“Có­mo me­jo­ré mi fi­bro­mial­gia con Qi Gong”

Su vi­da se ha­bia con­ver­ti­do en un su­fri­mien­to cons­tan­te y los tra­ta­mien­tos ape­nas la me­jo­ra­ban has­ta que co­no­ció una dis­ci­pli­na de ejer­ci­cios que pro­vie­nen de Orien­te. Hoy se de­di­ca a en­se­ñar.

Diario de la Salud - - PORTADA -

El tes­ti­mo­nio de una mu­jer en pri­me­ra per­so­na.

Des­de muy jo­ven, Ma­ría Fer­nan­da tu­vo pro­ble­mas de sa­lud que los mé­di­cos diag­nos­ti­ca­ron co­mo fi­bro­mial­gia, una afec­ción reu­má­ti­ca que afec­ta al te­ji­do con­jun­ti­vo, múscu­los y ten­do­nes. La ca­rac­te­rís­ti­ca prin­ci­pal de es­ta en­fer­me­dad es que oca­sio­na do­lo­res a ve­ces in­ca­pa­ci­tan­tes. Pe­ro ha­ce cua­tro años, en me­dio de una cri­sis que obli­gó a in­ter­nar­la, co­no­ció el Qi Gong, una an­ti­gua dis­ci­pli­na chi­na de ejer­ci­cios. Gra­cias a ello, con­si­guió no so­lo me­jo­rar su sa­lud sino ade­más en­con­trar un ca­mino de vi­da, ya que em­pe­zó a es­tu­diar­lo y hoy en­se­ña Qi Gong, ( se pro­nun­cia Chi Kun) que es su vo­ca­ción. El miér­co­les 21 a las 16 hs, Fer­nan­da dió una char­la so­bre es­ta prác­ti­ca en el Ins­ti­tu­to Ma­ga­lla­nes, Ma­ga­lla­nes 1346 en el ba­rrio de Ba­rra­cas en Bue­nos Ai­res, en el ci­clo de Char­las pa­ra la Co­mu­ni­dad del Dia­rio de la Sa­lud.

LA HIS­TO­RIA

Ma­ría Fer­nan­da Ber­ti, de 36 años, amó siem­pre las plan­tas y se sin­tió es­pe­cial­men­te co­nec­ta­da con la Na­tu­ra­le­za. Por es­to de­ci­dió es­tu­diar pa­ra ser in­ge­nie­ra agró­no­ma y una vez re­ci­bi­da qui­so de­di­car­se a la in­ves­ti­ga­ción. Un obs­tácu­lo in­ter­fe­ría en su tra­ba­jo y en su vi­da: las cri­sis de su en­fer­me­dad, que la in­ca­pa­ci­ta­ban a tal pun­to que de­bía ser in­ter­na­da. La fi­bro­mial­gia, un sín­dro­me do­lo­ro­so cró­ni­co, tie­ne mu­cho de mis­te­rio aún pa­ra la me­di­ci­na con­ven­cio­nal. Se pos­tu­lan po­si­bles cau­sas, co­mo una dis­fun­ción en el sis­te­ma ner­vio­so cen­tral, una en­fer­me­dad reu­má­ti­ca o una pa­to­lo­gía psi­coe­mo­cio­nal, tras­tor­nos en la mi­cro­bio­ta in­tes­ti­nal y otras teo­rías. Se tra­ta con me­di­ca­ción que va des­de los anal­gé­si­cos a los an­ti­de­pre­si­vos y los an­sio­lí­ti­cos.

En una in­ter­na­ción en el año 2014, que du­ró va­rios me­ses de­bi­do a una cri­sis do­lo­ro­sa, Fer­nan­da des­cu­brió me­dian­te uno de sus mé­di­cos el Qi Gong. La me­di­ci­na con­ven­cio­nal no po­día dar­le res­pues­tas, co­men­ta; los re­me­dios que le da­ban la ha­cían sen­tir mal, así que no du­dó. Ahí mis­mo en la clí­ni­ca co­men­zó a prac­ti­car­lo y fue tal su me­jo­ría que se enamo­ró de es­ta dis­ci­pli­na y em­pe­zó a es­tu­diar.

“Se tra­ta de una dis­ci­pli­na con di­ver­sos ejer­ci­cios, pro­ve­nien­tes de sa­bi­du­rías muy an­ti­guas. No so­lo nos mo­ve­mos: exi­gen ade­más un de­ter­mi­na­do gra­do de con­cen­tra­ción y una res­pi­ra­ción es­pe­cí­fi­ca”, ex­pli­ca Fer­nan­da. “El re­sul­ta­do de esos ejer­ci­cios es op­ti­mi­zar el fluir de la ener­gía vi­tal Qi en el or­ga­nis­mo. Ca­da ejer­ci­cio tie­ne su pro­pó­si­to. La res­pi­ra­ción y la con­cen­tra­ción per­mi­ten una pro­fun­da re­la­ja­ción men­tal, lo que fa­ci­li­ta que la ener­gía se con­duz­ca apro­pia­da­men­te. La en­tra­da a la cal­ma del co­mien­zo de una se­rie de ejer­ci­cios per­mi­te des­blo­quear las ten­sio­nes que cau­san los te­mo­res, el do­lor, la an­sie­dad. Con otros mo­vi­mien­tos, se ha­ce mo­ver la ener­gía o qi, co­mo se lla­ma en Chi­na. Qi es mo­vi­mien­to, y Qi Gong es me­di­ci­na chi­na en mo­vi­mien­to.”

