Ca­mi­nar des­cal­zo, un gran re­me­dio

Diario de la Salud - - NOTICIAS -

El do­lor en los pies y las pier­nas, asi co­mo un sin­nú­me­ro de afec­cio­nes, pue­de ali­viar­se ca­mi­nan­do des­cal­zo. De acuer­do con el Dr. Step­hen Si­na­tra, car­dió­lo­go es­ta­dou­ni­den­se, la in­fla­ma­ción en el or­ga­nis­mo se desa­rro­lla cuan­do la san­gre es es­pe­sa y cuan­do se tie­ne mu­cho es­trés, de­bi­do a los ra­di­ca­les li­bres y mu­chas car­gas po­si­ti­vas en el cuer­po. Me­dian­te el con­tac­to con la tie­rra, lo que se lla­ma en in­glés “groun­ding” se ali­via de for­ma efec­ti­va la in­fla­ma­ción, ya que es­to adel­ga­za la san­gre y lle­na su cuer­po de io­nes de car­ga ne­ga­ti­va a tra­vés de las plan­tas de sus pies. Sim­ple­men­te to­car la tie­rra y per­mi­tir que el ex­ce­so de car­ga de su cuer­po se li­be­re en la tie­rra, pue­de ali­viar un po­co del es­trés que lle­ga con­ti­nua­men­te a su sis­te­ma.

Ca­mi­nar des­cal­zo en el ex­te­rior pue­de ser una es­tra­te­gia am­bien­tal sim­ple, na­tu­ral y pro­fun­da­men­te efec­ti­va con­tra el es­trés cró­ni­co, ap­neas del sue­ño, arrit­mias y es­trés car­día­co, san­gre hi­per­coa­gu­la­ble y otros tras­tor­nos de la sa­lud. Así que no se pier­da la opor­tu­ni­dad de apo­yar los pies en el pas­to y dar una vuel­ta…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.