Eli­mi­ne cálcu­los bi­lia­res con ca­fé ver­de

En­tre sus vir­tu­des, se ha des­cu­bier­to que ayu­da a que­mar gra­sas, a re­du­cir cálcu­los y a com­ba­tir la dia­be­tes ti­po 2. Có­mo in­ge­rir­lo para apro­ve­char to­das sus pro­pie­da­des.

Diario de la Salud - - PORTADA -

Lo­gre de­sin­te­grar­los por com­ple­to sin ci­ru­gía.

Ha­ce al­gu­nos años fue el boom del té que con sus va­ria­das pro­pie­da­des co­pó el mer­ca­do: ver­de, ro­jo, ne­gro o blan­co. Aho­ra le lle­gó el turno al ca­fé y sus va­rian­tes, en­tre las que se des­ta­ca el ver­de por sus mar­ca­dos be­ne­fi­cios para la sa­lud.

Se tra­ta de un ti­po de ca­fé sin tos­tar que para mu­cho es des­co­no­ci­do, pues su ven­ta y dis­tri­bu­ción no es­tá muy po­pu­la­ri­za­da. Al­gu­nos es­tu­dios han de­mos­tra­do que es­te ti­po de grano de ca­fé sin tos­tar ayu­da a per­der pe­so de ma­ne­ra re­la­ti­va­men­te rá­pi­da y, aún más si se com­bi­na con una bue­na ali­men­ta­ción y ejer­ci­cios para adel­ga­zar. Tam­bién es re­co­men­da­do para la dia­be­tes ti­po 2, por su po­der para re­gu­lar los ni­ve­les de azú­car en san­gre; pre­vie­ne la for­ma­ción de cálcu­los bi­lia­res, con­tri­bu­ye a eli­mi­nar la ce­lu­li­tis; re­du­ce la sen­sa­ción de can­san­cio y fa­ti­ga, y es ideal para re­for­zar la me­mo­ria.

El ex­trac­to de grano de ca­fé ver­de es­tá re­ple­to de po­de­ro­sos an­ti­oxi­dan­tes si­mi­la­res a los que se en­cuen­tran en las se­mi­llas de uva y té ver­de. Los gra­nos de ca­fé ver­des con­tie­nen po­li­fe­no­les, que ac­túan para re­du­cir los ra­di­ca­les li­bres en el cuer­po. To­dos los gra­nos de ca­fé in­clu­yen el áci­do clo­ro­gé­ni­co, un com­pues­to que ab­sor­be los ra­di­ca­les li­bres, que pue­den con­du­cir al cán­cer. Sin em­bar­go, los gra­nos de ca­fé ver­de con­tie­nen mu­chas más can­ti­dad más de es­te com­pues­to. El tos­ta­do de los gra­nos eli­mi­na al­gu­nas de es­tas pro­pie­da­des.

ALIA­DO IN­CON­DI­CIO­NAL

Si us­ted pa­de­ce al­gu­nas de es­tas en­fer­me­da­des o afec­cio­nes, pien­se en con­su­mir­lo.

Ce­lu­li­tis: es co­no­ci­do que la ca­feí­na es un in­gre­dien­te muy uti­li­za­do en las cre­mas y otros pro­duc­tos para apli­car por vía ex­ter­na, para eli­mi­nar la ce­lu­li­tis. Es­to su­ce­de por­que la ca­feí­na apli­ca­da de for­ma tó­pi­ca, di­la­ta los va­sos san­guí­neos, lo que pro­vo­ca un au­men­to de la ve­lo­ci­dad y el vo­lu­men del flu­jo. Es­to pro­du­ce que se re­duz­ca la re­ten­ción de agua y gra­sa so­bre la piel. Por lo tan­to, ofre­ce fun­cio­nes de dre­na­je, eli­mi­na­ción de to­xi­nas y ace­le­ra­ción me­ta­bó­li­ca.

Dia­be­tes: se re­co­mien­da para la dia­be­tes ti­po 2 por su po­der para re­gu­lar los ni­ve­les de azú­car en san­gre.

So­bre­pe­so: su con­te­ni­do en áci­do clo­ro­gé­ni­co fre­na la in­clu­sión de gra­sa y evi­ta la in­fil­tra­ción de es­ta. Ade­más es­ti­mu­la el me­ta­bo­lis­mo de los lí­pi­dos. El con­su­mo dia­rio de ca­fé ver­de ayu­da a per­der pe­so.

Po­ca me­mo­ria: es ideal para re­for­zar la me­mo­ria por­que re­du­ce el can­san­cio y fa­ci­li­ta la con­cen­tra­ción.

Cálcu­los bi­lia­res: su con­su­mo ayu­da a pre­ve­nir­los.

En­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro: es un ex­ce­len­te tó­ni­co de­bi­do a sus fa­cul­ta­des de re­ge­ne­ra­ción, a la vez que ayu­da a com­ba­tir los ra­di­ca­les li­bres gracias a sus pro­pie­da­des an­ti­oxi­dan­tes.

CÓ­MO IN­COR­PO­RAR­LO

Hay di­fe­ren­tes for­mas de con­su­mir­lo, pas­ti­llas, chi­cles y en di­fe­ren­tes pre­pa­ra­dos. Le en­se­ña­mos có­mo.

En ju­go: De­jar en re­mo­jo los gra­nos (un grano de ca­fé ver­de por ca­da 10 ki­los de pe­so de la per­so­na que to­ma la in­fu­sión) en me­dia ta­ci­ta de agua du­ran­te unas 10 ho­ras, li­cuar y co­lar. Se pue­de to­mar el ju­go re­sul­tan­te en una o dos ve­ces, pre­fe­ri­ble­men­te por la ma­ña­na.

En in­fu­sión: Pre­pa­rar los gra­nos de ca­fé ver­de. Me­dir 15 g de gra­nos de ca­fé ver­de a 175 ml de agua. Co­lo­car en una olla y lle­var al pun­to de ebu­lli­ción, ba­jar el ca­lor, man­te­ner la in­fu­sión a fue­go len­to du­ran­te unos 15 mi­nu­tos. Re­ti­rar del fue­go y de- jar en­friar apro­xi­ma­da­men­te una ho­ra. Se pue­de con­su­mir una o dos ve­ces al día, pre­fe­ri­ble­men­te por la ma­ña­na.

En gra­nos: los me­jo­res gra­nos de ca­fé pro­vie­nen de Co­lom­bia, Ha­waii y Bra­sil (son los de ma­yor ca­li­dad que pro­du­cen un ca­fé más rico y fuer­te). Los gra­nos de al­ta ca­li­dad con­tie­nen ma­yo­res can­ti­da­des de po­li­fe­no­les, que es su con­te­ni­do más im­por­tan­te. Para pre­pa­rar­lo mida 50 grs (3 cu­cha­ra­das so­pe­ras) de gra­nos de ca­fé ver­de para un li­tro de agua. Co­ló­que­los en una te­te­ra, hier­va 15 mi­nu­tos. Re­ti­re del fue­go y de­je en­friar. To­me el ex­trac­to de grano de ca­fé ver­de al me­nos dos ve­ces por día.

¿SA­BÍA QUÉ…? El sa­bor del ca­fé ver­de es más amar­go que el ca­fé ne­gro y el aro­ma es mu­cho me­nos in­ten­so ya que no ha si­do tos­ta­do. NO DE­BEN CON­SU­MIR­LO - Las per­so­nas con car­dio­pa­tías (por­que ace­le­ra el rit­mo car­día­co). - Las per­so­nas con pro­ble­mas re­na­les. - Los ni­ños. - Las em­ba­ra­za­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.