Tra­ba­jar al­re­de­dor del mun­do

>His­to­rias de dos ju­ni­nen­ses que via­jan y ma­ne­jan sus tiem­pos. Fran­ci­na Cas­sa­ni­ti ge­ne­ra con­te­ni­do de los lu­ga­res que vi­si­ta, mien­tras que la psi­có­lo­ga Ale­jan­dra Ci­co­ria atien­de a sus pa­cien­tes on­li­ne.

Democracia - - Front Page -

Se to­man su tiem­po, na­da ni na­die los apu­ra. Re­co­rren y tra­ba­jan por el mun­do dis­fru­tan­do de los pai­sa­jes, cul­tu­ras, co­mi­das y ex­pe­rien­cias que ca­da país tie­ne pa­ra ofre­cer. Lo­gra­ron re­nun­ciar a la ru­ti­na pa­ra te­ner una vi­da nó­ma­da y fle­xi­ble.

“Un amor real es co­mo vi­vir en ae­ro­puer­tos”, can­ta Charly Gar­cía en su can­ción “Pa­sa­je­ra en tran­ce”. Lo cier­to es que dos mu­je­res ju­ni­nen­ses lo­gra­ron to­mar­se el avión pa­ra am­pliar sus ho­ri­zon­tes es­pi­ri­tua­les y de apren­di­za­je.

“Hoy crea­mos con­te­ni­do on­li­ne de nues­tros via­jes y es­ta­mos em­pe­zan­do a crear con­te­ni­do de li­fe y tra­vel coaching pa­ra que otras per­so­nas pue­dan ha­cer el cam­bio a es­te es­ti­lo de vi­da”, afir­mó Fran­ci­na Cas­sa­ni­ti (26), li­cen­cia­da en Re­cur­sos Hu­ma­nos y na­ci­da en Ju­nín, pe­ro acla­ra: “Mi co­ra­zón es el mun­do”.

Aun­que en los úl­ti­mos años se mul­ti­pli­ca­ron los ca­sos de per­so­nas que se arries­gan, la ma­yo­ría se con­for­ma con des­can­sar de la ru­ti­na en las va­ca­cio­nes. Pe­ro, ¿qué pa­sa cuan­do apa­re­ce otra al­ter­na­ti­va me­nos ex­tre­ma que con­ju­ga el turismo con el tra­ba­jo?

Hoy Fran­ci­na, que em­pren­dió es­te ca­mino jun­to a su no­vio fi­li­pino Mar­co, des­ta­có: “Nos co­no­ci­mos en 2016 en un via­je e in­me­dia­ta­men­te nos di­mos cuen­ta de que es­tá­ba­mos muy ali­nea­dos con nues­tra pasión por via­jar”.

“Lue­go de una me­di­ta­ción, ha­ce un año en Tai­lan­dia to­mé la de­ci­sión de de­jar to­da mi vi­da có­mo­da en Bue­nos Ai­res (mi tra­ba­jo en Ac­cen­tu­re, de­par­ta­men­to, ami­gos y fa­mi­lia) pa­ra ir en bus­ca de mi sue­ño y hoy pue­do de­cir que via­jo full-ti­me. Nues­tra vi­da se trans­for­mó en una mo­chi­la”, ex­cla­mó.

En­tre las ex­pe­rien­cias de 2018 “vi­vi­mos en is­las pa­ra­di­sía­cas re­mo­tas en Fi­li­pi­nas sin agua ni elec­tri­ci­dad don­de aprehen­di­mos a va­lo­rar las ba­ses. En Ha­waii, cuan­do se nos ago­ta­ban las ideas pa­ra aho­rrar en hos­pe­da­je, ter­mi­na­mos vi­vien­do en car­pa un mes”, re­cor­dó.

“En Alas­ka vi­vi­mos un mes gra­tis ha­cien­do ‘Hou­se Sit­ting’ y cum­pli­mos nues­tro sue­ño de ver las au­ro­ras bo­rea­les, un fe­nó­meno de la na­tu­ra­le­za que nos de­jó bo­quia­bier­tos”, ex­cla­mó. To­das las vi­ven­cias, las com­par­te en su web www.mapt­heunk­nown.com.

“A ve­ces uno no sa­be de esas opor­tu­ni­da­des por­que jus­ta­men­te es­tás tan en el día a día, co­mo en un sis­te­ma en don­de las co­sas se ha­cen de tal o cual ma­ne­ra, pe­ro una vez que das el sal­to, es tre­men­do to­das las his­to­rias y dis­tin­tos es­ti­los de vi­da que des­cu­brís”, afir­mó.

