Pier­nas des­hin­cha­das y sin do­lor

Me­jo­re la cir­cu­la­ción, las vá­ri­ces, la re­ten­ción de lí­qui­dos y el do­lor de pies con re­me­dios na­tu­ra­les.

Diario de la Salud - - NOTICIAS - es­pe­cia­lis­ta en fi­to­te­ra­pia. Ase­so­ró: Dr. Hu­go Gol­berg,

ACUÉS­TE­SE EN EL SUE­LO CON­TRA UNA PA­RED, APO­YE LAS PIER­NAS PA­RA QUE QUE­DEN VER­TI­CA­LES Y PER­MA­NEZ­CA DIEZ MI­NU­TOS PA­RA DESHINCHAR LAS PIER­NAS. HÁGALO UNA VEZ AL DÍA. LE­VAN­TE 10 CM LA PAR­TE DE LOS PIES DE LA CA­MA PA­RA DES­CAN­SAR ME­JOR.

Pier­nas can­sa­das, do­lor, re­ten­ción de lí­qui­dos y los con­si­guien­tes ede­mas son sín­to­mas que nos exi­gen ac­tuar: Cuan­do las pier­nas se hin­chan fre­cuen­te­men­te, el mé­di­co de­be in­ter­ve­nir pa­ra en­con­trar la cau­sa del pro­ble­ma y so­lu­cio­nar­lo. Igual­men­te, hay mu­cho que por no­so­tros mis­mos po­de­mos ha­cer pa­ra ali­viar es­te sín­to­ma tan mo­les­to. Se­pa qué ali­men­tos ac­túan co­mo los fár- ma­cos pa­ra eli­mi­nar lí­qui­dos y des­cu­bra dos hier­bas diu­ré­ti­cas que ade­más des­in­fla­man y me­jo­ran la cir­cu­la­ción ve­no­sa.

UNA AFEC­CIÓN QUE HIN­CHA

Un plan glo­bal que ten­ga co­mo ob­je­ti­vo des­ha­cer­se de los lí­qui­dos de más y me­jo­rar la cir­cu­la­ción in­clu­ye sí o sí la die­to­te­ra­pia y ha­cer ejer­ci­cios sua­ves; tam­bién se re­cu­rre a la me­di­ci­na na­tu­ral que de for­ma ex­ter­na o in­ter­na, for­ta­le­ce las pa­re­des de las ve­nas, me­jo­ra la cir­cu­la­ción, ayu­da a deshinchar, me­jo­ra las vá­ri­ces y ali­via las mo­les­tias.

Un ede­ma en las pier­nas con­sis­te en una acu­mu­la­ción de lí­qui­do en los es­pa­cios in­ter­ce­lu­la­res fue­ra de los va­sos san­guí­neos, que crea ten­sión en la piel, au­men­to de vo­lu­men y a ve­ces, do­lor. Al pre­sio­nar so­bre la zo­na afec­ta­da se for­man mar­cas ca­rac­te­rís­ti­cas.

Hay que te­ner en cuen­ta que las pier­nas hin­cha­das pue­den ser sín­to­ma de do­len­cias que afec­tan a los ri­ño­nes, co­ra­zón o apa­ra­to di­ges­ti­vo. Pe­ro en ge­ne­ral, se de­ben a di­fi­cul­ta­des en la eli­mi­na­ción, ex­ce­so de so­dio, fal­ta de mo­vi­mien­to y efec­tos se­cun­da­rios de las hor­mo­nas co­mo en el ca­so del em­ba­ra­zo o la me­no­pau­sia, o en los días pre­vios a la mens­trua­ción.

En ca­sos de in­su­fi­cien­cia car­día­ca o re­nal, por ejem­plo, la re­ten­ción de lí­qui­dos es no­to­ria y tie­ne ca­rac­te­rís­ti­cas dis­tin­ti­vas. Mu­chas ve­ces se ma­ni­fies­tan por la ma­ña­na, in­clu­yen pár­pa­dos, el vien­tre, etc.

Las per­so­nas con so­bre­pe­so u obe­si­dad sue­len pa­de­cer ede­mas ge­ne­ra­li­za­dos, o sea que la hin­cha­zón y la re­ten­ción de lí­qui­dos no so­lo in­clu­ye las pier­nas sino los bra­zos, el ab­do­men y el ros­tro.

