La ca­feí­na pue­de ayu­dar a una die­ta sa­lu­da­ble pe­ro en de­ma­sía es pe­li­gro­sa

Democracia - - Vida -

Se­gún los cien­tí­fi­cos de la Ad­mi­nis­tra­ción de Ali­men­tos y Me­di­ca­men­tos de Es­ta­dos Uni­dos (FDA, por sus si­glas en in­glés), la ca­feí­na pue­de ser par­te de una die­ta sa­lu­da­ble pa­ra la ma­yo­ría de las per­so­nas, pe­ro de­ma­sia­da pue­de re­pre­sen­tar un pe­li­gro pa­ra la sa­lud. De­pen­dien­do de fac­to­res co­mo el pe­so cor­po­ral, los me­di­ca­men­tos que se in­gie­ran y la sen­si­bi­li­dad de ca­da per­so­na a la ca­feí­na, la no­ción de ‘de­ma­sia­da’ pue­de ser muy di­fe­ren­te.

Es­tos son los con­se­jos de los ex­per­tos es­ta­dou­ni­den­ses.

1.- ¿Có­mo sa­ber cuán­ta ca­feí­na con­tie­ne un ali­men­to o be­bi­da?

Mu­chos ali­men­tos en­va­sa­dos, in­clui­das be­bi­das y su­ple­men­tos die­té­ti­cos, pro­por­cio­nan vo­lun­ta­ria­men­te in­for­ma­ción en la eti­que­ta so­bre la can­ti­dad de ca­feí­na que con­tie­nen. Los con­su­mi­do­res de­ben te­ner cuidado al in­ge­rir por pri­me­ra vez un nue­vo ali­men­to en­va­sa­do que con­ten­ga ca­feí­na si la can­ti­dad no es­tá de­cla­ra­da en la eti­que­ta, ad­vier­ten.

Hay va­rias ba­ses de da­tos ac­ce­si­bles a tra­vés de In­ter­net que pro­por­cio­nan es­ti­ma­cio­nes del con­te­ni­do de ca­feí­na de cier­tos ali­men­tos y be­bi­das co­mo el ca­fé y el té. Sin em­bar­go, la can­ti­dad en es­tas be­bi­das ela­bo­ra­das pue­de va­riar de­pen­dien­do de fac­to­res co­mo dón­de se cul­ti­va­ron y pro­ce­sa­ron los gra­nos de ca­fé y las ho­jas de té, y có­mo se pre­pa­ra el pro­duc­to.

Co­mo re­fe­ren­cia, una la­ta de 1/3 de li­tro de un re­fres­co con ca­feí­na sue­le con­te­ner de 30 a 40 mi­li­gra­mos de ca­feí­na, una ta­za si­mi­lar de té ver­de o ne­gro de 30 a 50 mi­li­gra­mos, y una ta­za de ca­fé más cer­ca de 80 a 100 mi­li­gra­mos. La ca­feí­na en las be­bi­das ener­gé­ti­cas pue­de va­riar de 40 a 250 mg por ca­da ter­cio de li­tro.

2.- Si un ca­fé o té di­ce ‘des­ca­fei­na­do’, ¿sig­ni­fi­ca que no con­tie­ne ca­feí­na?

No. Los ca­fés y tés des­ca­fei­na­dos tie­nen me­nos ca­feí­na que sus con­tra­par­tes nor­ma­les, pe­ro aún con­tie­nen al­go. Por ejem­plo, el ca­fé des­ca­fei­na­do ge­ne­ral­men­te tie­ne 2 a 15 mi­li­gra­mos en una ta­za de 1/3 de li­tro. Quien reac­cio­na a la ca­feí­na de ma­ne­ra ne­ga­ti­va, de­be­ría evi­tar es­tas be­bi­das por com­ple­to, re­co­mien­dan los cien­tí­fi­cos.

3.- ¿Cuán­ta ca­feí­na es de­ma­sia­da?

Pa­ra los adul­tos sa­nos, la FDA ha ci­ta­do 400 mi­li­gra­mos al día, es de­cir, al­re­de­dor de cua­tro o cin­co ta­zas de ca­fé, co­mo una can­ti­dad que ge­ne­ral­men­te no se aso­cia con efec­tos ne­ga­ti­vos pe­li­gro­sos. Sin em­bar­go, ad­vier­ten que exis­te una gran va­ria­ción tan­to en la sen­si­bi­li­dad de las per­so­nas a los efec­tos de la ca­feí­na co­mo en la ra­pi­dez con la que la me­ta­bo­li­zan.

Cier­tas con­di­cio­nes tien­den a ha­cer que las per­so­nas sean más sen­si­bles a los efec­tos de la ca­feí­na, al igual que al­gu­nos me­di­ca­men­tos. Ade­más, si se es­tá em­ba­ra­za­da, in­ten­tan­do que­dar­se en es­ta­do, ama­man­tan­do o si le preo­cu­pa otra en­fer­me­dad o me­di­ca­men­to, re­co­mien­dan que se consulte al mé­di­co si es ne­ce­sa­rio li­mi­tar el con­su­mo de ca­feí­na.

4.- ¿La ca­feí­na es un pe­li­gro pa­ra la sa­lud?

La agen­cia re­gu­la­do­ra es­ta­dou­ni­den­se es­ti­ma que se pue­den ob­ser­var efec­tos tó­xi­cos, co­mo con­vul­sio­nes, con un con­su­mo rá­pi­do de al­re­de­dor de 1.200 mi­li­gra­mos de ca­feí­na, o 0,15 cu­cha­ra­das de ca­feí­na pu­ra.

Los pro­duc­tos de ca­feí­na pu­ros y al­ta­men­te con­cen­tra­dos re­pre­sen­tan “una ame­na­za im­por­tan­te” pa­ra la sa­lud pú­bli­ca, aler­tan. Es­tos pro­duc­tos, a me­nu­do eti­que­ta­dos co­mo su­ple­men­tos die­té­ti­cos, con­sis­ten en ca­feí­na pu­ra o al­ta­men­te con­cen­tra­da en for­ma lí­qui­da o en pol­vo, y se co­mer­cia­li­zan en pa­que­tes a gra­nel con has­ta mi­les de por­cio­nes por en­va­se, lo que re­quie­re que el con­su­mi­dor mi­da una por­ción se­gu­ra de lo que pue­de ser una can­ti­dad tó­xi­ca o “in­clu­so le­tal”.

5.- ¿Có­mo se pue­de re­du­cir su con­su­mo?

Quien es­tá acos­tum­bra­do a to­mar be­bi­das que con­tie­nen ca­feí­na to­dos los días y desean re­du­cir su con­su­mo, lo me­jor es ha­cer­lo gra­dual­men­te. De­te­ner la in­ges­ta re­pen­ti­na­men­te pue­de cau­sar sín­to­mas de abs­ti­nen­cia co­mo do­lo­res de ca­be­za, an­sie­dad y ner­vio­sis­mo, re­cuer­dan des­de la FDA. A di­fe­ren­cia de la abs­ti­nen­cia de opioi­des o al­cohol, la de ca­feí­na no se con­si­de­ra pe­li­gro­sa, pe­ro pue­de ser des­agra­da­ble.<

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.