Evi­te en­gor­dar por so­bre­pe­so ner­vio­so

Mu­chas ve­ces no se de­be a la fal­ta de cons­tan­cia ni flo­je­ra, no po­der adel­ga­zar se lla­ma es­trés cró­ni­co que a dia­rio se ali­men­ta de si­tua­cio­nes pla­ga­das de es­tre­so­res y se ha­ce ca­da vez más fuer­te.

Diario de la Salud - - PORTADA - Por Dra. Lau­ra Maf­fei. Di­rec­to­ra de Maf­fei Cen­tro Mé­di­co. MN 62441

Le con­ta­mos có­mo pue­de con­tro­lar la obe­si­dad ner­vio­sa.

Los ki­los de más au­men­tan en­tre los ar­gen­ti­nos. Se­gún la úl­ti­ma En­cues­ta Nacional de Fac­to­res de Ries­go, 6 de ca­da 10 per­so­nas re­gis­tra­ron ex­ce­so de pe­so. Para con­tro­lar­lo, mu­chos cuen­tan las ca­lo­rías con­su­mi­das pe­ro po­cos in­da­gan en el ni­vel de es­trés con el que se con­vi­ve co­mo uno de los obs­tácu­los a la ho­ra de adel­ga­zar. La die­ta de la lu­na, la de los sie­te días, la pro­tei­ca, in­fi­ni­dad de regímenes y pla­nes de ali­men­ta­ción sa­na que, por más vo­lun­tad con los que sean acom­pa­ña­dos, no lo­gran el ob­je­ti­vo de per­der los ki­los de más. Mu­chas ve­ces no se de­be a la fal­ta de cons­tan­cia ni flo­je­ra, el por qué se lla­ma es­trés cró­ni­co que a dia­rio se ali­men­ta de si­tua­cio­nes pla­ga­das de es­tre­so­res y se ha­ce ca­da vez más fuer­te.

La res­pues­ta del cuer­po fren­te a una ex­pe­rien­cia es­tre­san­te es la mis­ma que te­nían nues­tros an­te­pa­sa­dos para lo­grar so­bre­vi­vir a las ame­na­zas: se ge­ne­ran di­ver­sas sus­tan­cias co­mo la adre­na­li­na y cor­ti­sol que nos pre­pa­ran para la ac­ción. Sin em­bar­go, los pe­li­gros ya no son ni la lu­cha, ni el mal tiem­po, o la ca­za y el es­trés mo­derno no se di­lu­yen tan fá­cil­men­te. El mis­mo se pa­de­ce en mal­tra­tos la­bo­ra­les, o por el he­cho de te­ner que to­mar de­ci­sio­nes rá­pi­das ba­jo pre­sión, o por la sen­sa­ción de que nin­gún lo­gro es su­fi­cien­te por­que las me­tas y de­man­das son ca­da vez más gran­des. Una y mil ve­ces re­pe­ti­mos “res­pi­rá pro­fun­do”, mien­tras por den­tro nos car­co­me esa ener­gía ge­ne­ra­da y no gas­ta­da.

El cor­ti­sol y la adre­na­li­na, en sí mis­mas no son ne­ga­ti­vas. Nues­tro cuer­po las uti­li­za para man­te­ner los ni­ve­les de pre­sión san­guí­nea y desem­pe­ña un pa­pel im­por­tan­te en la me­ta­bo­li­za­ción de las gra­sas y los car­bohi­dra­tos para trans­for­mar­los en ener­gía. Sin em­bar­go, cuan­do el es­trés es cons­tan­te, el me­ta­bo­lis­mo se des­ajus­ta, y en­tre otras co­sas, no nos per­mi­te adel­ga­zar.

Fren­te a si­tua­cio­nes es­tre­san­tes la cor­te­za su­pra­rre­nal es es­ti­mu­la­da para au­men­tar la pro­duc­ción de las hor­mo­nas de es­trés, lo que a su vez in­di­ca la li­be­ra­ción de gra­sas y glu­co­sas a par­tir del te­ji­do adi­po­so en el to­rren­te san­guí­neo para que gran­des can­ti­da­des de ener­gía co­rran por el cuer­po y de esa for­ma en­fren­tar el es­ta­do de ten­sión. Al mis­mo tiem­po, el es­trés pro­vo­ca re­sis­ten­cia a la in­su­li­na cu­ya fun­ción es fa­ci­li­tar la en­tra­da de la glu­co­sa a las cé­lu­las y pro­por­cio­nar­les ener­gía. Es así que el me­ta­bo­lis­mo se pre­pa­ra para re­sol­ver la si­tua­ción de alar­ma.