Pue­de pro­du­cir­se ede­ma por cau­sa de ma­la cir­cu­la­ción de la lin­fa y en es­tos ca­sos, se re­co­mien­da un dre­na­je lin­fá­ti­co. El sis­te­ma lin­fá­ti­co cum­ple un pa­pel muy im­por­tan­te en la cir­cu­la­ción de los lí­qui­dos in­ters­ti­cia­les, que son los que es­tán en­tre los dis­tin­tos te­ji­dos del cuer­po. Se en­car­ga de lle­var el lí­qui­do in­ters­ti­cial y las pro­teí­nas (mo­lé­cu­las de gran ta­ma­ño), que son pro­duc­tos de desecho del pro­ce­so de nu­tri­ción de los te­ji­dos, nue­va­men­te al co­ra­zón.

LA DIE­TA QUE PER­MI­TE ELI­MI­NAR LÍ­QUI­DOS

Cuan­do es­te pro­ble­ma apa­re­ce, hay que pres­tar sí o si aten­ción a la ali­men­ta­ción. Hay una die­ta que fa­vo­re­ce la eli­mi­na­ción de lí­qui­dos sin des­mi­ne­ra­li­zar el or­ga­nis­mo ni for­zar a los ri­ño­nes a tra­ba­jar en

ex­ce­so. Se re­co­mien­dan las me­di­das que da­mos a con­ti­nua­ción.

--Los ali­men­tos más diu­ré­ti­cos que exis­ten son el ajo, la ce­bo­lla y el pue­rro, por­que con­tie­nen com­pues­tos azu­fra­dos que ac­túan igual que al­gu­nos me­di­ca­men­tos. Ade­más el cuer­po usa el azu­fre que con­tie­nen pa­ra eli­mi­nar me­ta­les pe­sa­dos y otros tó­xi­cos por la ori­na. Por su­pues­to, los tres sir­ven pa­ra me­jo­rar la hi­per­ten­sión ar­te­rial. Hay que con­su­mir­los cru­dos. Pue­den ha­cer­se ali­ños con es­tos ve­ge­ta­les pi­ca­dos muy fino y ba­ñar­los en acei­te de oli­va, pa­ra con­su­mir una cu­cha­ra­da en una ro­da­ja de pan, por la ma­ña­na.

--Con­su­mir ali­men­tos ri­cos en po­ta­sio y vi­ta­mi­nas co­mo hor­ta­li­zas, ver­du­ras y fru­tas nos ayu­da a ni­ve­lar el equi­li­brio del cuer­po, pro­du­cien­do na­tu­ral­men­te un au­men­to en la diu­re­sis. Den­tro de los ve­ge­ta­les, pre­fie­ra los ver­des. Ini­cie su día con un pla­to de en­sa­la­da o un ba­ti­do ver­de, que ven­dría a ser una en­sa­la­da pa­sa­da por la li­cua­do­ra. Se pue­de de­jar to­do dis­pues­to la no­che an­te­rior y por la ma­ña­na to­mar­lo ape­nas he­cho. Es­ta es una re­ce­ta muy acon­se­ja­da por­que sir­ve pa­ra re­gu­lar el trán­si­to in­tes­ti­nal, dar ener­gías y oxi­ge­nar la san­gre. Se con­su­me al le­van­tar­se y se es­pe­ra por lo me­nos me­dia ho­ra pa­ra desa­yu­nar, si es que que­da ham­bre: Las re­ce­tas ha­bi­tua­les pro­por­cio­nan ca­si un li­tro de li­cua­do, que al con­su­mir­se da mu­cha sen­sa­ción de sa­cie­dad.

Un ejem­plo es es­te ba­ti­do de­pu­ra­ti­vo. Se pi­can 2 ta­llos y ho­jas de apio, un pe­pino, dos man­za­nas y un po­co de pe­re­jil. Se le agre­ga una cu­cha­ra­di­ta de jen­gi­bre ra­lla­do y un ma­no­jo de es­pi­na­cas. Pa­sar por la li­cua­do­ra con un va­so de agua, co­lar – es­to es op­cio­nal - y be­ber.

--Sa­car el sa­le­ro de la me­sa. Si se le hin­chan las pier­nas muy se­gui­do y ya ha vis­to al mé­di­co, quien des­car­tó pro­ble­mas gra­ves, se­gu­ra­men­te le di­je­ron que se ol­vi­de de la sal. No con­su­ma un ex­ce­so de sal o so­dio; evi­te to­do lo que vie­ne en­va­sa­do en la­tas o ca­jas por­que sue­le te­ner so­dio o con­ser­van­tes, de­bi­do a su pro­pie­dad de re­te­ner agua. Tam­bién es­ca­pe de las be­bi­das car­bo­na­ta­das que tie­nen so­dio. Pa­ra co­ci­nar, hágalo sin agre­gar sal y lue­go pon­ga un po­co so­bre el ali­men­to co­ci­do pa­ra ser­vir­lo o usar sa­les ba­jas en so­dio.

