Dis­mi­nu­ya la hin­cha­zón ab­do­mi­nal con anís y azahar

Cuan­do el es­tó­ma­go o el ab­do­men se hin­chan y nos sen­ti­mos co­mo glo­bos, exis­ten di­ver­sas so­lu­cio­nes que ayu­dan a sen­tir­se me­jor.

Diario de la Salud - - PORTADA -

Si siem­pre se sien­te con pan­za, re­cu­rra a es­tos re­me­dios ca­se­ros.

La dis­ten­sión ab­do­mi­nal es a me­nu­do más sub­je­ti­va que ob­je­ti­va: es de­cir, te­ne­mos la im­pre­sión de es­tar hinchados pe­ro no su­ce­de en la mag­ni­tud que nos pa­re­ce; pe­ro es una mo­les­tia muy fre­cuen­te y que pue­de te­ner so­lu­ción.

“En la po­bla­ción ge­ne­ral, has­ta un 7% de per­so­nas pa­de­ce de eruc­tos ex­ce­si­vos o mo­les­tos, y un 11% in­for­ma sen­tir dis­ten­sión ab­do­mi­nal con fre­cuen­cia”, ex­pli­can el Dr. Larry Szar­ka, de la Es­cue­la de Me­di­ci­na de la Clí­ni­ca Ma­yo, en Es­ta­dos Uni­dos. “Las per­so­nas nor­ma­les ex­pe­len ga­ses diez ve­ces al día, en pro­me­dio; sin em­bar­go, ex­pe­ler ga­ses has­ta vein­te ve­ces dia­rias to­da­vía se con­si­de­ra nor­mal. Exis­ten mu­chos fac­to­res im­por­tan­tes que in­flu­yen co­mo la can­ti­dad de ai­re tra­ga­do; la efi­ca­cia del trac­to gas­tro­in­tes­ti­nal para mo­vi­li­zar y ex­pe­ler el ai­re o ga­ses; y, la can­ti­dad de ga­ses pro­du­ci­da por las bac­te­rias que ha­bi­tan en el co­lon y ac­túan so­bre los ali­men­tos no di­ge­ri­dos por com­ple­to.

LAS CAU­SAS MÁS CO­MU­NES

Un há­bi­to ner­vio­so que tie­nen al­gu­nas per­so­nas se lla­ma ae­ro­fa­gia, es­to es tra­gar de­ma­sia­do ai­re, y es­te in­gre­sa al es­tó­ma­go. “Co­mer rá­pi­do, en­gu­llir la co­mi­da o be­bi­da, y otros há­bi­tos co­mo be­ber con sor­be­tes o mas­ti­car chi­cles, chu­par ca­ra­me­los o usar den­ta­du­ras pos­ti­zas flo­jas po­drían con­tri­buir a que la per­so­na tra­gue ai­re en ex­ce­so”, ex­pli­ca el mé­di­co en un tra­ba­jo rea­li­za­do para el ACG, Ame­ri­can Co­lle­ge of Gas­troen­te­ro­logy. “Cuan­do una per­so­na es­tá ner­vio­sa, tra­ga con ma­yor fre­cuen­cia y tra­ga más ai­re. Por otro la­do, va­rias per­so­nas tra­gan y ex­pe­len ai­re en for­ma vo­lun­ta­ria por­que tie­nen la ca­pa­ci­dad de eruc­tar

EL SÍN­DRO­ME DE IN­TES­TINO IRRI­TA­BLE, EL SINDROME PRE­MENS­TRUAL Y AFEC­CIO­NES GI­NE­CO­LÓ­GI­CAS CO­MO LOS MIOMAS O QUISTES DE OVA­RIOS PUE­DEN PRO­VO­CAR DIS­TEN­SIÓN AB­DO­MI­NAL, ACOM­PA­ÑA­DOS DE DOLORES ES­PAS­MÓ­DI­COS, DIA­RREA O ES­TRE­ÑI­MIEN­TO.

a vo­lun­tad, o han apren­di­do a ha­cer­lo de­bi­do a que les ali­via.”

El ai­re tra­ga­do que no se ex­pe­le me­dian­te eruc­tos tran­si­ta por el trac­to di­ges­ti­vo y, al fi­nal, sa­le por el rec­to. Lo que ex­pli­ca es­te mé­di­co es que la ma­yo­ría de las per­so­nas que pre­sen­tan dis­ten­sión ab­do­mi­nal y fla­tu­len­cia ex­ce­si­va, no tra­gan ni pro­du­cen gas en ex­tre­mo: “En esas per­so­nas, pa­re­ce que la mo­vi­li­za­ción del ai­re tra­ga­do, des­de el es­tó­ma­go has­ta el rec­to, es mu­cho más len­ta que lo nor­mal. Ade­más, se pien­sa que las per­so­nas tie­nen di­fe­ren­te sen­si­bi­li­dad fren­te al es­ti­ra­mien­to in­tes­ti­nal pro­du­ci­do por los ga­ses, así co­mo para to­le­rar los sín­to­mas re­la­cio­na­dos con es­te pro­ble­ma. La sen­si­bi­li­dad del trac­to gas­tro­in­tes­ti­nal y la gra­ve­dad de los sín­to­mas tien­den a in­cre­men­tar­se con­for­me au­men­ta el es­trés, afir­ma.