DA­ÑOS CO­LA­TE­RA­LES

Cuan­do una per­so­na su­fre de es­trés cró­ni­co y el cor­ti­sol no ce­sa de se­gre­gar­se, el cuer­po no pue­de asi­mi­lar­lo de ma­ne­ra ade­cua­da y ha­ce que al­ma­ce­ne­mos el ex- ce­so de gra­sa co­mo un ins­tin­to de su­per­vi­ven­cia que se tra­du­cen en ki­los de más ha­cia el ab­do­men an­tes que ha­cia las ca­de­ras. Es­ta gra­sa ab­do­mi­nal es­tá es­tre­cha­men­te re­la­cio­na­da con las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res y la apo­ple­jía. Otro efec­to se­cun­da­rio fre­cuen­te del ex­ce­so de cor­ti­sol es el au­men­to del ape­ti­to ya que al es­tar es­tre- sa­dos nues­tro cuer­po ne­ce­si­ta más ener­gía. En el mis­mo sen­ti­do, quie­nes au­men­tan de pe­so co­mo res­pues­ta al es­trés sue­len ad­mi­tir que en mo­men­tos de mu­cha an­sie­dad sue­len in­cli­nar­se por co­mi­das al­tas en ca­lo­rías, gra­sa y azú­car, las cua­les ac­túan so­bre los re­cep­to­res opioi­des en el ce­re­bro para in­hi­bir las res­pues­tas de es­trés. Al­gu­nas in­ves­ti­ga­cio­nes tam­bién de­mos­tra­ron que las per­so­nas que con­vi­ven con al­tos ni­ve­les de es­trés tien­den a pi­co­tear más y se pier­de el re­gis­tro y la mo­de­ra­ción.

HAM­BRE EMO­CIO­NAL

Nues­tra sen­sa­ción de pla­cer es­tá re­la­cio­na­da con la se­cre­ción de do­pa­mi­na y oxi­to­ci­na, un neu­ro­trans­mi­sor y una hor­mo­na se­gre­ga­da por la hi­pó­fi­sis. La do­pa­mi­na tie­ne, en­tre otras fun­cio­nes, la de me­diar el pla­cer en el ce­re­bro. Su se­cre­ción se da du­ran­te si­tua­cio­nes agra­da­bles y es­ti­mu­la la con­ti­nui­dad de di­chas sen­sa­cio­nes. La co­mi­da, el se­xo y al­gu­nas dro­gas son tam­bién es­ti­mu­lan­tes de la se­cre­ción de do­pa­mi­na en el ce­re­bro. En el ca­so de la oxi­to­ci­na, pro­vo­ca una res­pues­ta de pla­cer y po­see una fun­ción de re­com­pen­sa. Fren­te a una si­tua­ción es­tre­san­te, el cor­ti­sol in­hi­be la do­pa­mi­na, por lo que la sen­sa­ción de pla­cer dis­mi­nu­ye, mien­tras que la oxi­to­ci­na dis­mi­nu­ye la hor­mo­na del es­trés y me­jo­ra el cir­cui­to pla­cer/dis­pla­cer.

En di­cho cir­cui­to, la nu­tri­ción cum­ple un pa­pel im­por­tan­te ya que cuan­to más pla­cer sen­ti­mos, más co­me­mos, in­de­pen­dien­te­men­te de nues­tra sen­sa­ción de ham­bre. Los pro­duc­tos más ener­gé­ti­cos, co­mo los ri­cos en gra­sas y dul­ces, co­la­bo­ran con la sen­sa­ción de pla­cer y au­men­tan los opioi­des que dis­mi­nu­yen el cor­ti­sol cal­man­do la sen­sa­ción de es­trés. Sin em­bar­go, son di­chos ali­men­tos los que fa­vo­re­cen una con­duc­ta com­pul­si­va o “ham­bre emo­cio­nal”. Es de­cir, la per­so­na no re­gis­tra un ver­da­de­ro ape­ti­to, pro­du­ci­do por un ham­bre real, sino que es una res­pues­ta para cal­mar emo­cio­nes des­en­ca­de­na­das por una si­tua­ción de es­trés.

El im­pac­to del es­trés a tra­vés del cor­ti­sol en el cir­cui­to del pla­cer co­la­bo­ra tam­bién en la ten­den­cia a to­do ti­po de adic­cio­nes. En mo­men­tos vul­ne­ra­bles el es­trés ge­ne­ra la bús­que­da de sus­tan­cias que cal­men la an­sie­dad y el dis­pla­cer y sue­len tra­tar­se de sus­tan­cias adic­ti­vas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.