--Bue­nas com­pa­ñías. To­mar ca­fé y ma­te en su jus­ta me­di­da es de gran ayu­da. An­tes se creía que la ca­feí­na que con­tie­nen es ma­la pa­ra la cir­cu­la­ción, pe­ro es­to que­dó des­car­ta­do por­que ca­da vez son más las in­ves­ti­ga­cio­nes que ava­lan las vir­tu­des del ca­fé y el ma­te pa­ra me­jo­rar el flu­jo san­guí­neo de­bi­do a sus fla­vo­noi­des. Es im­por­tan­te no be­ber más de 2 ta­zas dia­rias, o unos 10 ma­tes por­que se po­dría ob­te­ner jus­to el efec­to con­tra­rio, ya que se pue­de pro­vo­car una irri­ta­ción del in­tes­tino o de las vías uri­na­rias, lo que cau­sa re­ten­ción de lí­qui­do.

--Adios a las gra­sas. No con­su­mir ali­men­tos con al­to con­te­ni­do en gra­sas sa­tu­ra­das co­mo los lác­teos

en­te­ros, la cre­ma, la man­te­ca, los em­bu­ti­dos, la re­pos­te­ría in­dus­trial, ya que al au­men­tar los ni­ve­les de tri­gli­cé­ri­dos y co­les­te­rol in­cre­men­ta la vis­co­si­dad de la san­gre di­fi­cul­tan­do su cir­cu­la­ción.

--La úni­ca be­bi­da al­cóhó­li­ca que no es­tá des­acon­se­ja­da es el vino tin­to y so­lo en pe­que­ña can­ti­dad. 200 cc de vino tin­to al día en la co­mi­da prin­ci­pal, se­gún es­tu­dios, re­sul­ta be­ne­fi­cio­so pa­ra au­men­tar la cir­cu­la­ción san­guí­nea. Sin em­bar­go, si se abu­sa del al­cohol se di­fi­cul­ta el re­torno ve­no­so, con lo que el co­ra­zón tie­ne que tra­ba­jar más y se dis­pa­ra la ten­sión.

-Ase­gú­re­se yo­do y vi­ta­mi­na C: son muy im­por­tan­tes pa­ra ac­ti­var el me­ta­bo­lis­mo y de­pu­rar. La vi­ta­mi­na C ade­más pro­te­ge las pa­re­des de los ca­pi­la­res san­guí­neos. Una fuen­te bue­na de yo­do ( que ha­bi­tual­men­te con­su­mi­mos en la sal de me­sa pe­ro en ca­so de re­ten­ción de lí­qui­dos la res­trin­gi­mos) es con­su­mir al­gas. 20 a 30 gra­mos por día es su­fi­cien­te. Se agre­gan a cal­dos y a en­sa­la­das. La vi­ta­mi­na C pue­de to­mar­se en los cí­tri­cos y en los ajíes, fru­ti­llas y pe­re­jil.

LAS ME­JO­RES HIER­BAS

En­tre las plan­tas me­di­ci­na­les que se uti­li­zan pa­ra dre­nar los ede­mas, una de las más efec­ti­vas es el me­li­lo­to. Pue­de con­se­guir­se en for­ma de flo­res se­cas pa­ra in­fu­sión y tam­bién se lo agre­ga a pre­pa­ra­dos es­pe­cia­les de uso ex­terno.

Las pro­pie­da­des me­di­ci­na­les del me­li­lo­to co­mo an­ti­in­fla­ma­to­rio y an­ti­ede­ma­to­so son muy úti­les pa­ra me­jo­rar el rie­go pe­ri­fé­ri­co, la fra­gi­li­dad de los va­sos ca­pi­la­res y la ce­lu­li­tis. Es­tas pro­pie­da­des son de­bi­das a su al­to con­te­ni­do en fla­vo­noi­des, y pro­du­cen a su vez una me­jo­ra en la cir­cu­la­ción lin­fá­ti­ca. Pre­vie­ne asi­mis­mo la for­ma­ción de trom­bos. La cu­ma­ri­na, prin­ci­pal ac­ti­vo del ex­trac­to de me­li­lo­to, tie­ne un al­to po­der lin­fo­tro­po, o sea mo­vi­li­za­dor de la lin­fa, lo que ali­via ede­mas y con­tri­bu­ye a la des­in­to­xi­ca­ción de los te­ji­dos. Es un efi­caz re­duc­tor de los pro­ce­sos in­fla­ma­to­rios gra­cias a su ac­ción an­ti­rra­di­ca­les ac­ti­vos de oxí­geno y re­du­ce la per­mea­bi­li­dad ca­pi­lar. Así el me­li­lo­to ac­túa co­mo flui­di­fi­ca­dor de la san­gre. Otro de los be­ne­fi­cios del me­li­lo­to es su ac­ción diurética, que re­fuer­za sus efec­tos con­tra la re­ten­ción de lí­qui­dos y la ce­lu­li­tis. Las pro­pie­da­des an­ti­in­fla­ma­to­rias de es­ta plan­ta alivian los do­lo­res reu­má­ti­cos.