Ade­más de ai­re tra­ga­do, una cau­sa fre­cuen­te de dis­ten­sión ab­do­mi­nal por ga­ses es la ma­la di­ges­tión de de­ter­mi­na­dos ali­men­tos, en es­pe­cial aque­llos que con­tie­nen fi­bras di­fí­ci­les de di­ge­rir y al­gu­nos otros hi­dra­tos de car­bono.Al­gu­nas per­so­nas tie­nen di­fi­cul­tad para di­ge­rir com­ple­ta­men­te cier­tos ali­men­tos, y eso pue­de con­du­cir a que tran­si­ten ali­men­tos par­cial­men­te di­ge­ri­dos des­de el in­tes­tino del­ga­do al co­lon.

En el co­lon exis­te una gran can­ti­dad de bac­te­rias que tam­bien par­ti­ci­pan del pro­ce­so di­ges­ti­vo pe­ro es­to pro­du­ce ga­ses. En­tre los ali­men­tos que con­tie­nen cier­tos azú­ca­res muy di­fí­ci­les de di­ge­rir para mu­chas per­so­nas es­tán los po­ro­tos, gar­ban­zos y len­te­jas. Al­gu­nas per­so­nas tie­nen di­fi­cul­ta­des con las le­gum­bres en ge­ne­ral, así co­mo con las cru­cí­fe­ras y los ali­men­tos muy ri­cos en fi­bras, el sal­va­do de trigo y las se­mi­llas po­co mo­li­das. Tam­bién es muy co­mún una in­to­le­ran­cia para di­ge­rir ade­cua­da­men­te edul­co­ran­tes co­mo la fruc­to­sa y el sor­bi­tol. Al­gu­nas per­so­nas, es­pe­cial­men­te los adul­tos des­cen­dien­tes de asiá­ti­cos, afri­ca­nos y eu­ro­peos del sur, tie­nen di­fi­cul­ta­des para di­ge­rir la lac­to­sa, que es un azú­car pre­sen­te en la le­che, por­que no pro­du­cen su­fi­cien­te can­ti­dad de lac­ta­sa, en­zi­ma ne­ce­sa­ria para des­com­po­ner la lac­to­sa. Cuan­do es­to su­ce­de, si se con­su­men lác­teos, la lac­to­sa par­cial­men­te di­ge­ri­da lle­ga­rá al co­lon en don­de las bac­te­rias la des­com­po­nen, pro­du­cien­do gas.

RE­ME­DIOS QUE ELI­MI­NAN MO­LES­TIAS

Las plan­tas me­di­ci­na­les para tra­tar una dis­ten­sión ab­do­mi­nal be­nig­na, cau­sa­da por una co­mi­da pe­sa­da o ex­ce­so de ai­re, son las car­mi­na­ti­vas, que fa­vo­re­cen la ex­plu­sión del ai­re re­te­ni­do o pro­du­ci­do por el in­tes­tino. El hi­no­jo, el co­mino, el co­rian­dro y el anís son los cua­tro me­jo­res car­mi­na­ti­vos, que al ser sa­bo­res muy bien­ve­ni­dos en la cocina se pue­den in­cor­po­rar co­mo aro­má­ti­cas. Otros re­me­dios ca­se­ros con bue­nos re­sul­ta­dos son el jen­gi­bre, la sal­via, el oré­gano y la al­baha­ca, agre­ga­dos ha­bi­tual­men­te en las co­mi­das.

El anís es una de las más efi­ca­ces hier­bas car­mi­na­ti­vas. In­clu­so ya en la an­ti­gua Ro­ma se ela­bo­ra­ba un pan con se­mi­llas de anís para fa­ci­li­tar la di­ges­tión. Hoy en día y en ca­sa, lo me­jor es usar las se­mi­llas del anís en tés me­di­ci­na­les muy ri­cos. Una cu­cha­ra­di­ta de se­mi­llas se­cas por ta­za de agua es la me­di­da para la in­fu­sión que se de­ja re­po­sar 10 mi­nu­tos y se be­be, dos ve­ces por día.

Le si­gue la manzanilla, que es ade­más an­ti­es­pas­mó­di­ca y s epue­de be­ber has­ta tres ta­zas dia­rias. La me­li­sa y la men­ta tam­bién pue­den uti­li­zar­se, so­bre to­do cuan­do la dis­ten­sión va acom­pa­ña­da de ca­lam­bres de es­tó­ma­go. La tin­tu­ra de cla­vo es muy in­di­ca­da cuan­do la hin­cha­zón ab­do­mi­nal sue­le te­ner ca­rác­ter cró­ni­co, para lo cual de­be to­mar­se to­das las ma­ña­nas, di­lu­yen­do 20 go­tas en me­dio va­so de agua, es muy efec­ti­va para tra­tar las fla­tu­len­cias o ga­ses, que son una de las con­se­cuen­cias más mo­les­tas de la con­di­ción. Un té de ca­ne­la es una so­lu­ción rá­pi­da, cuan­do no hay hier­bas en ca­sa. Se pre­pa­ra en in­fu­sión co­lo­can­do un cu­cha­ra­di­ta de ca­ne­la en pol­vo, en una ta­za de agua ca­lien­te, de­jar re­po­sar por 15 mi­nu­tos y be­ber. Pue­de en­dul­zar­se con una ccuha­ra­di­ta de miel y agre­gar­le unas go­tas de ju­go de li­món, para que re­fuer­ce sus efec­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.