do las bús­que­das se pu­bli­can en las re­des, és­tas se vi­ra­li­zan en po­cos mi­nu­tos; se com­par­ten en los per­fi­les de los usua­rios, se "eti­que­tan" ami­gos a los que les po­dría in­tere­sar la ofer­ta y has­ta pue­den mi­grar de una pla­ta­for­ma a otra, co­mo es el ca­so del uso del What­sapp don­de el avi­so se en­vía a los con­tac­tos.

Aquí una se­rie de con­se­jos bá­si­cos pa­ra quie­nes se in­cli­nan por es­te ti­po de he­rra­mien­tas:

* De­fi­nir si las re­des so­cia­les a uti­li­zar se­rán pa­ra uso per­so­nal o pa­ra exposición pro­fe­sio­nal: de eso de­pen­de­rá si el per­fil es pú­bli­co o pri­va­do, la fo­to de per­fil, y las pu­bli­ca­cio­nes que se rea- li­cen. No se de­ben mez­clar am­bos.

* Te­ner el per­fil com­ple­to y vi­si­ble: de­di­car­le tiem­po a la re­dac­ción del con­te­ni­do. Ar­mar un per­fil de­ta­lla­do, es­pe­ci­fi­ca­do y com­ple­to. Con­fi­gu­rar el per­fil en mo­do pú­bli­co, de esa ma­ne­ra los re­clu­ta­do­res y co­le­gas po­drán po­ner­se en con­tac­to.

* Ele­gir una fo­to de per­fil ade­cua­da: la ima­gen ad­quie­re un al­to ni­vel de im­por­tan­cia pues es la ca­ra vi­si­ble. De­be ser for­mal y ade­cua­da al con­tex­to la­bo­ral.

* Man­te­ner el per­fil ac­tua­li­za­do: és­te nun­ca de­be con­si­de­rar­se ter­mi­na­do. Siem­pre hay in­for­ma­ción que agre­gar, mo­di­fi­car o ac­tua­li­zar. Co­mu­ni­car el ob­je­ti­vo la­bo­ral desea­do.

* Par­ti­ci­par en gru­pos: es muy im­por­tan­te for­mar par­te de los gru­pos de afi­ni­dad, bol­sas de tra­ba­jo y cir­cui­tos pro­pios del per­fil de in­te­rés. En ellos ade­más se di­fun­den ofer­tas la­bo­ra­les, in­for­ma­ción de ac­tua­li­dad y da­tos es­pe­cí­fi­cos que pue­den ser úti­les al mo­men­to de bus­car em­pleo.

* Ser ac­ti­vo: las re­des so­cia­les son un es­pa­cio que brin­dan gran vi­si­bi­li­dad. Es fun­da­men­tal es­tar en mo­vi­mien­to; in­ter­ac­tuar con otros usua­rios, co­men­tar no­tas, com­par­tir con­te­ni­dos y es­tar cons­tan­te­men­te co­nec­ta­dos.

* Una de las re­des so­cia­les más uti­li­za­das pa­ra bus­car em­pleo es Lin­ke­din, a su vez Fa­ce­book, Twit­ter e Ins­ta­gram se pue­den apro­ve­char con el mis­mo fin.

<

(*) Di­rec­tor del Ser­vi­cio de Em­pleo AMIA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.