Her­nia um­bi­li­cal

Ca­ta­plas­mas cu­ra­ti­vas

Diario de la Salud - - PORTADA -

An­tes de re­cu­rrir a la ci­ru­gía.

Si bien es bas­tan­te co­mún en los be­bés y se so­lu­cio­na so­la, una her­nia um­bi­li­cal en un adul­to es un pro­ble­ma que en la ma­yo­ría de los ca­sos se de­be re­pa­rar con ci­ru­gía, so­bre to­do si es­ta pro­tru­sión o tras­pa­so de te­ji­do por fue­ra de su ca­vi­dad nor­mal- en es­te ca­so, de­trás de la pa­red ab­do­mi­nal- es lo su­fi­cien­te­men­te gran­de co­mo pa­ra mo­les­tar, do­ler o co­rrer el ries­go de es­tran­gu­lar­se. Mu­chas per­so­nas pa­san años su­frien­do y arries­gán­do­se a te­ner que ope­rar­se de ur­gen­cia so­lo por no con­sul­tar, sin sa­ber que la ope­ra­ción que ter­mi­na­ría con su pro­ble­ma es sen­ci­lla, in­clu­so pue­de ser am­bu­la­to­ria.

En los ni­ños tie­ne ten­den­cia al cie­rre es­pon­tá­neo y más del 80 por cien­to de ellos has­ta los 2 años de edad se cu­ran de es­ta for­ma. En los adul­tos, sin em­bar­go, no hay ten­den­cia al cie­rre es­pon­tá­neo y por el con­tra­rio, hay ries­gos de que au­men­te de ta­ma­ño. La her­nia um­bi­li­cal en el adul­to no es la per­sis­ten­cia de una her­nia um­bi­li­cal in­fan­til; só­lo el 10 por cien­to de adul­tos con her­nia um­bi­li­cal tie­ne un an­te­ce­den­te cla­ro de her­nia en la in­fan­cia. Más bien, es­te pro­ble­ma en los adul­tos es ad­qui­ri­do.

POR QUÉ SE PUE­DE PRO­DU­CIR

Las cau­sas se re­la­cio­nan ha­bi­tual­men­te con so­bre­es­fuer­zo de la pa­red ab­do­mi­nal en esa zo­na del om­bli­go. Por ejem­plo, por obe­si­dad o em­ba­ra­zos múl­ti­ples, o va­rios su­ce­si­vos; mu­chas mu­je­res con­sul­tan du­ran­te el em­ba­ra­zo cuan­do, al ir cre­cien­do su ab­do­men, no­tan que en la zo­na del om­bli­go apa­re­ce un bul­ti­to so­bre­sa­lien­te a tra­vés de la ro­pa. El ta­ma­ño de la her­nia va­ría des­de pe­que­ño y ca­si im­per­cep­ti­ble que ge­ne­ral­men­te es des­cu­bier­to por un mé­di­co en una con­sul­ta ru­ti­na­ria, has­ta gran­des ma­sas que de­for­man el con­torno de la pa­red ab­do­mi­nal y prác­ti­ca­men­te “bo­rran” el om­bli­go.

Otra cau­sa de her­nia um­bi­li­cal que apa­re­ce en hom­bres y mu­je­res jó­ve­nes es por ex­ce­so de ejer­ci­cios, ya que és­te ter­mi­na por ha­cer que ce­da un sec­tor de la zo­na su­pe­rior del om­bli­go. Por es­to es que úl­ti­ma­men­te se ven ca­sos de her­nia um­bi­li­cal en de­por­tis­tas ama­teurs. Tam­bién es fre­cuen­te en pa­cien­tes que su­fren ci­rro­sis he­pá­ti­ca.

A ve­ces es­tas her­nias cau­san mo­les­tias, in­clu­so do­lor, que em­peo­ran con la tos o al rea­li­zar al­gún es­fuer­zo fí­si­co. Es que hay pa­so de con­te­ni­do del ab­do­men a tra­vés de un hue­co en la pa­red de es­te, en el área del om­bli­go. Una her­nia, aún pe­que- ña, pue­de al­ber­gar en su in­te­rior des­de un pe­que­ño frag­men­to de te­ji­do co­mo el epi­plón, que es gra­sa que cu­bre los in­tes­ti­nos, has­ta frag­men­tos de in­tes­tino del­ga­do o grue­so. En una re­vi­sión mé­di­ca ru­ti­na­ria o en ca­sa, a ve­ces la her­nia pue­de pre­sio­nar­se y re­ubi­car esa por­ción de te­ji­do en el in­te­rior del ab­do­men pe­ro es­to no siem­pre es po­si­ble y en­ton­ces, se co­rre el ries­go de es­tran­gu­la­ción, un cua­dro agu­do y do­lo­ro­so que re­quie­re ci­ru­gía ur­gen­te.

