Tu­mor ce­re­bral

Aten­ción a los pri­me­ros sig­nos

Diario de la Salud - - PORTADA - Dr. Eduar­do Sil­ves­tre

A raíz del ca­so de Má­xi­mo Me­nem.

D(MN 57.969) Mé­di­co Pe­dia­tra, Di­vul­ga­dor Cien­tí­fi­co de Gru­po Me­diho­me. ías atrás, se co­no­ció la no­ti­cia de que, con tan so­lo15 años, Má­xi­mo Me­nem, el hi­jo me­nor del ex pre­si­den­te Car­los Me­nem, pa­de­ce un tu­mor ce­re­bral por el que de­bió ser ope­ra­do de ur­gen­cia.

Pe­se a que la no­ti­cia ge­ne­ró gran im­pac­to por la cor­ta edad del ado­les­cen­te, la pre­va­len­cia de los tu­mo­res ce­re­bra­les es de 5 o 6 ca­sos por ca­da 100.000 ni­ños me­no­res de 15 años y, en la Ar­gen­ti­na, se pro­du­cen 1300 a 1400 ca­sos nue­vos por año. “Ocu­pan el se­gun­do lu­gar en­tre las cau­sas de muer­te por cán­cer, lue­go de las leu­ce­mias. El ti­po más fre­cuen­te son los As­tro­ci­to­mas, se­gui­dos por los Tu­mo­res Em­brio­na­rios y los Epen­di­mo­mas”, ad­vier­te el doc­tor Eduar­do Sil­ves­tre, mé­di­co pe­dia­tra y di­vul­ga­dor cien­tí­fi­co del Gru­po Me­diho­me.

¿MA­LIG­NOS O BE­NIG­NOS?

De acuer­do con el doc­tor Sil­ves­tre, los tu­mo­res del sis­te­ma ner­vio­so cen­tral pue­den ser “ma­lig­nos” (cuan­do dan me­tás­ta­sis) o “be­nig­nos”, es de­cir so­lo tie­nen cre­ci- mien­to lo­cal y no se di­se­mi­nan por la san­gre ha­cia otras par­tes del cuer­po. “De to­das ma­ne­ras, un tu­mor de es­tir­pe be­nig­na pue­de te­ner un cre­ci­mien­to im­por­tan­te y re­em­pla­zar a las cé­lu­las nor­ma­les ha­cien­do que se pier­dan fun­cio­nes esen­cia­les pa­ra la vi­da, con lo cual a pe­sar de ser his­to­ló­gi­ca­men­te be­nigno, se com­por­ta co­mo ma­ligno”, ex­pli­ca el mé­di­co pe­dia­tra.

CAU­SAS Y FAC­TO­RES DE RIES­GO

No se co­no­ce con exac­ti­tud cuál es la cau­sa de los tu­mo­res ce­re­bra­les, ya que su ori­gen es mul­ti­fac­to­rial. “En me­nos del 10% de los ca­sos –ase­gu­ra el doc­tor Sil­ves­tre– exis­te una pre­dis­po­si­ción ge­né­ti­ca. Es­to im­pli­ca una ano­ma­lía en el ADN (uno o va­rios ge­nes mu­ta­dos o de­fec­tuo­sos) que son tras­mi­ti­dos de pa­dres a hi­jos. Pe­ro la so­la pre­sen­cia del gen de­fec­tuo­so no im­pli­ca, ne­ce­sa­ria­men­te, que el cán­cer se va­ya a ma­ni­fes­tar. La ma­ni­fes­ta­ción clí­ni­ca (ex­pre­sión del gen) va a de­pen­der de fac­to­res me­dioam­bien­ta­les y psi­co­so­cia­les”.

Al­gu­nos fac­to­res que im­pli­can un ries­go au­men­ta­do pa­ra pa­de­cer tu­mo­res ce­re­bra­les son:

• Al­gu­nos sín­dro­mes ge­né­ti­cos (neu­ro­fi­bro­ma­to­sis, es­cle­ro­sis tu­be­ro­sa, en­tre otros).