Los ejer­ci­cios, co­men­ta Fer­nan­da, pue­den ser prac­ti­ca­dos por per­so­nas de cual­quier edad. Hay po­si­bi­li­da­des de ha­cer ejer­ci­cios de pie, acos­ta­do, sen­ta­do. Es po­si­ble en­con­rar cla­ses adap­ta­das pa­ra chi­cos, pa­ra per­so­nas con di­fi­cul­ta­des de mo­vi­li­dad; tam­bién es­tá el Qi Gong pa­ra la mu­jer, que me­jo­ra sín­to­mas mo­les­tos de ori­gen hor­mo­nal.

Los ejer­ci­cios pue­den con­sis­tir en mo­vi­mien­tos de una o va­rias par­tes del cuer­po, ma­sa­jes, gol­pe­teos, es­ti­ra­mien­tos, ba­lan­ceos, por ejem­plo. Tra­ba­jan dis­tin­tas áreas y me­jo­ran la sa­lud en el ni­vel fí­si­co, men­tal, emo­cio­nal y es­pi­ri­tual. Se adap­tan a las épo­cas del año, si­guien­do las en­se­ñan­zas de la me­di­ci­na chi­na, pa­ra pro­te­ger­nos de en­fer­me­da­des, dar bie­nes­tar, lon­ge­vi­dad y paz in­te­rior.

UN CA­MINO PA­RA VI­VIR ME­JOR

Fer­nan­da hoy es ins­truc­to­ra de Qi Gong pa­ra la sa­lud y te­ra­peu­ta de me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na, en eta­pa avan­za­da de la ca­rre­ra. Fue pre­mia­da en una re­cien­te com­pe­ten­cia in­ter­na­cio­nal de Health Qi­gong ( Qi Gong pa­ra la Sa­lud). Y tam­bién es­tu­dió Sa­na­ción Prá­ni­ca, re­fle­xo­lo­gía y ma­sa­je te­ra­péu­ti­co chino. Ade­más, su ca­rre­ra de in­ge­nie­ra agró­no­ma se vol­có a las te­ra­pias con plan­tas; tra­ba­ja en desa­rro­llo y ase­so­ra­mien­to de huer­tas co­mu­ni­ta­rias, den­tro de un pro­yec­to de vo­lun­ta­ria­do con ni­ños y jó­ve­nes; y úl­ti­ma­men­te ase­so­ra a quie­nes quie­ren ha­cer jar­di­nes y huer­tas or­gá­ni­cas, sin el uso de fer­ti­li­zan­tes ni pla­gui­ci­das quí­mi­cos.

Su vi­da se re­par­te en­tre cla­ses pa­ra per­fec­cio­nar­se, es­tu­dios de me­di­ci­na chi­na, su tra­ba­jo co­mo in­ge­nie­ra agró­no­ma, una ru­ti­na mo­vi­da y exi­gen­te don­de el do­lor ya es un re­cuer­do. “Yo ha­blo mu­cho del po­der de la son­ri­sa in­te­rior- ex­pli­ca­cuan­do son­reí­mos, y en­via­mos esa son­ri­sa con amor a to­das nues­tras cé­lu­las, sa­na­mos.”

QUÉ ES EL QI GONG

Es una dis­ci­pli­na mi­le­na­ria de ori­gen Chino, que ayu­da a me­jo­rar el equi­li­brio in­terno y la vi­ta­li­dad en la per­so­na. Se ba­sa en la rea­li­za­ción de sua­ves mo­vi­mien­tos que se re­pi­ten de ma­ne­ra flui­da, ele­gan­te y ar­mo­nio­sa; es­ta­ble­cien­do, me­dian­te el mo­vi­mien­to y la res­pi­ra­ción, una co­ne­xión ín­ti­ma con la na­tu­ra­le­za y la ener­gía del uni­ver­so. Los mo­vi­mien­tos per­mi­ten el des­blo­queo de la cir­cu­la­ción ener­gé­ti­ca en el cuer­po, me­jo­ran­do la cir­cu­la­ción del Qi (ener­gía) jun­to al nor­mal flui­do de la cir­cu­la­ción san­guí­nea y de lí­qui­dos cor­po­ra­les, res­ta­ble­cien­do el equi­li­brio in­terno y ge­ne­ran­do un es­ta­do de ar­mo­nía que fa­vo­re­ce a la sa­lud del prac­ti­can­te.

El re­sul­ta­do de la prác­ti­ca con­ti­nua del Qi Gong es la me­jo­ra de la vi­ta­li­dad en la per­so­na, ayu­dan­do a equi­li­brar la sa­lud fí­si­ca, emo­cio­nal y es­pi­ri­tual.

Be­ne­fi­cios de la prác­ti­ca de Qi Gong: Res­ta­ble­ce el equi­li­brio ener­gé­ti­co.· Me­jo­ra la cir­cu­la­ción san­guí­nea y del qi.· Me­jo­ra la res­pi­ra­ción y oxi­ge­na­ción.· Se­re­na y cal­ma la men­te.· Re­du­ce el es­trés.· Me­jo­ra la elon­ga­ción, for­ta­le­ce los múscu­los y ge­ne­ra ma­yor fle­xi­bi­li­dad. Se dis­tin­guen dos ti­pos de Qi Gong:

Qi­gong Di­ná­mi­co: se ba­sa en ejer­ci­cios sua­ves y fluidos; que se coor­di­nan con la res­pi­ra­ción, la con­cen­tra­ción me­di­ta­ti­va y la vi­sua­li­za­ción.

Qi­gong Es­tá­ti­co: se ba­sa en ejer­ci­cios de pos­tu­ras fi­jas y ejer­ci­cios de tra­ba­jo in­terno, coor­di­nan la res­pi­ra­ción, la vi­sua­li­za­ción del flu­jo ener­gé­ti­co, in­cre­men­tan­do la ener­gía ha­cia los cen­tros ener­gé­ti­cos del cuer­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.