Ti­roi­des

¿Nó­du­los be­nig­nos o ma­lig­nos?

Diario de la Salud - - PORTADA -

Cuán­do preo­cu­par­se.

La ti­roi­des es una glán­du­la que se en­cuen­tra en el cue­llo, so­bre la trá­quea, que tie­ne for­ma de ma­ri­po­sa y en con­di­cio­nes nor­ma­les no es pal­pa­ble. Una de sus fun­cio­nes más sig­ni­fi­ca­ti­vas es pro­du­cir hor­mo­nas, que in­flu­yen en las emo­cio­nes de las per­so­nas. Los nó­du­los ti­roi­deos son un desafío que se le ha plan­tea­do a la me­di­ci­na en las úl­ti­mas dé­ca­das. His­tó­ri­ca­men­te afec­ta más a las mu­je­res que a los va­ro­nes: ca­da 5 mu­je­res afec­ta­das hay un va­rón.

CUAN­DO HAY NÓ­DU­LOS

Es­tos nó­du­los son un pro­ble­ma de la ar­qui­tec­tu­ra de la glán­du­la. In­de­pen­dien­te­men­te de ello la ti­roi­des pue­de fun­cio­nar po­co (hi­po­ti­roi­dis­mo), mu­cho (hi­per­ti­roi­dis­mo) o su fun­ción pue­de ser nor­mal (eu­ti­roi­dis­mo). Es im­por­tan­te acla­rar que el he­cho de te­ner un nó­du­lo no sig­ni­fi­ca que la per­so­na ten­ga un tras­torno en la fun­ción de la glán­du­la ti­roi­des. Aun­que en los úl­ti­mos años, la in­ci­den­cia de cán­cer de ti­roi­des au­men­tó ver­ti­gi­no­sa­men­te en to­do el mun­do.

Son múl­ti­ples las ra­zo­nes pa­ra ha­cer es­ta afir­ma­ción aun­que el uso ru­ti­na­rio de la eco­gra­fía en la po­bla­ción nos ha­ce pen­sar si es­te au­men­to es real o sim­ple­men­te se diag­nos­ti­can más. Otros de los fac­to­res que se vin­cu­lan con es­te in­cre­men­to en los ca­sos: el au­men­to en la pre­va­len­cia de obe­si­dad, la ma­yor ex­po-

¿SA­BÍA QUÉ…? El 24 de Sep­tiem­bre se ce­le­bró el Día Mun­dial del Cán­cer de Ti­roi­des, una opor­tu­ni­dad pa­ra co­no­cer más so­bre la en­fer­me­dad.

si­ción a ra­dia­cio­nes -so­bre to­do la ori­gi­na­da en pro­ce­di­mien­tos con ra­yos X-, la pre­sen­cia de otros car­ci­nó­ge­nos am­bien­ta­les y los cam­bios en la die­ta con ma­yor in­ges­ta de yo­do.

DE­TEC­CIÓN TEM­PRA­NA

Es­ta sos­pe­cha es­tá fun­da­da en que el au­men­to se da a ex­pen­sas de diag­nos­ti­car tu­mo­res me­no­res de 1 cm que no van a cre­cer nun­ca, ni mu­cho me­nos traer un pro­ble­ma se­rio en la sa­lud de la per­so­na que lo por­ta. Por eso de­ci­mos que a pe­sar que se diag­nos­ti­ca más, la mor­ta­li­dad por el cán­cer de ti­roi­des si­gue sien­do la mis­ma que ha­ce 20 años.

Gra­cias a la in­tro­duc­ción de la eco­gra­fía ti­roi­dea, el ha­llaz­go de es­tos nó­du­los se in­cre­men­tó a 19-68% con ma­yor fre­cuen­cia en mu­je­res ma­yo­res. De to­dos ellos, so­lo en­tre un 7 a un 15% tie­ne una pa­to­lo­gía ma­lig­na. Es de­cir, exis­te un al­to por­cen­ta­je de nó­du­los ti­roi­des en la po­bla­ción aun­que el desafío re­si­de en iden­ti­fi­car cuá­les son los ma­lig­nos que de­be­rán tra­tar­se.

Ca­be des­ta­car, que no se de­be rea­li­zar una eco­gra­fía de ti­roi­des por ru­ti­na. So­lo de­ben rea­li­zar­las aque­llas per­so­nas que se pal­pen un nó­du­lo de ti­roi­des o gan­glios cer­vi­ca­les sos­pe­cho­sos, ten­gan an­te­ce­den­tes de cán­cer fa­mi­liar de ti­roi­des y ha­yan es­ta­do ex­pues­tas a ra­dia­cio­nes (ra­dio­te­ra­pia la más fre­cuen­te).

¿CÓ­MO RE­CO­NO­CER­LO?

El sín­to­ma más im­por­tan­te es la pre­sen­cia de un tu­mor pal­pa­ble en el cue­llo. Otros sín­to­mas son la dis­fo­nía (cam­bio en el tono de la voz) y la ca­rras­pe­ra (sen­sa­ción de cuer­po ex­tra­ño que pro­vo­ca una ex­ha­la­ción brus­ca). Los tu­mo­res ti­roi­deos son un desafío pa­ra la me­di­ci­na, don­de los mé­to­dos se es­fuer­zan en di­fe­ren­ciar los nó­du­los ti­roi­deos be­nig­nos de los ma­lig­nos.

TRATARLO ES FUN­DA­MEN­TAL

El tra­ta­mien­to se ba­sa en tres pi­la­res: ti­roi­dec­to­mía, yo­do ra­dio­ac­ti­vo y tra­ta­mien­to con hor­mo­nas ti­roi­deas. En al­gu­nos lu­ga­res del mun­do, al­gu­nos mi­cro­car­ci­no­mas (tu­mo­res ma­lig­nos me­no­res de 1 cm de es­tir­pe pa­pi­lar) no se ope­ran y se con­tro­lan pe­rió­di­ca­men­te. Por tan­to, la ma­yo­ría de ellos no ne­ce­si­ta ci­ru­gía ni nin­gún otro tra­ta­mien­to. So­lo un pe­que­ño gru­po de tu­mo­res son muy agre­si­vos y ne­ce­si­tan un tra­ta­mien­to qui­rúr­gi­co, qui­mio­te­ra­pia o ra­dio­te­ra­pia ex­ter­na. Ge­ne­ral­men­te se da en pa­cien­tes ma­yo­res de 45 años con un tu­mor pal­pa­ble en el cue­llo.

Exis­te ma­yor com­ple­ji­dad en los pa­cien­tes ma­yo­res a 45 años de edad y con una va­rian­te his­to­ló­gi­ca más agre­si­va don­de los por­cen­ta­jes de cu­ra­ción ba­jan (aun­que muy po­co). Hay un pe­que­ño por­cen­ta­je (3-4%) que tie­nen muy mal pro­nós­ti­co in­de­pen­dien­te­men­te del tra­ta­mien­to rea­li­za­do aun­que la gran ma­yo­ría de los en­fer­mos se cu­ran. Ellos son los que en ge­ne­ral tie­nen tu­mo­res me­no­res de 4 cm y de es­tir­pe pa­pi­lar (99% de cu­ra­ción) y ade­más po­seen me­nos de 45 años de edad.

Por Dr. Mar­ce­lo Pe­dro Na­llar De­ra

MN 94179Mé­di­co ci­ru­jano. Miem­bro de la Co­mi­sión Di­rec­ti­va de la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Ci­ru­gía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.