El acei­te que cu­ra la ar­tri­tis en las ma­nos

Cuan­do la ar­tri­tis afec­ta las ma­nos, es muy do­lo­ro­sa y li­mi­tan­te. Por es­to se de­be dar im­por­tan­cia cuan­do em­pie­zan a apa­re­cer los pe­que­ños do­lo­res e in­fla­ma­cio­nes en es­ta zo­na, la mu­ñe­ca y los de­dos, ase­gu­rán­do­se un tra­ta­mien­to co­rrec­to y a la vez pre­vent

Diario de la Salud - - PORTADA -

Con pe­que­ños ma­sa­jes rea­li­za­dos con acei­te, po­drá dis­mi­nuir el pro­ble­ma.

Dia­ria­men­te, se pue­den rea­li­zar ejer­ci­cios que man­tie­nen en mo­vi­mien­to las ar­ti­cu­la­cio­nes pe­que­ñas de la mano y de es­ta for­ma re­tra­sar que se vean afec­ta­das.

CÓ­MO AFEC­TA LA AR­TRO­SIS LAS MA­NOS

Ha­bi­tual­men­te, la mo­les­tia en los de­dos es más in­ten­sa por la ma­ña­na. Los de­dos se sien­ten rí­gi­dos, es di­fí­cil mo­ver­los sin sen­tir do­lor. Es­te es un sín­to­ma que pue­de es­tar in­di­can­do una ar­tro­sis, que es el des­gas­te de las ar­ti­cu­la­cio­nes, que ha­ce su apa­ri­ción en la edad ma­du­ra y a ve­ces avan­za­da. En ge­ne­ral la ar­tro­sis afec­ta más a las ar­ti­cu­la­cio­nes gran­des del cuer­po, co­mo las ro­di­llas o la ca­de­ra; pe­ro en las mu­je­res tien­de a ma­ni­fes­tar­se en las ma­nos y los de­dos con bas­tan­te fre­cuen­cia, so­bre to­do si hay an­te­ce­den­tes di­rec­tos en las mu­je­res de la fa­mi­lia.

En la ar­tro­sis, se su­ma el des­gas­te pro­du­ci­do por ta­reas que he­mos te­ni­do a lo lar­go de la vi­da. Si he­mos uti­li­za­do mu­cho las ma­nos en tra­ba­jos re­pe­ti­ti­vos, co­mo en cos­tu­ra, o en la co­ci­na, en la compu­tado­ra o tra­ba­jos ma­nua­les, se ve­rán más afec­ta­das con el tiem­po.

La ar­tro­sis, cuan­do afec­ta las ma­nos, pue­de ha­cer que los nu­di­llos se hin­chen y los de­dos se vean al­go tor­ci­dos, pe­ro no es ha­bi­tual que ha­ya en­ro­je­ci­mien­to y al­ta tem­pe­ra­tu­ra en esa zo­na. Otro sín­to­ma que no es co­mún si la ar­tro­sis afec­ta di­rec­ta­men­te a los de­dos es el ador­me­ci­mien­to, por­que es­te pro­vie­ne de una di­fi­cul­tad de trans­mi­sión ner­vio­sa, que cau­sa la sen­sa­ción de ador­me­ci­mien­to y hor­mi­gueo, fal­ta de fuer­zas, etc.

To­do es­to se re­la­cio­na más con una ar­tro­sis a ni­vel de las vér­te­bras cer­vi­ca­les, de don­de sa­len los ner­vios que lle­gan a las ma­nos.

Si la ar­tri­tis se pro­du­ce co­mo re­sul­ta­do de la ar­tro­sis es­to sig­ni­fi­ca que las ar­ti­cu­la­cio­nes se ven afec­ta­das por una en­fer­me­dad de­ge­ne­ra­ti­va. El de­do pul­gar, las pun­tas de los de­dos o el de­do me­dio son los más afec­ta­dos.

