Bus­car, mi­rar y com­pa­rar: ¿cuán­to cues­ta al­qui­lar en la Cos­ta?

>La cer­ca­nía al mar y los ser­vi­cios in­flu­yen en el va­lor fi­nal de ca­sas, de­par­ta­men­tos y ha­bi­ta­cio­nes de ho­tel. En Pi­na­mar aún hay pla­zas pa­ra la se­gun­da quin­ce­na, mien­tras que Ca­ri­ló tie­ne casi to­do ocu­pa­do.

Democracia - - Provinciales -

Bus­car, mi­rar y com­pa­rar. En tiem­pos en que la eco­no­mía del país no acom­pa­ña, esa pa­re­ce ser la cla­ve pa­ra quie­nes es­tán pen­san­do co­men­zar la se­gun­da quin­ce­na de enero en la pla­ya, pe­ro gas­tan­do lo me­nos po­si­ble.

En pro­me­dio, el hos­pe­da­je en Va­le­ria del Mar, Pi­na­mar y Ca­ri­ló subió en­tre 20 y 25% res­pec­to de 2018, es de­cir me­nos que la in­fla­ción, pa­ra tra­tar de ten­tar a los tu­ris­tas.

En­ton­ces, el tu­ris­ta más ave­za­do po­drá en­con­trar­se con que a unos 4 ki­ló­me­tros de Pi­na­mar, al nor­te de Os­ten­de y al sur de Ca­ri­ló, se abre Va­le­ria del Mar. La are­na, el mar y sus ca­lles flan­quea­das por ca­sas quin­tas en las que la ve­ge­ta­ción flo­re­ce ha­cen de es­te po­bla­do de po­co más de 3.000 ha­bi­tan­tes la pla­ya fa­mi­liar por ex­ce­len­cia. Una es­pe­cie de pa­raí­so per­di­do sin ex­plo­tar al que acu­den quie­nes vie­nen en bus­ca de tran­qui­li­dad, no­ches si­len­cio­sas y pre­cios más ac­ce­si­bles que las lo­ca­li­da­des lin­dan­tes.

Por ejem­plo, a unos 5 ki­ló­me­tros de la pla­ya, una fa­mi­lia ti­po de cua­tro in­te­gran­tes pue­de en­con­trar aquí una vi­vien­da am­plia -dos dor­mi­to­rios, ba­ño, co­ci­na con su he­la­de­ra con free­zer y microondas, li­ving-co­me­dor con te­le­vi­sor, par­que con pa­rri­lla, co­che­ra y ser­vi­cio de wi­fi- des­de 25 mil pe­sos la quin­ce­na. Los va­lo­res as­cien­den a me­di­da que las ca­sas se acer­can al mar y en­ton­ces, por los mis­mos ser­vi­cios, se pue­de pa­gar de 28 a 35 mil, si­mi­lar a lo que cos­ta­ría alo­jar­se en la ha­bi­ta­ción bá­si­ca de una hos­te­ría dos es­tre­llas del cen­tro.

“La de­man­da se ha sos­te­ni­do, te­ne­mos un 90% de ocu­pa­ción”, cuen­ta Isa­bel Ve­ne­zia, en una in­mo­bi­lia­ria. Un ni­vel de ocu­pa­ción si­mi­lar ce­le­bran en Ca­ri­ló, don­de tu­ris­tas de los sec­to­res más al­tos ve­ra­nean a un cos­to sen­si­ble­men­te mayor de lo que po­drían ha­cer­lo en Va­le­ria del Mar o Pi­na­mar: la quin­ce­na de enero en una vi­vien­da de tres dor­mi­to­rios, ale­ja­da de la pla­ya y el cen­tro, arran­ca en los 50 mil pe­sos.

Pe­ro hay que con­tar con 60 mil, co­mo mí­ni­mo, si se quie­re es­tar a po­cas cua­dras del mar.