La me­jor for­ma de uti­li­zar­lo es en com­pre­sas y ca­ta­plas­mas de me­li­lo­to emo­lien­tes y an­ti­in­fla­ma­to­rias. A me­dio li­tro de agua hir­vien­do aña­dir dos cu­cha­ra­das de hier­ba se­ca de me­li­lo­to muy des­me­nu­za­da. De­jar re­po­sar al me­nos 15 mi­nu­tos. Filtrar y em­pa­par en frío las com­pre­sas o ga­sas, apli­can­do re­pe­ti­da­men­te so­bre la zo­na con­tu­sio­na­da.

La otra plan­ta muy útil pa­ra me­jo­rar la cir­cu­la­ción de las pier­nas es la cen­te­lla asiá­ti­ca. Es­ta ma­ra­vi­llo­sa plan­ta tie­ne un efec­to muy po­si­ti­vo so­bre el sis­te­ma cir­cu­la­to­rio. Se me­jo­ra el flu­jo de san­gre, el for­ta­le­ci­mien­to de las ve­nas y los ca­pi­la­res. Se ha uti­li­za­do con éxi­to pa­ra tra­tar la fle­bi­tis, ca­lam­bres en las pier­nas y hor­mi­gueo de las ex­tre­mi­da­des. Cal­ma y re­du­ce al mí­ni­mo las ve­nas va­ri­co­sas y ayu­da a que no se pro­duz­ca te­ji­do ci­ca­tri­zal en ex­ce­so.

La cen­te­lla pue­de pre­ve­nir, re­tra­sar y tra­tar la con­di­ción co­no­ci­da co­mo in­su­fi­cien­cia ve­no­sa cró­ni­ca. Es­ta do­len­cia, más co­mún en las mu­je­res que en los hom­bres, en aque­llos que fu­man o tie­nen ta­reas que los obli­gan a es­tar en po­si­ción de pie por mu­chas ho­ras al día, ocu­rre cuan­do las vál­vu­las de las ve­nas que trans­por­tan la san­gre de re­gre­so al co­ra­zón es­tán dé­bi­les o da­ña­das y la san­gre se acu­mu­la en las ve­nas de las pier­nas. Es­ta co­lec­ción de san­gre pue­de lle­var a las vá­ri­ces, ara­ñas vas­cu­la­res, o lla­gas en las pier­nas. Re­sul­ta­dos más gra­ves pue­den in­cluir coá­gu­los de san­gre en las pier­nas, lo que se lla­ma trom­bo­sis.

Se pue­de com­bi­nar con ging­ko bi­lo­ba, vid ro­ja, o cas­ta­ño de la In­dia pa­ra los pro­ble­mas ve­no­sos, pa­ra ci­ca­tri­zar lla­gas y he­ri­das se la uti­li­za con la­van­da, ra­bo de ga­to, ca­lén­du­la, equi­ná­cea y con­suel­da. Pa­ra la ce­lu­li­tis, se la com­bi­na con fu­cus y me­li­lo­to.

Se to­ma en in­fu­sión al 1%, 3 ta­zas al día, tam­bién vie­ne en ex­trac­to flui­do, en ex­trac­to se­co que se con­si­gue en cáp­su­las y en tin­tu­ras. Pa­ra el uso tó­pi­co, el ex­trac­to gli­có­li­co de cen­te­lla se in­cor­po­ra a cre­mas, ge­les, tul gra­so, co­li­rios u óvu­los, por ejem­plo.

Fuen­te: Bi­blio­te­ca Na­cio­nal de Me­di­ci­na de Es­ta­dos Uni­dos; “La vuel­ta a los ve­ge­ta­les” de Car­los Hu­go Burs­ta­ller Chi­ria­ni, Ed. Lan­ce­lot;

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.