Cuan­do fre­cuen­te­men­te due­len las ma­nos es con­ve­nien­te mo­ver los de­dos pa­ra iden­ti­fi­car bien cuál es la sen­sa­ción dis­pla­cen­te­ra, en qué ar­ti­cu­la­cio­nes se lo­ca­li­za, y có­mo es el do­lor; si sen­ti­mos chas­qui­dos, ador­me­ci­mien­to, di­fi­cul­tad pa­ra mo­ver­las o una pér­di­da en el ran­go de mo­vi­mien­to, si el do­lor au­men­ta cuan­do in­ten­ta­mos ha­cer fuer­za ( co­mo al abrir un pi­ca­por­te o le­van­tar una ja­rra con lí­qui­do), si el ca­lor del agua ca­lien­te em­peo­ra o ali­via y to­do lo que pue­da ser­vir pa­ra ex­pli­car­le al mé­di­co.

MUEVA LA MU­ÑE­CA, LA MANO Y LOS DE­DOS

Es­tos ejer­ci­cios se pue­de ha­cer en cual­quier mo­men­to y lu­gar, e in­clu­so des­pués de sen­tir ri­gi­dez en la mano.

• Pa­ra em­pe­zar, se de­be ex­ten­der la mano iz­quier­da y, de for­ma len­ta, se va for­man­do un pu­ño, co­lo­can­do el de­do pul­gar ha­cia la par­te ex­te­rior de la mano. Se de­be ha­cer sin pre­sio­nar la mano por­que pue­de em­peo­rar el do­lor. Abrir la mano con len­ti­tud y ha­cer el mis­mo mo­vi­mien­to 10 ve­ces. Lue­go, se ha­ce con la mano de­re­cha.

• Ex­ten­der la pal­ma de la mano y do­blar el de­do pul­gar ha­cia aba­jo y ha­cia arri­ba, man­te­nien­do la po­si­ción dos se­gun­dos. Lue­go, se­guir el mis­mo ejer­ci­cio con el res­to de los de­dos, has­ta ha­cer­lo con to­da la mano. Re­pe­tir en am­bas ma­nos, dos o tres ve­ces.

• Ex­ten­der la mano iz­quier­da y do­blar el de­do pul­gar ha­cia aden­tro, con­tra la pal­ma. Es­ti­rar la par­te in­fe­rior del de­do me­ñi­que ha­cia el pul­gar y tra­tar de man­te­ner es­ta po­si­ción un par de se­gun­dos. A con­ti­nua­ción, vol­ver a la po­si­ción ini­cial y ha­cer 10 re­pe­ti­cio­nes con el pul­gar de ca­da mano.

• Con la mano iz­quier­da apun­tan­do ha­cia arri­ba, cur­var sua­ve­men­te los de­dos ha­cia aden­tro has­ta que to­quen el pul­gar y for­men una “O”. Man­te­ner es­ta po­si­ción unos se­gun­dos y lue­go, vol­ver a la po­si­ción ini­cial pa­ra re­pe­tir el ejer­ci­cio.

• Co­lo­car el bor­de del de­do me­ñi­que de la mano iz­quier­da al la­do de una me­sa, con el pul­gar apun­tan­do ha­cia arri­ba. Con el pul­gar en la mis­ma po­si­ción, fle­xio­nar los otros cua­tro de­dos ha­cia aden­tro has­ta que la mano for­me una “L”. Man­te­ner es­ta po­si­ción unos se­gun­dos, vol­ver a la po­si­ción ini­cial y ha­cer 10 re­pe­ti­cio­nes en ca­da mano.

• No hay que ol­vi­dar que la mu­ñe­ca tam­bién se ve afec­ta­da por el do­lor y la ri­gi­dez de la ar­tri­tis. Pa­ra ejer­ci­tar­la, se de­be po­ner el bra­zo de­re­cho con la pal­ma ha­cia aba­jo y con la mano con­tra­ria pre­sio­nar ha­cia aba­jo has­ta sen­tir un es­ti­ra­mien­to en la mu­ñe­ca y el bra­zo. Man­te­ner la po­si­ción 10 se­gun­dos y ha­cer­lo con la mu­ñe­ca de la mano iz­quier­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.