Un pro­ble­ma serio

Democracia - - Locales - Por Dr. Lau­ta­ro de Ve­dia (*)

a her­mo­sa lo­ca­li­dad de Epu­yén, ubi­ca­da al no­roes­te de la pro­vin­cia de Chu­but, es­tá en­fren­tán­do­se en es­tos días con un te­rri­ble enemi­go: el Han­ta­vi­rus. Has­ta hoy se han con­fir­ma­do 26 ca­sos, de los cua­les 9 fa­lle­cie­ron.

La en­fer­me­dad cau­sa­da por el Han­ta­vi­rus se trans­mi­te fun­da­men­tal­men­te por in­ha­la­ción de ae­ro­so­les car­ga­dos de par­tí­cu­las vi­ra­les pro­ve­nien­tes de las he­ces, ori­na y sa­li­va de roe­do­res in­fec­ta­dos. Sin em­bar­go, la trans­mi­sión de per­so­na a per­so­na, ya des­crip­ta en epi­de­mias an­te­rio­res, pa­re­cie­ra que ha si­do cla­ve en la di­se­mi­na­ción del bro­te ac­tual.

Lue­go de un pe­rio­do de in­cu­ba­ción (es­pa­cio de tiem­po en­tre el in­gre­so del vi­rus al or­ga­nis­mo y el co­mien­zo de los sín­to­mas) de al­re­de­dor de 2 o 3 se­ma­nas, co­mien­za la lla­ma­da fa­se ini­cial, que du­ra en­tre 3 y 5 días y se ca­rac­te­ri­za por fie­bre de ini­cio sú­bi­to, es­ca­lo­fríos y do­lo­res mus­cu­la­res, en­tre otros sín­to­mas. Es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas son ab­so­lu­ta­men­te ines­pe­cí­fi­cas, y pue­den pre­sen­tar en mu­chas otras en­fer­me­da­des, co­mo por ejem­plo la gri­pe.

Pe­ro en es­ta fa­se el paciente eli­mi­na vi­rus a tra­vés de sus se­cre­cio­nes res­pi­ra­to­rias, por lo que po­ten­cial­men­te pue­de con­ta­giar a otras per­so­nas.

A ve­ces la en­fer­me­dad ter­mi­na aquí, pe­ro en ca­si la mi­tad de los ca­sos pro­gre­sa a la fa­se car­dio­pul­mo­nar, ca­rac­te­ri­za­da por una gran di­fi­cul­tad res­pi­ra­to­ria e in­su­fi­cien­cia car­dia­ca, con ne­ce­si­dad de asis­ten­cia en te­ra­pia in­ten­si­va y uso de res­pi­ra­dor en mu­chos ca­sos. La ta­sa de mor­ta­li­dad se ubi­ca en­tre el 20 y 30%. De­sa­for­tu­na­da­men­te, aún no exis­te va­cu­na que la pre­ven­ga ni me­di­ca­ción an­ti­ví­ri­ca que la con­tro­le, por lo que el tra­ta­mien­to con­sis­te en rea­li­zar un óp­ti­mo so­por­te ge­ne­ral.

Por lo tan­to, es cla­ve tra­tar de evi­tar la di­se­mi­na­ción de la in­fec­ción, ape­lan­do a las me­di­das de pre­ven­ción. En el con­tex­to ac­tual, en el que pa­re­cie­ran pre­do­mi­nar la trans­mi­sión in­ter­hu­ma­na, las re­co­men­da­cio­nes de­ben ser di­ri­gi­das, pre­ci­sa­men­te, a tra­tar de cor­tar la ca­de­na de trans­mi­sión del vi­rus.

Pa­ra ello, to­da per­so­na que es­té cur­san­do un cua­dro fe­bril y que ha­ya te­ni­do al­gu­na ex­po­si­ción am­bien­tal re­la­cio­na­da a roe­do­res o que ha­ya es­ta­do en con­tac­to cer­cano con un ca­so de han­ta­vi­rus de­be con­sul­tar al mé­di­co.

Ade­más, de­ben guar­dar re­po­so, evi­tar sa­lir de su do­mi­ci­lio (si lo ha­cen de­ben uti­li­zar bar­bi­jo) y no asis­tir a lu­ga­res pú­bli­cos. Pe­ro to­da la po­bla­ción en ries­go po­ten­cial tie­ne que cui­dar­se, la­ván­do­se fre­cuen­te­men­te las ma­nos con agua y ja­bón, evi­tan­do el con­tac­to es­tre­cho con sus con­vi­vien­tes y la con­cu­rren­cia a lu­ga­res pú­bli­cos o reunio­nes so­cia­les, ven­ti­lan­do los am­bien­tes de su do­mi­ci­lio, y rea­li­zan­do la lim­pie­za de su vi­vien­da con so­lu­ción de la­van­di­na (un po­ci­llo en un bal­de de agua). Si lo­gra­mos que el vi­rus no se trans­mi­ta a otras per­so­nas, ha­bre­mos con­tro­la­do el bro­te.

La si­tua­ción ac­tual es­tá li­mi­ta­da has­ta el mo­men­to a la ciu­dad de Epu­yen, por lo que es cla­ve el cum­pli­mien­to de las re­co­men­da­cio­nes emi­ti­das por las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias. Ca­da uno de los ha­bi­tan­tes de la ciu­dad tie­ne en sus ma­nos las po­si­bi­li­dad de con­tri­buir a que el bro­te pue­da ser con­tro­la­do, por eso es tan im­por­tan­te cum­plir con esas in­di­ca­cio­nes.

Las au­to­ri­da­des de sa­lud, tan­to na­cio­na­les co­mo pro­vin­cia­les es­tán ha­cien­do un gran es­fuer­zo por lo­grar el con­trol de es­te bro­te. Las so­cie­da­des cien­tí­fi­cas tra­ba­jan a la par, apor­tan­do su ex­pe­rien­cia y co­no­ci­mien­to. Los equi­pos de sa­lud (mé­di­cos, en­fer­me­ros, per­so­nal ad­mi­nis­tra­ti­vo, etc) es­tán rea­li­zan­do una ta­rea en­co­mia­ble en pos de ese ob­je­ti­vo. Pe­ro es el tra­ba­jo en­tre to­dos lo que nos va a per­mi­tir lo­grar que el bro­te sea con­tro­la­do.<

(*) Mé­di­co es­pe­cia­lis­ta en En­fer­me­da­des In­fec­cio­sas (UBA). Pre­si­den­te de la So­cie­dad Ar­gen­ti­na de in­fec­to­lo­gía (SADI).

&gt;Ba­su­ra­les y bal­díos fo­cos de pro­pa­ga­ción de roe­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.