El amor ven­ce al cie­rre del go­bierno fe­de­ral de EE.UU.

>Una me­di­da de la alcaldesa de la ca­pi­tal per­mi­te que las bo­das allí ce­le­bra­das sean vá­li­das pe­se a la pa­rá­li­sis ad­mi­nis­tra­ti­va.

Democracia - - Internacionales -

No pa­re­ce ha­ber mu­cho amor en el ai­re en Was­hing­ton en es­tos días, ya que un lar­go y amar­go cie­rre ad­mi­nis­tra­ti­vo del go­bierno se pro­lon­ga sin un fi­nal a la vis­ta.

Pe­ro las pa­re­jas cu­yos pla­nes de ma­tri­mo­nio se vie­ron frus­tra­dos por el “shutdown” (co­mo se co­no­ce al cie­rre del go­bierno fe­de­ral) en­con­tra­ron ali­vio, gra­cias a la ac­ción de la alcaldesa Mu­riel Bow­ser y el con­ce­jo mu­ni­ci­pal.

La Ofi­ci­na de Matrimonios de la ciu­dad, que de­pen­de del sis­te­ma de tri­bu­na­les fi­nan­cia­do con fon­dos fe­de­ra­les de la ca­pi­tal de Es­ta­dos Uni­dos, ha­bía si­do con­si­de­ra­da “no esen­cial” y ce­rra­da co­mo par­te del es­pi­no­so en­fren­ta­mien­to pre­su­pues­ta­rio en­tre el pre­si­den­te Do­nald Trump y los de­mó­cra­tas del Con­gre­so por los fon­dos pa­ra el mu­ro fron­te­ri­zo con Mé­xi­co.

Pe­ro el vier­nes úl­ti­mo, Bow­ser fir­mó una me­di­da de emer­gen­cia que au­to­ri­za a los fun­cio­na­rios de la ciu­dad a va­li­dar los matrimonios en au­sen­cia de la Ofi­ci­na de Matrimonios, que se ce­rró cuan­do co­men­zó la pa­rá­li­sis pre­su­pues­ta­ria el 22 de di­ciem­bre.

“Pue­den ce­rrar el go­bierno de los Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro no pue­den ce­rrar el amor en el Dis­tri­to de Co­lum­bia”, di­jo el miem­bro del Con­ce­jo Mu­ni­ci­pal Bran­don Todd cuan­do pre­sen­tó la me­di­da.

Ti­tu­la­da En­mien­da de emer­gen­cia “De­je que nues­tros vo­tos per­du­ren”, o ley LO­VE (por sus ini­cia­les en in­glés), es vá­li­da por 90 días y evi­ta­rá que futuras no­vias, co­mo Clai­re O’Rour­ke, se en­cuen­tren en si­tua­cio­nes kaf­kia­nas.

“En la prác­ti­ca, no po­dría­mos fir­mar to­dos los cer­ti­fi­ca­dos le­ga­les du­ran­te el cie­rre sin te­ner una li­cen­cia de ma­tri­mo­nio”, co­men­tó O’Rour­ke, una re­si­den­te de Was­hing­ton que se es­ta­ba pre­pa­ran­do pa­ra ca­sar­se con su pro­me­ti­do Sam Boc­ken­hauer. “Así que íba­mos a te­ner una fies­ta ma­ra­vi­llo­sa, por su­pues­to, pe­ro no po­dría­mos ca­sar­nos le­gal­men­te en Was­hing­ton DC has­ta que ob­tu­vié­ra­mos nues­tra li­cen­cia de ma­tri­mo­nio”, ex­pli­có. Al­gu­nas pa­re­jas, co­mo Dan Po­llock y Da­nie­lle Gea­na­co­pou­los, no per­die­ron el tiem­po. Se ha­bían pre­sen­ta­do a la Ofi­ci­na de Matrimonios el 27 de di­ciem­bre, so­lo dos días an­tes de la fe­cha pre­vis­ta pa­ra su ce­re­mo­nia de bo­das, pa­ra des­cu­brir que es­ta­ba ce­rra­da.

“Cuan­do nos di­mos cuen­ta que no po­día­mos ob­te­ner una li­cen­cia, nos es­tá­ba­mos que­dan­do sin tiem­po an­tes de que ami­gos y fa­mi­lia­res vi­nie­ran a Was­hing­ton pa­ra ce­le­brar con no­so­tros”, di­jo Gea­na­co­pou­los.

“Así que nos en­fo­ca­mos en lo real­men­te im­por­tan­te, ce­le­brar, y de­ci­di­mos re­sol­ver el res­to más tar­de”.

Pa­ra Caitlin Wal­ters, quien pla­nea ca­sar­se con Kirk Ka­sa el 2 de fe­bre­ro en el cam­pus de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca en Was­hing­ton, el cie­rre fue sim­ple­men­te “un pe­que­ño re­duc­tor de ve­lo­ci­dad en la au­to­pis­ta”.

“Ob­via­men­te sa­bía­mos so­bre el cie­rre, pe­ro no sa­bía­mos que afec­ta­ría di­rec­ta­men­te nues­tra po­si­bi­li­dad pa­ra ca­sar­nos le­gal­men­te en DC”, di­jo Wal­ters, re­si­den­te de Nue­va York.

Caos pa­ra or­ga­ni­za­do­res

Pe­ro si bien al­gu­nos se to­ma­ron el cie­rre con cal­ma, el mis­mo tra­jo “caos” a los que es­tán en el ne­go­cio de las bo­das. “Es mu­cho caos, mu­cha in­cer­ti­dum­bre”, ase­gu­ró Ra­chel Ri­ce, una or­ga­ni­za­do­ra de bo­das que re­cien­te­men­te tu­vo que cam­biar una ce­re­mo­nia de Was­hing­ton a la cer­ca­na Vir­gi­nia.<

&gt;La alcaldesa Mu­riel Bow­ser mues­tra la ley LO­VE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.