EL DÍA A DÍA

Si bien es im­pres­cin­di­ble la con­sul­ta mé­di­ca, y muy pro­ba­ble­men­te la ci­ru­gía, se pue­de ha­cer to­do lo po­si­ble pa­ra que una her­nia no pro­gre­se o em­peo­re rá­pi­da­men­te. Es­to im­pli­ca no ha­cer gran­des es­fuer­zos que im­pli­quen los múscu­los del ab­do­men, so­lo aque­llos que es­tén es­pe­cial­men­te in­di­ca­dos y siem­pre con su­per­vi­sión pro­fe­sio­nal. Si se sien­te mu­cha pre­sión en el ab­do­men, a ve­ces se pue­den uti­li­zar ven­das o fa­jas co­mo ali­vio, pe­ro es­tas no re­sul­tan en una re­duc­ción.

Tam­bién es muy im­por­tan­te cui­dar la die­ta y so­bre to­do re­du­cir el so­bre­pe­so pa­ra evi­tar las dis­ten­sio­nes y au­men­tos de pre­sión en los in­tes­ti­nos. Son con­ve­nien­tes los ali­men­tos ri­cos en fi­bra, tan­to so­lu­ble co­mo in­so­lu­ble, pa­ra fa­ci­li­tar el trán­si­to in­tes­ti­nal. La cons­ti­pa­ción de­bi­do a una ma­la die­ta es otra cau­sa co­mún de la her­nia, ya que el es­fuer­zo re­pe­ti­do en el tiem­po pa­ra ir al ba­ño ter­mi­na por ha­cer ce­der al­gu­na zo­na dé­bil al­re­de­dor del om­bli­go.

Au­men­tar la in­ges­ta de fi­bra re­du­ci­rá la pro­ba­bi­li­dad de cons­ti­pa­ción, con­tri­bu­ye a ali­viar los sín­to­mas do­lo­ro­sos y me­jo­ra el cua­dro ge­ne­ral, ya que la cons­ti­pa­ción es en sí un pro­ble­ma que em­peo­ra­rá la her­nia.

RE­ME­DIOS NA­TU­RA­LES

El na­tu­ró­pa­ta An­to­nio Va­le­ra pro­po­ne al­gu­nos ali­vios pa­ra el do­lor y la mo­les­tia cau­sa­dos por las her­nias um­bi­li­ca­les, sin de­jar de re­co­men­dar una con­sul­ta mé­di­ca. Son en ba­se a acei­te de oli­va, ar­ci­lla y he­le­cho.

To­dos los días quien su­fre de her­nia pue­de ha­cer­se ma­sa­jes, tan­to por la ma­ña­na co­mo por la no­che, con acei­te de oli­va. Es­to tie­ne co­mo ob­je­ti­vo for­ta­le­cer la piel de la zo­na.

Tam­bién es útil la ar­ci­lla. Se tie­ne que apli­car unas ca­ta­plas­mas grue­sas de ar­ci­lla fría y más an­chas que la zo­na que ocu­pa la her­nia y se su­je­tan con un ven­da­je. Tra­di­cio­nal­men­te, la ar­ci­lla es un re­me­dio que se uti­li­za pa­ra re­du­cir in­fla­ma­cio­nes y de­pu­rar. Tie­ne que lle­var­las en­tre 2 y 4 ho­ras.

A la ar­ci­lla se le pue­de agre­gar he­le­cho co­mún, apli­car to­das las no­ches una ca­ta­plas­ma de he­le­cho y qui­tár­se­la al día si­guien­te. Pa­ra pre­pa­rar­la, ver­ter ar­ci­lla en un re­ci­pien­te y a con­ti­nua­ción mez­clar­le 50 g de ho­jas de he­le­cho co­mún, fres­cas y pi­ca­das. Ver­ter agua fría mien­tras se une la mez­cla, has­ta que fi­nal­men­te que­de una pas­ta. Cuan­do es­tá la pas­ta he­cha, po­ner un po­co en­tre dos ven­das y ya se po­drá apli­car cu­brien­do la her­nia.

Des­de la fi­to­te­ra­pia, se re­co­mien­da el cra­tae­gus o es­pino al­bar, co­mo to­ni­fi­can­te de los te­ji­dos, en tin­tu­ra o cáp­su­las. Pa­ra ali­viar el do­lor, es acon­se­ja­ble el con­su­mo de ti­sa­nas lue­go de las co­mi­das. Por ejem­plo, man­za­ni­lla y anís, pa­ra des­in­fla­mar y evi­tar acu­mu­la­ción de ga­ses, lo que pue­de au­men­tar se­ria­men­te el do­lor.

El do­lor de las her­nias pue­de tra­tar­se tam­bién con acu­pun­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.