Cuan­do la ne­ce­si­dad no per­mi­te te­ner cla­ri­dad

Democracia - - Medio Del Campo - > Por Pablo Adrea­ni (*)

El go­bierno ar­gen­tino ha­bía pro­me­ti­do al FMI al­can­zar el equi­li­brio fis­cal du­ran­te el 2018 y un fuer­te plan de ajus­te de las va­ria­bles eco­nó­mi­cas que pro­vo­ca­ron du­ran­te los úl­ti­mos años des­equi­li­brios fis­ca­les y co­mer­cia­les.

A cam­bio el FMI con­fir­mó un au­xi­lio fi­nan­cie­ro de U$S 56 mil mi­llo­nes has­ta el 2020, de los cua­les Ar­gen­ti­na ya re­ci­bió U$S 28 mil mi­llo­nes y de­be re­ci­bir un des­em­bol­so de U$S 11 mil mi­llo­nes para el mes de mar­zo.

Por este mo­ti­vo arri­bó a nues­tro país la ter­ce­ra mi­sión del FMI, para mo­ni­to­rear cómo va el ajus­te y pro­ce­der a au­to­ri­zar el pró­xi­mo des­em­bol­so de mar­zo.

Sin em­bar­go, el análisis de las me­di­das im­ple­men­ta­das por el go­bierno nos mues­tra que ha si­do afec­ta­do el po­der de com­pra del con­su­mi­dor, por un ma­yor gas­to de bie­nes y ser­vi­cios re­la­cio­na­dos con la vi­vien­da y ali­men­ta­ción y una caí­da con­se­cuen­te del po­der ad­qui­si­ti­vo.

Y en el análisis del plano em­pre­sa­rio no hay du­das que los sec­to­res más per­ju­di­ca­dos han si­do los re­la­cio­na­dos a la ex­por­ta­ción, co­mo es el ca­so de los pro­duc­tos de las eco­no­mías re­gio­na­les y las ma­te­rias pri­mas agrí­co­las de nues­tra pam­pa agrí­co­la pro­fun­da.

No es vá­li­do el slo­gan "con la me­jo­ra del ti­po de cam­bio se fa­vo­re­ció la com­pe­ti­ti­vi­dad del sec­tor agroex­por­ta­dor". Pues to­dos los sec­to­res pro­duc­ti­vos tie­nen un al­to com­po­nen­te de sus cos­tos do­la­ri­za­dos y en el ca­so de bie­nes y ser­vi­cios que con­tra­tan en el mer­ca­do do­més­ti­co, el ajus­te por in­fla­ción de los mis­mos con un ti­po de cam­bio que se va atra­san­do, im­pli­ca un au­men­to li­so y llano de los cos­tos de pro­duc­ción en dó­la­res.

Di­cho en crio­llo, los már­ge­nes del ne­go­cio ca­da vez se re­du­cen más y sal­vo en ca­sos de ex­ce­len­tes ren­di­mien­tos de los cul­ti­vos y cam­pos con cer­ca­nía a los puer­tos, por me­nor cos­to del fle­te ca­mio­ne­ro, en el res­to de las zo­nas pro­duc­ti­vas los már­ge­nes son mu­cho me­no­res a los re­gis­tra­dos du­ran­te la cam­pa­ña an­te­rior.

Ana­li­zan­do el com­ple­jo agroex­por­ta­dor y agroin­dus­trial de la so­ja, in­clu­yen­do la pro­duc­ción y ex­por­ta­ción de ha­ri­na y acei­te de so­ja, han si­do va­rias las me­di­das to­ma­das por el equi­po eco­nó­mi­co que es­tán cons­pi­ran­do con­tra su com­pe­ti­ti­vi­dad.

