Los "atra­co­nes" de se­ries ya tie­nen más de ocho mi­llo­nes de "adic­tos" en el mun­do

Democracia - - Servicios -

Los "atra­co­nes" de se­ries de te­le­vi­sión, alen­ta­da por los ser­vi­cios que per­mi­ten con­su­mir to­dos los epi­so­dios de un ti­rón, ha ge­ne­ra­do un nue­vo ti­po de con­su­mi­dor de TV y só­lo en Net­flix ya su­man más de 8 mi­llo­nes, mien­tras que ex­per­tos ad­vier­ten so­bre sus con­se­cuen­cias.

De acuer­do a da­tos de Net­flix, la ma­yor pla­ta­for­ma on­li­ne, unas 8,4 mi­llo­nes de per­so­nas en to­do el mun­do mi­ran una se­rie el día de su es­treno de un so­lo gol­pe, una ci­fra que se ha mul­ti­pli­ca­do por vein­te en­tre 2013 y 2016.

Ele­na Nei­ra, pro­fe­so­ra de los Es­tu­dios de Cien­cias de la In­for­ma­ción y de la Co­mu­ni­ca­ción de la Uni­ver­si­tat Ober­ta de Ca­ta­lun­ya (UOC), se­ña­lo en declaraciones ci­ta­das por la agen­cia DPA que es­to se de­be a múl­ti­ples ra­zo­nes: "La pri­me­ra es que, a di­fe­ren­cia de la emi­sión se­ma­nal tra­di­cio­nal pro­pia de la te­le­vi­sión, la ma­yo­ría de las pla­ta­for­mas apues­ta por su­bir to­dos los ca­pí­tu­los de una tem­po­ra­da de gol­pe, de­jan­do en ma­nos del es­pec­ta­dor el rit­mo de su con­su­mo".

Para Die­go Re­do­lar, neu­ro­cien­tí­fi­co y pro­fe­sor de los Es­tu­dios de Cien­cias de la Sa­lud de la UOC, "es­ta dis­po­ni­bi­li­dad in­me­dia­ta ayu­da a que nues­tro sis­te­ma ner­vio­so del re­fuer­zo, que to­le­ra mal la de­mo­ra, se ac­ti­ve, y que la per­so­na pue­da 'en­gan­char­se' con ma­yor fa­ci­li­dad".

Un es­tu­dio de Net­flix lo co­rro­bo­ra: sus sus­crip­to­res pre­fie­ren ver una tem­po­ra­da en­te­ra que es­pe­rar el vie­jo es­que­ma de la te­le­vi­sión pre ca­ble en que los epi­so­dios lle­ga­ban una vez a la semana.

"Ade­más, an­te una ma­ra­tón de se­ries, el ce­re­bro ge­ne­ra do­pa­mi­na, una se­ñal quí­mi­ca re­la­cio­na­da con el pla­cer", ase­gu­ra Re­do­lar.

Las es­tra­te­gias de mar­ke­ting re­fuer­zan es­ta si­tua­ción, ya que los gran­des lan­za­mien­tos siem­pre coin­ci­den en viernes. "El ob­je­ti­vo es cla­ro: la "ne­ce­si­dad" de con­su­mir­lo lo an­tes po­si­ble, pre­fe­ri­ble­men­te ese fin de semana", ex­pli­ca Nei­ra.

Pe­ro los atra­co­nes no son gra­tui­tos. Nei­ra ad­vier­te que exis­ten "es­tu­dios que aler­tan so­bre el de­tri­men­to cog­ni­ti­vo y psi­co­ló­gi­co que puede pro­vo­car la in­mer­sión que ge­ne­ra el atra­cón de se­ries, que puede de­ri­var en ais­la­mien­to y has­ta en de­va­lua­ción de las ex­pe­rien­cias per­so­na­les dia­rias".

Se­gún Re­do­lar, al­gu­nos in­for­mes han su­ge­ri­do que, des­pués de un atra­cón de se­ries, las per­so­nas pue­den sen­tir­se fí­si­ca­men­te ex­haus­tas y con un es­ta­do de áni­mo emo­cio­nal­men­te ba­jo" y que este com­por­ta­mien­to po­dría ase­me­jar­se "al con­su­mo de al­gu­nas sus­tan­cias de abu­so".

La 'in­mer­sión' ayu­da a las per­so­nas a su­mer­gir­se en his­to­rias que les pro­por­cio­nan en­tre­te­ni­mien­to y las ale­jan de las preo­cu­pa­cio­nes dia­rias. Para Re­do­lar, es­tos con­su­mi­do­res "vuel­ven a mi­rar una se­rie que ya han vis­to lo ha­cen para re­cu­pe­rar el pla­cer que ha­bían sen­ti­do pre­via­men­te".<

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.