Aci­dez: en mu­chos ca­sos puede ser sín­to­ma de una afec­ción ma­yor

>Una de las con­sul­tas fre­cuen­tes que re­ci­ben los es­pe­cia­lis­tas tie­nen que ver con el ma­te y el ca­fé, co­mo des­en­ca­de­nan­tes de la en­fer­me­dad.

Democracia - - Vida -

La aci­dez fre­cuen­te co­mien­za co­mo una mo­les­tia, pe­ro puede ser sín­to­ma de una afec­ción ma­yor y es un pro­ble­ma ca­da vez co­mún ya que la in­ci­den­cia de la En­fer­me­dad por Re­flu­jo Gas­troe­so­fá­gi­co se ha in­cre­men­ta­do no­ta­ble­men­te en los úl­ti­mos 20 años.

"Lo que co­mún­men­te de­no­mi­na­mos aci­dez es un sín­to­ma, un in­di­ca­ti­vo de otras afec­cio­nes más se­ve­ras co­mo son la en­fer­me­dad por re­flu­jo gas­troe­so­fá­gi­co o la dis­pep­sia", ex­pli­có Jor­ge Ol­mos, de la Di­vi­sión Gas­troen­te­ro­lo­gía del Hos­pi­tal de Clí­ni­cas.

Esa sen­sa­ción de ar­dor en el pe­cho o que­ma­zón en la gar­gan­ta que se aso­cia con es­tos cua­dros se pro­du­ce por una pér­di­da de pre­sión en la ba­rre­ra an­ti-re­flu­jo, que se en­cuen­tra en la unión del esó­fa­go y el es­tó­ma­go.

"La aci­dez puede ser nor­mal cuan­do uno co­me en ex­ce­so, abu­sa de los pi­can­tes, las gra­sas o los dul­ces. Sin em­bar­go, cuan­do los sín­to­mas apa­re­cen in­de­pen­dien­te­men­te de lo que co­ma y so­bre to­do si per­sis­ten en el tiem­po, ahí hay que con­sul­tar con un es­pe­cia­lis­ta", sos­tu­vo Ol­mos.

Una de las con­sul­tas fre­cuen­tes que re­ci­ben los es­pe­cia­lis­tas tie­nen que ver con el ma­te y el ca­fé, co­mo des­en­ca­de­nan­tes de la en­fer­me­dad.

Al res­pec­to, el es­pe­cia­lis­ta ex­pli­có que "no son be­bi­das que cau­san re­flu­jo o aci­dez por sí mis­mas" y re­mar­có que "quien tie­ne re­flu­jo puede ser sus­cep­ti­ble de pro­fun­di­zar los sín­to­mas, so­bre to­do si no es­tá me­di­ca­do".

La Ar­gen­ti­na, Es­ta­dos Uni­dos, Sue­cia y Tur­quía es­tán en los pri­me­ros pues­tos en cuan­to a pre­va­len­cia de En­fer­me­dad por Re­flu­jo Gas­troe­so­fá­gi­co.

Es­tu­dios epi­de­mio­ló­gi­cos lle­va­dos a ca­bo en nues­tro país in­di­can que el 23% de la po­bla­ción ar­gen­ti­na , es de­cir uno de ca­da cua­tro per­so­nas, tie­ne re­flu­jo. Asi­mis­mo, el 30% de los ar­gen­ti­nos pre­sen­tan dis­pep­sia y no to­dos lle­van ade­lan­te el tra­ta­mien­to ade­cua­do.

"¿Cuan­do el re­flu­jo es un pro­ble­ma? Cuan­do la per­so­na sien­te una real mo­les­tia por los sín­to­mas. Cuan­do se al­te­ra su vida co­ti­dia­na, no hay que es­pe­rar, sino ha­cer la con­sul­ta con un es­pe­cia­lis­ta", pun­tua­li­zó Ol­mos y agre­gó: "los re­me­dios ca­se­ros y la au­to­me­di­ca­ción no son la res­pues­ta".

El es­pe­cia­lis­ta acla­ró ade­más que los an­ti­áci­dos de ven­ta li­bre, que es el tra­ta­mien­to re­cu­rren­te, con­lle­van el ries­go de ocul­tar sín­to­mas de una afec­ción qui­zás más gra­ve o de un mal ma­ne­jo de la si­tua­ción, por ser la me­di­ca­ción inade­cua­da.

"Hay que te­ner pre­sen­te que, en oca­sio­nes, los sín­to­mas más se­ve­ros no im­pli­can una ma­yor gra­ve­dad de la en­fer­me­dad y a me­nu­do los más dis­cre­tos pue­den pre­ve­nir de ca­sos más gra­ves", con­clu­yó Ol­mos.<

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.