“Nos en­can­tan las cer­ve­zas, la na­tu­ra­le­za, los atar­de­ce­res, co­no­cer gen­te del lu­gar, bai­lar, ex­plo­rar, an­dar en bi­ci­cle­ta, ca­mi­nar, co­rrer y apren­der de ca­da ex­pe­rien­cia. Pa­ra no­so­tros via­jar es más que lu­ga­res por des­cu­brir, es una ma­ne­ra de des­cu­brir­nos, am­pliar nues­tro horizonte y apren­der una nue­va for­ma de ver el mun­do”, sub­ra­yó.

Te­ra­pia on­li­ne

En la mis­ma lí­nea, la li­cen­cia­da en psi­co­lo­gía, Ale­jan­dra Ci­co­ria rea­li­za un tra­ba­jo re­mo­to y su con­sul­to­rio pue­de ser el Airbnb de la ciu­dad que eli­je pa­ra rea­li­zar cur­sos des­de don­de atien­de a sus pa­cien­tes por Sky­pe o What­sApp que tam­bién es­tán fue­ra Ar­gen­ti­na.

“Yo via­jo por mo­ti­vos de ha­cer otras ac­ti­vi­da­des, de apren­der, ha­cer y dar cur­sos. El gus­to por via­jar ha­ce que uno ge­ne­re modos de vi­vir dan­do cur­sos en los lu­ga­res que uno vi­si­ta, a la vez que tam­bién bus­cas cre­cer co­mo pro­fe­sio­nal”, ex­pre­só Ci­co­ria.

En­tre los paí­ses que fre­cuen­ta fue­ra de Ar­gen­ti­na, se en­cuen­tran In­dia, Ita­lia, Bo­li­via, Pe­rú, Bra­sil, Co­lom­bia, Francia, Mé­xi­co, Emi­ra­tos Ára­bes, y Es­ta­dos Uni­dos, en­tre otros.

“A mu­chos ar­gen­ti­nos que es­tán fue­ra del país, les re­sul­ta di­fí­cil adap­tar­se a una te­ra­pia con pro­fe­sio­na­les de otras na­cio­nes, ya que no ha­blan su mis­ma len­gua ma­ter­na o tie­nen otras es­truc­tu­ras di­fe­ren­tes a las nues­tras”, ex­pli­có.

Y agre­gó: “De es­ta ma­ne­ra sur­ge la po­si­bi­li­dad del on­li­ne. Pri­me­ro solicito una en­tre­vis­ta pa­ra que me co­noz­ca y sa­ber si pue­de sos­te­ner la te­ra­pia a dis­tan­cia o ne­ce­si­ta al­go pre­sen­cial. Los pa­cien­tes, en ge­ne­ral son ar­gen­ti­nos que es­tán vi­vien­do en otras na­cio­nes”.

“En es­te sen­ti­do, des­pués te van lle­gan­do via­je­ros que fue­ron pa­cien­tes que he te­ni­do en Ar­gen­ti­na que ne­ce­si­tan con­ti­nuar con la te­ra­pia, ya que no quie­ren cam­biar de pro­fe­sio­nal”, in­di­có.

“El he­cho de via­jar y tra­ba­jar ha­cien­do ex­pe­rien­cia con otras cul­tu­ras o de có­mo adap­tar­se, ayu­da a tra­tar a las per­so­nas que tra­ba­jan en el exterior con el tema del des­arrai­go, las nos­tal­gias, y que de­ja­ron sus lu­ga­res na­ta­les. A ve­ces es gen­te que an­da mo­vién­do­se por el mun­do o que se en­cuen­tra fi­ja en un lu­gar”, re­sal­tó.

“Yo apro­ve­cho mis via­jes pa­ra crear es­pa­cios y desa­rro­llar ta­lle­res y ade­más vas co­no­cien­do gen­te que ne­ce­si­ta atención don­de sur­ge la po­si­bi­li­dad de aten­der. Hoy en día la red es tan gran­de que ge­ne­ra que las per­so­nas de dis­tin­tos lu­ga­res del mun­do te co­noz­can”, sub­ra­yó.<

&gt;La li­cen­cia­da Ci­co­ria en la In­dia y, de fondo, el tem­plo de la One­ness University.

&gt;Ale­jan­dra Ci­co­ria en In­dia: de fondo el tem­plo One­ness University.

&gt;Fran­ci­na Cas­sa­ni­ti, jun­to a Mar­co en el mar de Ha­waii.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.