• Las ra­dia­cio­nes io­ni­zan­tes (se han des­cri­to ca­sos de tu­mo­res ce­re­bra­les en ni­ños con leu­ce­mia que, du­ran­te el tra­ta­mien­to, re­ci­bie­ron ra­dio­te­ra­pia cra­neal).

• In­fec­cio­nes cró­ni­cas por vi­rus.

• In­mu­no­su­pre­sión (por ejem­plo, el SI­DA).

• Ex­po­si­cio­nes am­bien­ta­les.

SIG­NOS DE ALER­TA

El sín­to­ma más fre­cuen­te es el Sín­dro­me de Hi­per­ten­sión En­do­cra­nea­na, que im­pli­ca do­lor de ca­be­za in­ten­so y ca­rac­te­rís­ti­co, vó­mi­tos en cho­rro que no res­pon­den a la me­di­ca­ción ha­bi­tual, ma­reos, con­fu­sión, ob­nu­bi­la­ción (pér­di­da pa­sa­je­ra del en­ten­di­mien­to y de la ca­pa­ci­dad de ra­zo­nar).

En los tu­mo­res de cre­ci­mien­to más len­to, la ce­fa­lea pue­de ser in­si­dio­sa –pro­gre­si­va– y pue­de ha­ber pro­ble­mas en la vi­sión. Los tras­tor­nos de la con­duc­ta, sin cau­sa que lo jus­ti­fi­que (de­pre­sión, agi­ta­ción, con­duc­tas bi­za­rras, im­pul­si­vi­dad, des­in­hi­bi­ción), tam­bién cons­ti­tu­yen fuer­tes ín­di­ces de sos­pe­cha.

Si el tu­mor afec­ta áreas sen­si­bles pue­de ha­ber pa­rá­li­sis de miem­bros o de la ca­ra o pro­ble­mas pa­ra tra­gar y de­glu­tir, di­fi­cul­ta­des pa­ra ha­blar, es­tra­bis­mo agu­do (los ojos se po­nen biz­cos). Las con­vul­sio­nes tam­bién son una ma­ni­fes­ta­ción fre­cuen­te.

DE­TEC­CIÓN, CI­RU­GÍA Y OTROS TRA­TA­MIEN­TOS

“La To­mo­gra­fía o la Re­so­nan­cia Mag­né­ti­ca Nu­clear son los pri­me­ros es­tu­dios que se so­li­ci­tan cuan­do se sos­pe­cha la pre­sen­cia de un tu­mor ce­re­bral. La an­gio­re­so­nan­cia y otros es­tu­dios de neu­ro­imá­gen más so­fis­ti­ca­dos de­pen­de­rán de ca­da ca­so”, apun­ta el doc­tor Sil­ves­tre.

El es­pe­cia­lis­ta ase­gu­ra, ade­más, que en la ma­yo­ría de los tu­mo­res ce­re­bra­les es­tá in­di­ca­da la ci­ru­gía, la cual tie­ne dos ob­je­ti­vos fun­da­men­ta­les: por un la­do, to­mar una mues­tra del tu­mor pa­ra ha­cer la ca­rac­te­ri­za­ción his­to­pa­to­ló­gi­ca e in­mu­no­mar­ca­ción (biop­sia); y, por el otro, ex­tir­par la ma­yor can­ti­dad de tu­mor po­si­ble pa­ra que si es ne­ce­sa­rio com­ple­men­tar el tra­ta­mien­to con ra­dio y/o qui­mio­te­ra­pia, es­tas pue­dan re­sul­tar más efec­ti­vas.

En es­tos ca­sos,“el pro­nós­ti­co es muy va­ria­ble, y va a de­pen­der del ti­po de tu­mor, de la lo­ca­li­za­ción, del ta­ma­ño, de la ve­lo­ci­dad de cre­ci­mien­to, de la re­cu­pe­ra­ción post qui­rúr­gi­ca y de la res­pues­ta a la qui­mio o ra­dio­te­ra­pia, si es­tu­vie­ran in­di­ca­das”, am­plia Sil­ves­tre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.