Ad­vier­ten por dia­rreas en be­bés

>Pro­fe­sio­na­les re­co­mien­dan te­ner cui­da­do con los ali­men­tos y re­for­zar la lac­tan­cia ma­ter­na.

Democracia - - Front Page -

Una de las en­fer­me­da­des más tí­pi­cas del ve­rano, que se po­ten­cia en los días de más al­tas tem­pe­ra­tu­ras y que más afec­ta a los ni­ños me­no­res de 5 años, son los cua­dros de dia­rreas pro­vo­ca­dos por gas­troen­te­ri­tis. Es por es­to que des­de la So­cie­dad Ar­gen­ti­na de Pe­dia­tría se lan­zó un aler­ta fren­te a es­ta si­tua­ción, da­do que por año se diag­nos­ti­can en Ar­gen­ti­na cer­ca de un mi­llón de ca­sos, y la mi­tad de los pa­cien­tes son me­no­res de cin­co años.

Uno de los agen­tes que la ori­gi­na es el ro­ta­vi­rus, para lo cual exis­te una va­cu­na para pre­ve­nir es­ta cau­sa de gas­troen­te­ri­tis que se in­cor­po­ró al Pro­gra­ma Na­cio­nal de In­mu­ni­za­cio­nes a prin­ci­pios de 2015, y que de­be ser apli­ca­da a to­dos los be­bés a los 2 y 4 me­ses de vida.

“No obs­tan­te -de­ta­lló Ma­ri­na Or­si, pe­dia­tra, gas­tro­en­te­ró­lo­ga y he­pa­tó­lo­ga del Co­mi­té de Gas­troen­te­ro­lo­gía de la So­cie­dad Ar­gen­ti­na de Pe­dia­tría- hay mu­chos otros vi­rus y ade­más bac­te­rias y pa­rá­si­tos que pue­den pro­du­cir­la, por lo cual el he­cho de que un ni­ño se en­cuen­tre bien in­mu­ni­za­do no qui­ta la ne­ce­si­dad de se­guir los pa­sos re­co­men­da­dos para pre­ve­nir la apa­ri­ción de este cua­dro tan fre­cuen­te en la in­fan­cia”.

En este mar­co, los mé­di­cos pe­dia­tras in­di­can no sus­pen­der la lac­tan­cia ma­ter­na, no ex­po­ner a los be­bés a al­tas tem­pe­ra­tu­ras y ad­mi­nis­trar agua her­vi­da o mi­ne­ral de a cu­cha­ri­tas, da­do que se tra­ta de una en­fer­me­dad su­ma­men­te con­ta­gio­sa que pro­vo­ca, en­tre otros efec­tos, des­hi­dra­ta­ción.

El vi­rus

En su gran ma­yo­ría, las dia­rreas in­fan­ti­les en me­no­res de cin­co años son cau­sa­das por el ro­ta­vi­rus.

Un es­tu­dio a ni­vel na­cio­nal re­ve­ló que se po­dría es­ti­mar en al­re­de­dor de 130.000 los ca­sos de dia­rrea y 20.000 las in­ter­na­cio­nes anua­les en me­no­res de 5 años a cau­sa del ro­ta­vi­rus, cu­ya pri­me­ra se­ñal es la dia­rrea acuo­sa du­ran­te va­rios días; tam­bién vó­mi­tos, fie­bre y do­lor ab­do­mi­nal, por lo que la apa­ri­ción de cual­quie­ra de es­tos sín­to­mas de­be mo­ti­var la con­sul­ta al pe­dia­tra.

Se­gún se des­ta­ca, este vi­rus puede es­tar en el agua y en los ali­men­tos con­ta­mi­na­dos o bien en las su­per­fi­cies de las co­sas, y de ahí la im­por­tan­cia de la­var­se las ma­nos con agua se­gu­ra an­tes de en­trar en con­tac­to con un be­bé. Por eso se re­co­mien­da que cuan­do el ac­ce­so al agua po­ta­ble se com­pli­ca o se tie­nen du­das acer­ca de su inocui­dad, es con­ve­nien­te po­ta­bi­li­zar­la. Para lo­grar­lo, ha­brá que her­vir­la o bien agre­gar­le dos go­tas de la­van­di­na por li­tro.

De to­dos mo­dos, los mé­di­cos se­ña­lan que lo ideal es pres­cin­dir del agua en ni­ños

pe­que­ños, y que la lac­tan­cia ma­ter­na es fun­da­men­tal has­ta los seis me­ses por su po­der de nu­tri­ción, pe­ro ade­más por­que dis­mi­nu­ye has­ta en un 50 por cien­to el ries­go de con­traer ro­ta­vi­rus.

Sín­to­mas y cui­da­dos

“Se en­tien­de por gas­troen­te­ri­tis agu­da -des­ta­có el doc­tor Omar Ta­bac­co, mé­di­co pe­dia­tra gas­tro­en­te­ró­lo­go, vi­ce­pre­si­den­te de la So­cie­dad Ar­gen­ti­na de Pe­dia­tríaa la in­fla­ma­ción del es­tó­ma­go y el in­tes­tino, ori­gi­na­da ge­ne­ral­men­te por un agen­te in­fec­cio­so, la ma­yo­ría de las ve­ces vi­rus, pu­dien­do tam­bién ser pro­du­ci­do por bac­te­rias y pa­rá­si­tos. Al in­fla­mar­se es­tos ór­ga­nos, y tra­tar­se de un cua­dro in­fec­cio­so, los prin­ci­pa­les sig­nos

son fie­bre, vó­mi­tos y dia­rrea, acom­pa­ña­dos de do­lor ab­do­mi­nal de ti­po có­li­co. Así, la pér­di­da exa­ge­ra­da de lí­qui­dos puede lle­var a la des­hi­dra­ta­ción”.

“Es­tá tam­bién de­mos­tra­do -ex­pli­có el mé­di­co- que exis­te un me­nor ries­go de con­ta­mi­na­ción por cual­quier ti­po de ger­men en ni­ños que re­ci­ben so­lo le­che de ma­dre en com­pa­ra­ción con aque­llos que to­man fór­mu­las y, ade­más, la lac­tan­cia ma­ter­na ofre­ce fac­to­res de­fen­si­vos que im­pi­den la co­lo­ni­za­ción del in­tes­tino por par­te de los gér­me­nes agre­so­res”.

En de­fi­ni­ti­va, lac­tan­cia, con­trol de la hi­gie­ne, evi­tar lu­ga­res ce­rra­dos y de­tec­ción tem­pra­na cons­ti­tu­yen los me­jo­res alia­dos para evi­tar este mal en los chi­cos.<

&gt;Afir­man que el mí­ni­mo sín­to­ma de­be ge­ne­rar la con­sul­ta al pe­dia­tra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.