Vea­mos, una de las pri­me­ras me­di­das im­ple­men­ta­das fue la eli­mi­na­ción del di­fe­ren­cial de 2,5% que pe­na­li­za­ba las ex­por­ta­cio­nes de po­ro­tos de so­ja si pro­ce­sar, lo que per­mi­tía a la in­dus­tria acei­te­ra ar­gen­ti­na po­der com­pe­tir con­tra las po­lí­ti­cas pro­tec­cio­nis­tas, ele­va­dos aran­ce­les a la im­por­ta­ción de pro­duc­tos ar­gen­ti­nos, que mu­chos paí­ses in­dus­tria­li­za­dos apli­can a nues­tro país.

Y la se­gun­da me­di­da que ter­mi­nó por des­tro­nar a la Ar­gen­ti­na co­mo el país más com­pe­ti­ti­vo del mun­do en la in­dus­tria­li­za­ción de so­ja, ha si­do igua­lar las re­ten­cio­nes de la so­ja, ha­ri­na de so­ja y acei­te de so­ja, con el 18% de re­ten­cio­nes fi­jo y el ar­ti­lu­gio de 4 $/U$S ex­por­ta­do.

El pro­duc­tor es­tá abra­zan­do al oso, fes­te­jan­do la eli­mi­na­ción del 2,5% de di­fe­ren­cial de re­ten­cio­nes para do­tar a la in­dus­tria de una he­rra­mien­ta que les per­mi­ta com­pe­tir en el con­cier­to del co­mer­cio mun­dial. Pues des­apa­re­ci­da la de­man­da ex­por­ta­do­ra de po­ro­to de so­ja, hoy pro­te­gi­da in­ge­nua­men­te por el Go­bierno, las fá­bri­cas de acei­tes de­be­rán pa­gar mu­cho me­nos por el po­ro­to una vez que los ex­por­ta­do­res no in­ter­ven­gan en el mer­ca­do.

En la prác­ti­ca de­be­rán in­gre­sar me­nos di­vi­sas para pa­gar la ma­te­ria pri­ma po­ro­to a los pro­duc­to­res de so­ja. Cuan­do lle­gue ese mo­men­to los pro­duc­to­res van a ex­tra­ñar la épo­ca en que la in­dus­tria po­día com­pe­tir abier­ta­men­te en el tra­ding mun­dial pues po­día con­tar con un mí­ni­mo apo­yo del Po­der Eje­cu­ti­vo, con el di­fe­ren­cial del 2,5% en las re­ten­cio­nes.

Es cu­rio­so ver que si el Go­bierno ba­ja­ra la pre­sión im­po­si­ti­va a la ex­por­ta­ción de ha­ri­na y acei­te de so­ja, de 4 $/U$S a 3 $/U$S, nos lle­va­ría­mos la sor­pre­sa de que la re­cau­da­ción por re­ten­cio­nes glo­ba­les (in­clu­yen­do po­ro­to, ha­ri­na y acei­te) pa­sa­ría de U$S 3,764 mi­llo­nes a U$S 4.000 mi­llo­nes, un au­men­to de U$S 236 mi­llo­nes, mien­tras que tam­bién es cier­to que el in­gre­so de di­vi­sas ten­dría una caí­da de U$S 195 mi­llo­nes (de U$S 16.452 mi­llo­nes a U$S 16.256 mi­llo­nes)

To­man­do es­ta me­di­da, y en el ba­lan­ce ge­ne­ral, ba­jar de 4$ a 3$/U$S la pre­sión im­po­si­ti­va so­bre el acei­te y la ha­ri­na, le per­mi­te al Go­bierno au­men­tar el in­gre­so de dó­la­res, en sus bol­si­llos en 41 U$S mi­llo­nes.<

(*) So­cio Fun­da­dor Gu­ruMar­ket.

“El análisis de las me­di­das im­ple­men­ta­das por el go­bierno nos mues­tra que ha si­do afec­ta­do el po­der de com­pra del con­su­mi­dor, por un ma­yor gas­to de bie­nes y ser­vi­cios re­la­cio­na­dos con la vi­vien­da y ali­men­ta­ción y una caí­da con­se­cuen­te del po­der ad­qui­si­ti­vo.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.