En tan­to, una ha­bi­ta­ción pa­ra dos adul­tos y dos me­no­res en un co­no­ci­do ho­tel de cua­tro es­tre­llas, pró­xi­mo a Ca­ri­ló, tie­ne un va­lor de 7 mil por no­che. Unos 105 mil pe­sos la quin­ce­na que in­clu­yen desa­yuno, ac­ce­so a spa, pis­ci­na, ma­sa­je y gim­na­sio, ade­más del tras­la­do al Bal­nea­rio di­vi­sa­de­ro, ubi­ca­do a 5 ki­ló­me­tros del ho­tel. Cla­ro que tam­bién los hay más ca­ros: en otro ho­tel de cua­tro es­tre­llas, una ha­bi­ta­ción con vis­ta al mar, desa­yuno in­clui­do y car­pa en su pa­ra­dor, ron­da los 9 mil pe­sos.

Con to­do, en­tre el grue­so de fa­mi­lias cla­se me­dia al­ta que pa­ra en Va­le­ria del Mar y el pú­bli­co más exi­gen­te que op­ta por Ca­ri­ló, Pi­na­mar es­pe­ra pa­ra es­ta se­gun­da quin­ce­na re­mon­tar el ni­vel de ocu­pa­ción con su pú­bli­co de siem­pre: fa­mi­lias cla­se me­dia y jó­ve­nes, que se ven po­co y mi­gran ha­cia si­tios don­de la no­che res­pi­re.

Así que es­tán a la es­pe­ra en ho­te­les co­mo uno de dos es­tre­llas en el cen­tro de Pi­na­mar, a po­cas cua­dras de la pla­ya, don­de la ha­bi­ta­ción do­ble se pa­ga $2.950 la no­che, y has­ta ayer ha­bía un 30% de dis­po­ni­bi­li­dad pa­ra los días que res­tan de enero. Tam­bién en una tra­di­cio­nal in­mo­bi­lia­ria, con va­lo­res que os­ci­lan en­tre los 26 mil y 48 mil pa­ra el al­qui­ler de un de­par­ta­men­to de dos am­bien­tes, pa­ra una fa­mi­lia ti­po. La ubi­ca­ción, la ma­yo­ría cén­tri­ca, a po­cas cua­dras del mar, sus con­di­cio­nes y co­mo­di­da­des de­ter­mi­na­rán el va­lor fi­nal.

Aquí, to­da­vía se pue­de ha­llar un 10% de vi­vien­das vacías. En pro­me­dio, “el ni­vel de ocu­pa­ción

en Pi­na­mar es­tá en­tre el 70% y el 75% pa­ra la se­gun­da quin­ce­na”, di­ce el pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Em­pre­sa­ria Ho­te­le­ra y Gas­tro­nó­mi­ca del par­ti­do de Pi­na­mar, Pe­dro Ma­ri­no­vic, quien es­pe­ra que fe­bre­ro, cuan­do los pre­cios ba­jan un 20% en pro­me­dio, sea “me­jor que enero”.

“Es una tem­po­ra­da acor­de a la si­tua­ción del país -di­ce-: po­co con­su­mo, pe­río­dos cor­tos y mu­chos de­seos de va­ca­cio­nar pe­ro sin po­der”. Bas­ta con re­co­rrer las ca­lles y pla­yas de Pi­na­mar pa­ra ad­ver­tir la po­ca pre­sen­cia de jó­ve­nes en es­ta lo­ca­li­dad en la que las fa­mi­lias im­po­nen pre­sen­cia. “Ha­ce fal­ta un bo­li­che gran­de”, es el reclamo co­ti­diano de aque­llos que vi­ven del tu­ris­mo -ta­xis­tas, ho­te­le­ros, co­mer­cian­tes- en una ciu­dad que ape­nas cuen­ta con dos gran­des pro­pues­tas bo­li­che­ras: Sú­per XV y UFO Point.<

&gt;En Pi­na­mar aún que­dan pla­zas pa­ra la se­gun­da quin­ce­na de enero.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.