Reu­ma

Adiós a los dolores

Diario de la Salud - - PORTADA - Por Dra. Ce­li­na de la Ve­ga (MN 89104) Mé­di­ca reuma­tó­lo­ga del Hos­pi­tal Cos­me Ar­ge­rich.

Con­se­jos para com­ple­tar el tra­ta­mien­to.

Uno de los as­pec­tos que pue­de im­pac­tar ne­ga­ti­va­men­te en la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas con en­fer­me­da­des reu­má­ti­cas es el gra­do de ad­he­ren­cia a los tra­ta­mien­tos in­di­ca­dos por el mé­di­co.

En el ca­so de la ar­tri­tis reuma­toi­dea –una en­fer­me­dad cró­ni­ca que pro­vo­ca do­lor e in­fla­ma­ción de las ar­ti­cu­la­cio­nes, par­ti­cu­lar­men­te en las ma­nos, pies y ro­di­llas– el tra­ta­mien­to apun­ta a dis­mi­nuir es­tos sín­to­mas y, en el lar­go pla­zo, lo­grar su re­mi­sión.

En ge­ne­ral, es­tos pa­cien­tes pue­den pa­de­cer ca­lor, ri­gi­dez, fa­ti­ga, hin­cha­zón e in­ten­so do­lor, vien­do li­mi­ta­das su mo­vi­li­dad y fun­cio­na­li­dad al pun­to de no po­der rea­li­zar ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas co­mo ves­tir­se, asear­se, le­van­tar una ta­za lle­na o cor­tar la co­mi­da. Tam­bién sue­len ver afec­ta­da su vi­da la­bo­ral y so­cial, y has­ta sus re­la­cio­nes fa­mi­lia­res. Sin em­bar­go, en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, su ad­he­ren­cia a los tra­ta­mien­tos es ba­ja.

DA­TOS ALAR­MAN­TES

Una in­ves­ti­ga­ción que in­clu­yó a 75 pa­cien­tes con ar­tri­tis reuma­toi­dea de­mos­tró que a los dos me­ses de ini­cio del tra­ta­mien­to, la ad­he­ren­cia era del 98%, aun­que, dos años des­pués, és­ta ba­ja­ba al 34%, lo que im­pac­ta di­rec­ta­men­te en los re­sul­ta­dos de la te­ra­pia.

Es­tos da­tos son coin­ci­den­tes con los de otro es­tu­dio que de­ter­mi­nó que de los 14 pa­cien­tes cu­ya con­di­ción se ha­bía reac­ti­va­do (so­bre un to­tal de 68), 11 no ha­bían cum­pli­do con las in­di­ca­cio­nes de su mé­di­co.

“En ar­tri­tis reuma­toi­dea, para que el tra- ta­mien­to sea efec­ti­vo es fun­da­men­tal la ad­he­ren­cia te­ra­péu­ti­ca, por ejem­plo, la to­ma o apli­ca­ción del me­di­ca­men­to es vi­tal para lo­grar efi­ca­cia. No de­be­mos ge­ne­rar sen­ti­mien­tos de cul­pa en el pa­cien­te, pe­ro sí es ne­ce­sa­rio con­ver­sar para in­ter­pre­tar cuá­les son las ba­rre­ras que le im­pi­den cum­plir las in­di­ca­cio­nes y tra­ba­jar en con­jun­to para su­pe­rar­las”, apun­ta la doc­to­ra Ce­li­na de la Ve­ga, mé­di­ca reuma­tó­lo­ga del Hos­pi­tal Cos­me Ar­ge­rich.

PRIN­CI­PA­LES “EXCUSAS”

En­te los mo­ti­vos por los cua­les los pa­cien­tes dis­con­ti­núan el tra­ta­mien­to, se en­con­tra­ron dos gran­des im­pe­di­men­tos: los per­cep­tua­les o in­ten­cio­na­les y los prác­ti­cos o no in­ten­cio­na­les. En la pri­me­ra ca­te­go­ría se ubi­can aque­llos mie­dos, du­das o in­for­ma­ción que lle­van al pa­cien­te a de­ci­dir vo­lun­ta­ria­men­te fa­llar. En el ca­so de la ar­tri­tis reuma­toi­dea, se dis­con­ti­núan las te­ra­pias por te­mo­res a los efec­tos se­cun­da­rios o a una even­tual de­pen­den­cia. Por otra par­te, los mo­ti­vos prác­ti­cos se re­la­cio­nan con im­po­si­bi­li­da­des que van más allá del con­trol de ca­da uno, co­mo ol­vi­dos o in­ca­pa­ci­dad de to­mar­lo a la ho­ra es­ti­pu­la­da por es­tar fue­ra de su ca­sa, por ejem­plo.

En oca­sio­nes, el mé­di­co pue­de no te­ner del to­do cla­ro el ori­gen del pro­ble­ma de la ad­he­ren­cia y par­tir de pre­mi­sas equi­vo­ca­das o afir­ma­cio­nes in­fun­da­das. To­da­vía exis­te el mi­to de que la ad­he­ren­cia es ma­yor en las en­fer­me­da­des más gra­ves, lo que no se co­rres­pon­de con la realidad, da­do que la se­ve­ri­dad no es un fac­tor que in­flu­ye. Otro mi­to ha­bi­tual sos­tie­ne que la ad­he­ren­cia va­ría se­gún el po­der ad­qui­si­ti­vo del pa­cien­te.

En cual­quier ca­so, los es­pe­cia­lis­tas coin­ci­den en que para me­jo­rar es­ta si­tua­ción ayu­da ge­ne­rar un víncu­lo de con­fian­za con el pa­cien­te, explicarle por qué es im­por­tan­te res­pe­tar y sos­te­ner en el tiem­po las in­di­ca­cio­nes terapéuticas que le dio su mé­di­co, dar­le lu­gar para des­pe­jar sus du­das y rea­li­zar un abor­da­je per­so­na­li­za­do aten­dien­do a las ba­rre­ras que pre­sen­ta ca­da uno. Ade­más, es im­por­tan­te no cul­pa­bi­li­zar al pa­cien­te por es­ta si­tua­ción, sino in­ten­tar com­pren­der­lo y en­con­trar en­tre los dos la me­jor so­lu­ción.

“Para con­tri­buir a la ad­he­ren­cia, una al­ter­na­ti­va in­tere­san­te se­ría el desa­rro­llo de una apli­ca­ción o al­gún ser­vi­cio si­mi­lar para re­cor­dar a los pa­cien­tes la con­ti­nui­dad de su tra­ta­mien­to. Las nue­vas tec­no­lo­gías pue­den ser de gran ayu­da”, ex­pli­ca la doc­to­ra de la Ve­ga.

Aun­que los fac­to­res in­ten­cio­na­les y no in­ten­cio­na­les que aten­tan con­tra la ad­he­ren­cia pue­den pa­re­cer in­de­pen­dien­tes, se in­ter­re­la­cio­nan: una mo­ti­va­ción para com­ple­tar el tra­ta­mien­to pue­de ayu­dar a so­bre­po­ner­se a ba­rre­ras no in­ten­cio­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.